Sevilla Atlético 2016/2017: crecer y disfrutar
Fotomontajes: VAVEL.

Para un recién ascendido, las cosas nunca suelen ser fáciles, menos aún cuando es un filial. Después de una temporada excepcional, los pupilos de Diego Martínez quieren seguir progresando, pero un peldaño más arriba.

Mimbres no faltan. Algunos de los integrantes de la plantilla ya saben incluso lo que es debutar en Primera. No obstante, el objetivo es que los chicos se fogueen y puedan llegar a tener nivel suficiente para llegar a la primera plantilla del Sevilla, algo a lo que seguramente aspira la totalidad de los jugadores.

Desde el club de Nervión se espera que el nivel durante el curso sea superior al exhibido en pretemporada. Ante rivales de nivel similar, el equipo no ha logrado sacar buenos resultados. Tanto Osasuna, recién ascendido a Primera, como Almería, también en Segunda, lograron vencer a los sevillistas por 2-1. Las victorias llegaron ante el Al-Ahly saudita y el filial del Córdoba. No obstante, de la pretemporada nunca se pueden sacar conclusiones realmente certeras, por lo que la ilusión por crecer sigue latente en todo el entorno del club.

DATOS 

Presupuesto: 105 millones de euros (primer equipo)

Número de abonados: 38.000 (primer equipo)

Twitter oficial: @canteraSFC 

Twitter del equipo de VAVEL: @Sevilla_VAVEL 

Estadio: Viejo Nervión (también disputará partidos en el Ramón Sánchez Pizjuán)

Capacidad: 5.100 espectadores 

Media de aficionados por partido la temporada pasada: -

Temporada consecutiva en Segunda:

Plantilla: 

  • -PORTEROS: #1 José Antonio Caro, #- Fabrice Ondoa, #13 Juan Soriano
  • -DEFENSAS: #2 Matos, #3 David Carmona, #4 Diego González, #5 Bernardo Cruz, #- Álex Muñoz, #- Borja San Emeterio, #- Sedeño, #18 Andrija Vukcevic
  • -MEDIOS: #8 Cotán, #10 Borja Lasso, #12 Curro, #14 Juanje, #15 Antonio Romero, #16 Jorge Carrascal, #19 Bilal Boutobba, #22 Shved, #- Fede San Emeterio, #- Schetino, #- Aburjania
  • DELANTEROS: #9 Carlos Fernández, #7 Jose Ángel Carrillo, #11 Ivi
  •  

¿QUÉ SEVILLA ATLÉTICO PODEMOS ESPERAR? 

La principal virtud del Sevilla Atlético es el mantenimiento del bloque con respecto a la temporada pasada. A diferencia de otros conjuntos, que remodelan su plantilla de arriba abajo para tener jugadores lo suficientemente competitivos, el filial sevillista no se ha vuelto loco buscando hombres de garantías para la Liga 1,2,3. Esto no debe sorprender debido a su carácter de segundo equipo, de modo que su función principal será la de sembrar semillas que el Sevilla pueda aprovechar. Ello es un punto a favor muy grande para Diego Martínez, que no tendrá que amoldar al equipo a su imagen y semejanza, puesto que ese trabajo ya está hecho.

En los últimos años, la presencia de filiales en Segunda ha sido habitual, aunque en la mayoría de los casos, la permanencia era efímera, de apenas dos o tres temporadas. En ello probablemente tenga mucho que ver que en estos casos la adecuada formación de jugadores se sitúa por encima de los resultados. 

De esta forma, el Sevilla Atlético se marca como listón la permanencia. No hay nada más aspirar, aunque el devenir de la temporada pueda llevarlos más arriba. Cualquier cosa que supere aguantar otro año más en Segunda se podría considerar como un éxito, aunque no reporte nada dada la imposibilidad de luchar por el ascenso.

