El peor inicio de la era Simeone
Los jugadores atléticos aplauden a su afición en Butarque | Foto: Ángel Gutiérrez - Atlético de Madrid

Desde que Diego Pablo Simeone es entrenador del Atlético de Madrid, el 23 de diciembre de 2011, nunca el Atlético de Madrid había arrancado una Liga con peores resultados, ya que en la presente campaña solo ha sido capaz de empatar los dos encuentros que ha jugado, y encima frente a dos equipos recién ascendidos.

Precisamente, en la temporada en la que llegó Simeone, la 2011-12, el entonces entrenador del Atlético, Gregorio Manzano, tuvo un arranque peor, ya que en las dos primeras jornadas perdió frente al Valencia y empató con Osasuna, y no valió para encarrilar el rumbo del club madrileño, lo que le costó la destitución meses más tarde.

Simeone encauza el rumbo

En la temporada 2012-13, la primera que inició Simeone desde el banquillo, el Atlético, tras empatar su primer partido frente al Levante, encadenó un total de ocho victorias consecutivas. En aquella temporada, los rojiblancos consiguieron quedar terceros en la Liga y ganar la Copa del Rey frente al Real Madrid, en una final épica disputada en el Santiago Bernábeu.

La temporada siguiente, la 2013-14, el Atlético fue capaz de ganar sus ocho primeras jornadas ligueras, mostrando un gran fútbol, siendo capaz de marcar más de 21 goles y ganando el derbi frente al Real Madrid en el Santiago Bernabéu. En ese curso, el Atlético de Madrid consiguió obtener su primer título de Liga en 18 años.

En la 14-15, tras la marcha de jugadores importantes como Diego Costa o Filipe, parecía que iba a ser difícil retomar el vuelo, y el Atlético empato frente al Rayo Vallecano en el estadio de Vallecas en la primera jornada. Pero después fue capaz de ganar sus dos siguientes partidos antes de empatar ante el Celta. El Atlético está aún a tiempo de igualar el arranque liguero de la 14-15, pero solo si gana los dos próximos partidos frente al Celta y al Sporting.

La temporada pasada, también ganó sus dos primeros partidos, frente a Las Palmas y al Sevilla, perdiendo el siguiente partido frente al Valencia, logrando también el tercer puesto en la tabla clasificatoria la que según Simeone era la prioridad del club en la liga, pese a pelearla casi hasta la última jornada.

¿Hora de cambiar?

Y es que, tras cuatro temporadas del Atlético de Madrid rindiendo a un gran nivel bajo un juego defensivo y de presión, parece que los equipos rivales han encontrado la manera de jugarle al club madrileño, costándole cada vez más encontrar el arco rival, siendo muy pocos los partidos que el Atlético logra ganar en la Liga por más de dos goles. Estas situaciones están haciendo que el aficionado colchonero empiece a reclamar más protagonismo para jugadores de un perfil ofensivo como Carrasco o Gaitán, y dándole menos protagonismo a jugadores de corte defensivo como Gabi o Tiago, lo que produciría que el dibujo táctico usado por Diego Pablo Simeone cambie, pudiendo producirse una variación en el estilo de juego rojiblanco.

Además, los dos empates han provocado que los jugadores y el cuerpo técnico realicen una severa autocrítica, con la intención de mejorar y salir de la mala situación en la que se encuentran, pudiendo así contentar a una afición que se ha llevado un duro varapalo en las primeras jornadas, que sitúan al Atlético a cuatro puntos de sus máximos competidores.

VAVEL Logo