Carlos Fenoy, el portero "pichichi"

Carlos Alberto Fenoy nació en la capital de Argentina, Buenos Aires, el 15 de octubre de 1948. Sus andaduras en el fútbol empezaron a una edad muy tempranera y rápidamente llamó la atención de los grandes equipos. Fue en Newell Old Boys de Rosario donde consiguió debutar en la primera división del fútbol argentino. Durante los entrenamientos, en lugar de tirarse para atajar los balones se dedicaba a ver pasar los tiros y catalogarlos en dos grupos distintos: parables e imparables. Si algún jugador le reprochaba, él respondía con cara de intelectual que hoy le tocaba clase teórica. El argentino continuó su carrera profesional en Huracán y, posteriormente, en Vélez.

A Carlos Fenoy le apodaban "el loco", ya que se trataba de un caso totalmente inusual, un portero singular con mucho carácter y personalidad que no siempre le gustaba estar bajo palos. El guardameta tenía buenos reflejos y un muy buen mano a mano, gracias a esas grandes características, "el loco” llegó a Vigo el último día de agosto del año 1976 después de que el Real Club Celta pagara por él a Vélez Sarsfield cuatro millones de pesetas, unos 24.000 euros aproximadamente. De todos modos, lo que le hizo convertirse en un referente o un ídolo en Vigo fue su capacidad de lanzar penaltis lo que le llevó a ser el máximo goleador del Celta o “pichichi” de su equipo, único caso en la historia de la primera división.

Su fichaje fue la contratación estrella para la temporada y el regreso del equipo olívico a la máxima competición regular española, es decir, primera división. Fenoy jugó junto a Félix Carnero, Del Cura o Manolo Lezcano, personajes importantes en la historia del club celeste. Por aquel entonces e incluso hoy en día, el hecho de que un portero efectuase los lanzamientos de los penaltis era algo muy extraño de ver. Fenoy no tardó en arriesgarse y en la tercera jornada, el 19 de setiembre de 1976, batió en Balaídos a Arconada, uno de los porteros más míticos de la historia del fútbol español y que en aquella temporada vestía la camiseta de la Real Sociedad. Ese gol solitario de penalti dio la victoria al Celta ante el equipo de San Sebastián en su visita a Vigo (1-0). Arconada no fue el único en recibir un gol de Fenoy, esa misma temporada, caerían Carnevalli del Las Palmas, en la ida y en la vuelta, Miguel Ángel del Real Madrid y Esteban del Elche. Todos esos tantos de penalti dieron la victoria al club celeste, a excepción de uno de los partidos contra el Las Palmas de Gran Canaria.

Tras realizar una de las peores campañas de su historia, el Celta perdió la categoría y descendió a segunda división con únicamente 29 puntos y 22 goles a favor. Fenoy, como hemos mencionado antes, se convirtió en el máximo goleador de la plantilla habiendo materializado cinco goles a lo largo del campeonato regular. Este hecho señalaba claramente a la inoperancia de los delanteros que fueron incapaces de marcar más goles que su propio portero.

Después de un año en segunda, el Celta volvió a la máxima categoría, primera división, y al siguiente, Fenoy empezó a mostrar su incomodidad en el club. No le bastaba con ser el ídolo de la hinchada celeste, ya que el motivo de su llegada al club vigués era dar un salto considerable en su carrera, meta que no alcanzó según algunas de sus propias declaraciones. En aquella temporada, el portero argentino tuvo pequeños enfrentamientos con los fans y poco a poco se fue distanciando del equipo, disputando únicamente seis partidos.

En 1980, Fenoy deja atrás Balaídos y se dirige rumbo a Valladolid, donde agrandará su historia jugando durante ocho temporadas y un total de 250 partidos en primera división. Desgraciadamente, con el equipo pucelano solo marcó un solitario gol desde los once metros.

No cabe la menor duda de que Fenoy fue un personaje dentro y fuera de los estadios con una gran personalidad bastante inusual. Su presencia dejaba huella en su área y en la rival con los lanzamientos de penalti. El “loco” selló un record de imbatibilidad de 687 minutos sin encajar ningún gol en la portería celeste.

José Luis Chilavert, se retiró del fútbol como el portero más goleador de la historia con 62 goles, aunque ahora el título pertenece al arquero brasileño Rogério Ceni con 132 dianas. Sin embargo, Carlos Fenoy es el máximo goleador de la liga española jugando de guardameta. "El Loco" sabía conjugar pasiones muy contradictorias como el enfado y el cariño, el dramatismo y la alegría; la parada y el gol.

VAVEL Logo