SALIDAS 

Santi Canedo (portero, 20 años): La gran temporada de José Antonio Caro bajo palos le dejó sin sitio en el once y pasó la temporada prácticamente en blanco. Solo pudo disputar el último encuentro de la fase regular ante el Jumilla después de llegar el pasado verano procedente del filial del Atlético de Madrid, donde tampoco tuvo apenas protagonismo. Ahora probará suerte en el Pontevedra CF.


José Antonio Martínez (defensa central, 23 años): El único titular indiscutible del pasdo año que no continúa en Segunda, aportaba fortaleza defensiva y buena salida de balón. Tuvo problemas físicos a comienzos de campeonato, y cuando estaba listo para competir se encontró con una zaga más que consolidada, por lo que le tocaba competir desde la suplencia. Supo aprovechar sus oportunidades y logró lo que parecía imposible: hacerse un hueco en el once desplazando de lugar en el once a un Diego González que estaba brillando en el centro de la zaga. Finalmente participó en 31 encuentros dando un buen nivel, lo que le ha valido para firmar por el FC Barcelona para competir en su filial en Segunda B.


Roger Barnils (mediocentro, 22 años): Llegó el verano pasado cedido por la Llagostera para dar un punto de creatividad y visión de juego a la medular franjirroja, pero apenas tuvo opciones de demostrar su valía, en buena parte por la fuerte competencia en el puesto. Cotán era indiscutible y el jugador catalán tenía que aguardar su oportunidad desde el banquillo y a menudo desde la grada, y su bagaje final ha sido de 16 participaciones, tan solo cinco de ellas como titular. Ahora vuelve a la Llagostera, que militará esta temporada en el grupo III de Segunda B.


Francisco Tena (mediocentro, 23 años): Afrontaba su segunda temporada en el primer filial sevillista con el objetivo de ser importante en la medular, donde aporta solidez y orden defensivo. De hecho, comenzó siendo titular indiscutible en el primer tramo de competición pero luego su aparición se fue haciendo más intermitente, sobre todo después de que el técnico decidiese reconvertir a Diego González a mediocentro, lo que le hizo muy complicado jugar. Aún así, jugó de titular todo el playoff por la lesión de Cotán, estando por delante de hombres como Barnils o Antonio Romero en los planes de Diego Martínez, y dejó un rendimiento bastante correcto. No obstante, ha visto que lo tenía difícil esta temporada y no dudó en aceptar la oferta que desde el Real Madrid le hicieron a principios de verano. Por tanto, este curso volverá a competir en Segunda B con el Real Madrid Castilla, con el objetivo de repetir el éxito logrado en el conjunto franjirrojo y llevar al filial merengue a la división de plata.

ANÁLISIS

José Antonio Caro (portero, 22 años): Tras dos temporadas en el filial, se ha consolidado totalmente como un guardameta de futuro. La pasada temporada estaba avocado a la suplencia, pero David Soria ascendió al primer equipo para sustituir a Beto y esa circunstancia dejó la portería libre al palmerino, que no desaprovechó la oportunidad y se hizo fijo a base de grandes intervenciones.

Así, tras una gran temporada, terminó siendo el héroe en la tanda de penaltis frente al Lleida Esportiu que dio el ascenso al filial hispalense, deteniendo una de las penas máximas del conjunto catalán y anotando él mismo el quinto y definitivo lanzamiento para dar la victoria a los suyos. Ágil, con buenos reflejos y buen mando en el área, tiene ahora la opción de seguir creciendo y progresando en la categoría de plata.

Juan Soriano (portero, 18 años): Tendrá la oportunidad en el primer filial al ser uno más durante la pretemporada y al no haber contratado el club otro guardameta hasta la llegada de Ondoa apenas unos días antes del comienzo de liga. Ya en la pretemporada ha dejado ver que es un portero de garantías y con mucho futuro, una muestra más de que la factoría sevillista, especialmente en cuanto a cancerberos se refiere, está en un gran momento y que no deja de sacar talento año tras año.

Fabrice Ondoa (portero, 20 años): El camerunés será junto a Juan Soriano la competencia de José Antonio Caro, quien fue fijo en el arco el pasado curso. Se ha formado en las secciones del FC Barcelona, al que llegó procedente de la Fundación Eto´o. Llegó a formar parte del primer filial culé, pero nunca llegó a debutar.

Por si fuera poco vio como poco a poco se le cerraban las puertas y en el pasado mercado invernal se marchó al Gimnástic para reforzar a su filial, Pobla de Mafumet, en Segunda B. Con los tarraconenses solo disputó cuatro encuentros, pero espera contar con oportunidades en el filial franjirrojo, al que llega cedido para la presenta campaña, con opción de compra al término de la misma.

David Carmona (lateral derecho, 19 años): Fue el más joven del equipo el pasado año, pero también el jugador que más minutos disputó a lo largo de la temporada (3151 en la fase regular), claro indicador de la valía que atesora el cordobés. Por si fuera poco, la poca competencia, incluso a veces inexistente, que tuvo en el puesto facilitó que fuese inamovible para Diego Martínez.

Es un lateral derecho tan sólido en defensa como peligroso en campo contrario. Abarca mucho terreno y sabe esperar el momento oportuno para sumarse al ataque, donde es un gran valor para su equipo en la banda diestra fundamentalmente gracias a su calidad en los centros. Defensivamente, es difícil de superar y nunca da un balón por perdido, además de ser posicionalmente muy correcto.

  • Borja San Emeterio (lateral derecho, 19 años): A pesar de que se daba por hecha su llegada desde hace semanas junto a su hermano gemelo Fede, no ha sido hasta pocos días antes del comienzo de competición cuando se concretaron sus llegadas. Borja viene para ser la competencia que Carmona no tuvo el pasado año en Segunda B, por lo que una mayor exigencia a buen seguro supondrá un aumento nivel en el costado derecho de la zaga sevillista.

El defensa cántabro posee una gran experiencia a pesar de su juventud, pues ya ha disputado 17 encuentros en la categoría de plata con el Racing de Santander, mientras que el pasado año fue un hombre importante en El Sardinero en Segunda B, si bien las lesiones le impidieron participar en más de 18 partidos. Por si fuera poco, su equipo no cumplió el objetivo del ascenso, al caer en la eliminatoria de campeones ante el Reus y más tarde en la “repesca” ante el Cádiz CF. Además de eso, ha sido internacional con España en las categorías inferiores, siendo campeón de Europa con la sub19 el pasado año.

  • Bernardo Cruz (defensa central, 23 años): Uno de los estandartes del filial el pasado año. Insustituible (39 encuentros el curso pasado) e inamovible en el centro de la defensa, con sus 1,90 m de altura pone jerarquía y orden en la zaga franjirroja, además de fuerza física y poderío en el juego aéreo. Defensivamente muy sobrio, otorga seguridad al resto de sus compañeros con su buen hacer en la faceta destructiva, además de contribuir al apartado atacante, como lo demuestran sus dos tantos el año pasado.

Además, a sus 23 años atesora experiencia en la categoría, característica que escasea en este joven grupo. Entre Córdoba y Racing de Santander participó en 31 encuentros en la Liga Adelante e incluso debutó en Copa del Rey con los andaluces, antes de llegar al filial sevillista el verano pasado.

  • Diego González (defensa central, 21 años): Sin duda alguna, una de las mayores sensaciones de la campaña pasada en el equipo de Diego Martínez. El gaditano llegó con dudas, después de no haber logrado triunfar en el Submarino Amarillo marchándose por la puerta de atrás, y después de tampoco cuajar en el Granada B durante una infructuosa cesión. No obstante, la secretaría técnica supo apreciar sus cualidades y lo incorporó al filial, donde ha dejado numerosas lecciones de futbol defensivo jornada tras jornada.

Es un futbolista polivalente, ya que puede adaptarse a cualquier puesto de la defensa e incluso adelantar su posición a la medular, donde actuó el año pasado durante el segundo tramo de competición. Es un defensa muy fiable, fuerte en el cuerpo a cuerpo y que mide al milímetro sus entradas. También tiene buen trato de balón y es un baluarte en el juego aéreo. En definitiva, todo un valor de futuro que ya se ha ganado la confianza de los técnicos incluso en el primer equipo, siendo reclamado a menudo por Unai Emery. Ahora le tocará ganarse la confianza de Sampaoli.

  • Álex Muñoz (defensa central, 22 años): Llega desde el Hércules CF para apuntalar la zona izquierda de la zaga franjirroja en Segunda División. Comenzó siendo lateral izquierdo pero con el paso de las temporadas se reconvirtió a defensa central, en parte obligado ya que el veterano Paco Peña le cerraba las puestas en el puesto de “3” del conjunto alicantino. No obstante, en el centro de la defensa ha mostrado su mejor rendimiento al lado del ex franjirrojo Pichu Atienza.

Debutó en Segunda en 2012 pero a pesar del descenso del club una temporada más tarde permaneció en el Rico Pérez en Segunda B, donde ha sido pieza fundamental en estos dos últimos años, a pesar de que el equipo no lograse el objetivo de recuperar la categoría de plata al toparse hasta en dos ocasiones con el Cádiz CF. Por si fuera poco, un inoportuno resbalón suyo en el último encuentro del curso pasado permitió que Güiza se quedase solo ante el portero herculino y sentenciase la eliminatoria para el equipo gaditano.

Abel Pascual (defensa central, 20 años): Cuarto refuerzo del Sevilla Atlético para la presente temporada. Es un defensa central formado en la cantera del Real Valladolid y que llega a Nervión procedente del Deportivo Palencia, con el que logró el ascenso a Segunda B el pasado curso siendo una pieza clave en el equipo. En principio alternará su presencia entre el segundo filial en Tercera División y el primero en la división de plata, ya que en principio tiene pocas posibilidades en el once titular dada la fuerte competencia que hay en el centro de la zaga con jugadores como Diego, Bernardo o Álex Muñoz.

  • José Joaquín Matos (lateral izquierdo, 21 años): Lateral completísimo, al igual que su homólogo en el costado derecho, David Carmona. Muy correcto en la retaguardia y todo un peligro arriba, le gusta estar en todas partes, algo que puede hacer sin problemas gracias a su enorme velocidad, que le permite incorporarse al ataque casi como un centrocampista más, siendo casi imparable en carrera, al tiempo que recupera rápidamente la posición cuando la situación así lo requiera.

A sus condiciones físicas se le unen sus nada desdeñables características técnicas, con un golpeo de balón bastante interesante. Fue un fijo para Diego Martínez el pasado año (participó en 41 ocasiones), especialmente a partir de la marcha de Moi en invierno al filial del FC Barcelona, lo que le hizo dueño y señor del carril zurdo. Aún con ello Matos también puede desempeñarse en otras posiciones más adelantadas, como el mediocentro o la banda izquierda del centrocampo, pero su especialidad está en el lateral. Ha llamado la atención del primer equipo, con el que incluso ya debutó en Primera División la pasada temporada en un partido ante el Espanyol.

Andrija Vukcevic (lateral izquierdo, 19 años): El montenegrino llegó el pasado año procedente del Buducnost Podgorica, pero nunca llegó a tener protagonismo en el equipo de Diego Martínez. Esta temporada, aunque con una mayor exigencia, se le presenta una segunda oportunidad en La Liga 1|2|3, donde competirá con Matos por el puesto en el lateral izquierdo. Es un jugador trabajador y polivalente, ya que también puede ser útil en otras posiciones, como la de lateral derecho.

  • Antonio Romero (mediocentro, 20 años): No ha sido titular indiscutible en sus dos años en el primer filial, pero aún así es un jugador importante y muy valioso para Diego Martínez por todo lo que aporta al centro del campo, lo que le ha llevado a participar en 63 encuentros en dos cursos, ya sea desde el once o desde el banquillo. Desde la medular tiene la calidad para repartir juego y mover al equipo y la disciplina para desenvolverse en labores defensivas.

Muy profesional, ha sabido aprovechar siempre las oportunidades que le han dado para dar todo su futbol en el filial nervionense. Un magnífico golpeo de balón es una de sus mejores cualidades de este jugador sevillano, que cumplirá su tercera temporada consecutiva en el primer filial franjirrojo, con el que seguirá creciendo, esta temporada en la división de plata.

  • Antonio Cotán (mediocentro, 20 años): A pesar de su juventud, el de Olivares lleva ya cuatro temporadas defendiendo los colores del primer filial y es su capitán desde hace tiempo, ya que es un líder tanto en el campo como en el vestuario. En el terreno de juego, es la brújula del equipo, ya que por sus botas pasan todas las jugadas del equipo. Ha logrado explotar al máximo sus virtudes y ha formado una armonía perfecta con Borja Lasso en la faceta de creación.

Pero además de calidad, ha mostrado ser un futbolista disciplinado y sacrificado, siendo el más amonestado del equipo con 13 amarillas y dos rojas. Ha visto como varios compañeros se alternaban por lograr un hueco en el mediocentro junto a él mientras que él ha sido siempre un fijo, con un total de 30 encuentros jugados, que hubiesen sido bastantes más de no haber sufrido una lesión a finales de temporada, que le hizo perderse las últimas jornadas de liga y prácticamente todo el playoff.

  • Edgardo Andrés Schetino (mediocentro, 22 años): Nacido en Montevideo, este mediocentro defensivo es considerado una de las mayores promesas del futbol uruguayo. No obstante, desde que abandonó el Centro Atlético Fénix para poner rumbo a Europa no tuvo demasiada fortuna. Fichó por la Fiorentina y fue cedido al Livorno de la Serie B italiana para jugar la pasada temporada, pero no gozó de demasiadas oportunidades para demostrar su valía.

Llega para ser un hombre importante, y aportará rigor y orden defensivo en la medular del conjunto sevillista. Está cedido en Nervión hasta junio pero el club hispalense se guarda una opción de compra sobre el uruguayo, que también ha sido internacional con todas las categorías inferiores de su selección, ganando el oro en los Juegos Panamericanos de 2015 en Toronto.

  • Fede San Emeterio (mediocentro, 19 años): Llega junto a su hermano gemelo Borja como uno de los últimos refuerzos para el presente ejercicio. Fede juega de mediocentro, siendo de un corte principalmente defensivo, aunque también tiene un buen trato de balón y puede ayudar en la elaboración. Tácticamente muy correcto, sabe leer muy bien los partidos, por lo que puede ser una pieza importante para Diego Martínez.

Al igual que su hermano, ya sabe lo que es jugar en Segunda, donde disputó hace dos temporadas nada menos que 36 encuentros, 34 de ellos como titular, y con menos de 19 años. La pasada campaña también fue un hombre clave en Segunda B participando en 31 encuentros, pero su equipo no pudo lograr el objetivo del ascenso al caer derrotado en playoffs por Reus y Cádiz.

  • Giorgi Aburjania (mediocentro, 21 años): Una de las sorpresas positivas de la pasada Liga Adelante. El internacional georgiano llegó al Gimnástic en el mercado invernal procedente del Anorhosis Famagusta chipriota, y pronto se hizo un jugador importantísimo en el cuadro catalán, primero en la medular y luego en la mediapunta. En Tarragona fue titular en 15 de los 16 partidos en los que participó y anotó dos goles.

Es un centrocampista muy polifacético, ya que puede desempeñar labores ofensivas como defensivas, siendo la labor de contención su principal cometido originario. No obstante, ha demostrado ser un peligro en ataque ya que tiene muy buen dominio del esférico, maneja con soltura las dos piernas y posee una buena llegada desde segunda línea con un notable disparo.

  • Borja Lasso (mediapunta, 22 años): Después de tres años en el filial, Borja Lasso ha mostrado estar sobradamente preparado para dar el salto a un reto de mayor exigencia. Su calidad se ha dejado notar desde hace años, pero esta última temporada se ha convertido en un futbolista mucho más completo, ya que además de mantener una magnífica visión de juego ha ganado en fortaleza física y en olfato goleador. Sabe aguantar el balón a las mil maravillas, es muy difícil de parar cuando lleva la pelota pegada al pie, y es un especialista en buscar los espacios libres en la defensa rival para que los aprovechen sus compañeros.

Es una pieza absolutamente clave en el esquema de Diego Martínez, pues jugó nada menos que 40 encuentros la pasada temporada, todos ellos de titular y la gran mayoría de las veces permaneció los 90 minutos sobre el campo. Solo se perdió un par de partidos por sanción y las últimas jornadas de liga recibió descanso.

  • Bilal Boutobba (mediapunta, 17 años): Otra promesa de futuro que llega a Nervión para reforzar al filial en Segunda División y que se espera que pueda hacer crecer al primer equipo en el futuro. El futbolista galo, que puede jugar de mediocentro o por detrás del punta, llega libre tras no renovar con el Olympique de Marsella al no ​contar con la confianza de Míchel, y firma por cuatro temporadas.

Ya sabe lo que es debutar en la Ligue 1 (fue el más joven en hacerlo, con 16 años y 109 días), de la mano de Marcelo Bielsa, habiendo disputado tres encuentros con el equipo marsellés y veinticinco con el equipo reserva. También es internacional con Francia en categorías sub17 y sub18, con un total de 24 encuentros y cinco tantos en su haber.

  • Juanje Arguez (extremo, 21 años): Sin ser un titular indiscutible para Diego Martínez, ha sido un jugador importantísimo y que la pasada campaña participó en casi todos los partidos, más como suplente que como titular (participó en 34 encuentros saliendo desde el once solo 15 veces), todo un recambio de garantías. Es todo un peligro cerca del área rival pero no por ello descuida sus labores defensivas.

Puede ocupar cualquiera de las posiciones de los tres cuartos, pudiendo jugar tanto de falso extremo como en la mediapunta. Posee una hábil conducción de balón y facilidad para asociarse con sus compañeros de ataque. Tiene también buen golpeo de balón, como así lo demuestran sus tres tantos conseguidos el curso pasado.

  • Curro Sánchez (extremo, 20 años): El de La Palma del Condado es un jugador diferente, con una calidad asombrosa en su pierna zurda, de la que salieron buena parte de las asistencias de gol la pasada temporada. Le gusta jugar en banda derecha, a pierna cambiada, para encarar más fácilmente a portería. Tiene un golpeo a balón parado extraordinario y un disparo lejano magnífico, lo cual le hace ver puerta con bastante facilidad (el año pasado sumó nueve goles).

Le costó mucho progresar debido a diversos problemas con lesiones, pero el pasado año fue el de su explosión definitiva. El onubense participó en 33 encuentros, con 19 titularidades y nueve goles anotados. Tuvo difícil entrar en el equipo titular, no porque no hiciese méritos, sino porque la competencia en el puesto era durísima. Sin embargo, demostró que tenía lo suficiente para ser un hombre importante, y aunque a principios de liga su participación fue intermitente, poco a poco se fue haciendo indispensable.

  • Ivi López (22 años): Uno de los mejores fichajes del filial en los últimos años. Llegaba desde el Getafe, con el que incluso llegó a debutar en Primera, pero en el que no le permitieron mostrar todo lo que tenía. El madrileño se adaptó pronto y encajó a la perfección en el sistema de Diego Martínez. Diestro, donde se muestra más cómodo es jugando a pierna cambiada en banda izquierda, aunque también se le ha visto ocupando el puesto de “9”.

Desborde y un fantástico golpeo son sus mejores cualidades, especialmente a balón parado, llegando a anotar tres dianas de libre directo. Fue pieza clave la pasada temporada, disputando 38 encuentros, siendo siempre titular salvo en los tres primeros encuentros de playoff, ya que llegó a la fase de ascenso tras llevar un mes de lesión. Fue, con nueve tantos (al igual que Curro), el segundo máximo anotador de los franjirrojos.

  • José Ángel Carrillo (delantero, 22 años): Un delantero muy valioso para el filial ya que se desenvuelve con soltura tanto en punta como por las bandas, por lo que es una alternativa muy interesante si así el partido lo requiere. Va bien por arriba y es fuerte en el cuerpo a cuerpo, pone mucha lucha y entrega al servicio del colectivo.

Se formó en las categorías inferiores del Real Murcia, con el que llegó a debutar en el primer equipo en la temporada 2013/14. Ahora da el salto a Segunda tras dos años en la división de bronce con Real Murcia primero y con Sevilla Atlético, en las que, sin ser titular indiscutible, ha dispuesto de muchos minutos, repartidos en 60 encuentros, y ha anotado cinco goles con los pimentoneros y cuatro con los franjirrojos.

  • Carlos Fernández (delantero, 20 años): Puede ocupar cualquiera de las posiciones del ataque, pero su mayor esplendor lo encontró el pasado curso desde que Diego Martínez decidió ponerle en punta de ataque. Atacante trabajador y peleón, es siempre un incordio para las defensas rivales. Buen juego de espaldas al arco, gran capacidad de asociación con sus compañeros del ataque y un juego aéreo más que interesante hacen del sevillano un delantero "todoterreno", con gran movilidad y despliegue físico.

Fue el máximo goleador del filial sevillista el pasado año con 17 dianas, dos de ellas en playoff, demostrando que ya está suficientemente preparado para este salto de nivel y de exigencia. Lleva en total 30 goles con el Sevilla Atlético, repartidos en tres temporadas, y ya sabe lo que es jugar para el primer equipo tanto en Copa del Rey como en Primera División.

Jorge Carrascal (delantero, 18 años): El colombiano, una de las mayores promesas del futbol cafetero, fue el primer fichaje del Sevilla Atlético para la temporada 2015/16. Otro refuerzo que llega para algo más que para reforzar al filial en Segunda, ya que nadie duda que puede ser toda una estrella en el futuro. Con solo 18 años, el ex de Millonarios (con el que debutó en su primer equipo con tan solo 16 años) está convencido de que está preparado para dar el salto a Europa y en Nervión ya se espera de él trabajo y muchos goles.

Alejandro Pozo (delantero, 17 años): Aún es juvenil, pero ha disputado la pretemporada con el filial dejando buenísimas sensaciones e incluso varios goles, por lo que no se descarta que Diego Martínez lo llame en más de una ocasión.

CUERPO TÉCNICO 

Entrenador: El equipo estará comandado por Diego Martínez, que será uno de los técnicos más jóvenes en los banquillos de Primera y Segunda esta temporada. Martínez, de tan solo 35 años, afronta su tercera temporada al frente del equipo. Después de un primer año con muchos apuros, en el que el equipo estuvo cerca de perder la categoría, el gallego supo reconducir el rumbo de su nave y llevarla a buen puerto. Antes, pasó por las categorías inferiores del club sevillista, en el que poco a poco fue ascendiendo hasta llegar al segundo equipo. Entre sus méritos, se encuentra una Copa de Campeones que logró dirigiendo a un juvenil en el que se encontraban algunos jóvenes que luego se encontraría en el Sevilla Atlético.

Segundo entrenador: Acompañando a Martínez en el banquillo se encontrará, otro año más, el ex-canterano sevillista Juan de Dios Cervián, que desarrolló su carrera entre Segunda y Segunda B, logrando mantenerse en la disciplina del Almería durante cinco temporadas.

Preparador Físico: Víctor Lafuente

Médico: Alejandro Álvarez

Fisioterapeutas: José Manuel Castaño y Antonio Jesús Rodríguez

Delegado: José Díaz

Utillero: Javier Arza

SISTEMA DE JUEGO 

Lo que funciona bien, mejor no tocarlo, y aunque lógicamente haya que adaptarse al salto de nivel y exigencia que requiere una Segunda División, parece que las ideas básicas de juego no variarán en exceso con respecto a la pasada temporada. Diego Martínez ha apostado por un equipo, con una formación inicial de 4-2-3-1, que practique, en todas sus líneas, un futbol de posesión, tratando siempre de llevar la manija del encuentro sea quien sea el rival que haya enfrente. No obstante, no sirve de nada ser el dueño del cuero si no se generan ocasiones suficientes de gol, por lo que es fundamental que el equipo sea práctico tanto en defensa como en ataque. 

Todo ello debe empezar con una suficiente seguridad en la parcela defensiva, comenzando desde la portería. En efecto, José Antonio Caro, inamovible entre los tres palos, ha sabido dar la fiabilidad necesaria en la meta, la cual ha contagiado al resto de sus compañeros. El palmerino se encontrará bien flanqueado por dos centrales igualmente correctos y sobrios que cuenten con un notable trato del balón, lo que a su vez facilita la acción de salir con el balón jugado desde atrás, algo fundamental para el ideario del técnico vigués. Y en los costados, dos laterales que aportan seguridad defensiva a la par que verticalidad y alternativas para el ataque, con un despliegue físico irreprochable. Carmona y Matos fueron la campaña pasada los laterales idóneos para la tarea, ya que tan pronto como se incorporan con peligro al ataque son capaces de recuperar la posición rápidamente en situaciones de contraataque rival.

Entre tanto, el balón es, como no puede ser de otra forma, la herramienta fundamental y debe ser tratado con mimo, algo en lo que participa el bloque en su totalidad, aunque son principalmente Cotán y Borja Lasso los responsables de que el esférico circule con fluidez, a los que se suman esta temporada otros hombres como el francés Boutobba. Ellos serán los encargados de buscar los espacios libres, moviendo el cuero por ambos costados. Con ello, estos jugadores no quedarán exentos de las labores de contención, ya que este equipo se caracteriza por un sistema defensivo muy solidario, caracterizado fundamentalmente por la intensa presión tras pérdida.  En caso de perder la posesión, el equipo en su totalidad debe comportarse como una máquina perfecta para recuperar el balón lo antes posible, pues Diego Martínez sabe que tiene un equipo para jugar al futbol y no para correr detrás de la pelota, y que el equipo sufre mucho cuando no tiene el balón en su poder. En esta faceta destructora, uno de los bastiones es Diego González, muy fiable en defensa y muy productivo y peligroso en ataque gracias a su genial juego aéreo, ya sea desde la defensa o desde la medular, donde compitió en la segunda mitad de la temporada pasada..

En el aspecto atacante, el juego por bandas es una de las mayores armas de este filial dada la verticalidad y la capacidad de desequilibrio de sus dos hombres de banda. No se esperan grandes cambios debido a los pocos refuerzos en estos puestos, así que de partida, Curro Sánchez, zurdo por la derecha, e Ivi López, diestro por la izquierda, aunque no en pocas ocasiones se les puede ver permutando en su posición. La idea es jugar con esos extremos a pierna cambiada, con la idea de que recorten hacia dentro para dar espacio a las constantes incorporaciones al ataque de los dos laterales, intentando con ello que haya una superioridad de atacantes sobre defensores. Ésta queda completada con la llegada de hombres de segunda línea y con el ariete de referencia, quien a priori será Carlos Fernández, que además de gol aporta futbol cerca y lejos del área, trabajo defensivo y dinamita por arriba.

En definitiva, este Sevilla Atlético es un bloque muy sólido y muy completo tanto en defensa como en ataque, y ante todo muy difícil de batir. El pasado año solo perdió cinco encuentros en toda la temporada, lo que habla por sí solo de la fortaleza defensiva de este joven equipo, que promete seguir dando guerra ahora también en La Liga 1|2|3.

ONCE IDEAL 

VAVEL Logo