Imposible conseguir más con menos
Foto: Real Oviedo

Volvía el Real Oviedo a Mallorca, plaza de intensas emociones para la afición azul. En este estadio se produjeron, hasta la fecha, el último partido del conjunto carbayón tanto en Primera como en Tercera División. Esta vez, el Real Oviedo llegaba con el objetivo de romper su negra racha a domicilio, donde suma ya nueve meses sin conocer la victoria.

El Mallorca, por su parte, llegaba también con la intención de sumar su primera victoria de la temporada tras sumar una derrota y un empate en las dos primeras jornadas ante sendos recién ascendidos. El club tuvo el detalle de conceder el saque de honor a Rudy Fernández, mallorquín y reciente medallista olímpico con la selección española de baloncesto.

Así pues, el conjunto local salió decidido a por el objetivo de llevarse los tres puntos, adelantando las líneas y ejerciendo una gran presión sobre la zaga ovetense que ahogaba la salida de balón azul durante los primeros minutos. De esta manera llegaban las primeras ocasiones para el cuadro bermellón, primero avisando con un disparo lejano que atrapó Juan Carlos y más tarde con una falta lateral que se envenenó y que de nuevo el meta visitante acertaría a despejar con la ayuda del larguero, en el que supuso el primer gran susto para el conjunto asturiano. 

El Real Oviedo, lejos de poder sacudirse el dominio local, veía como el Mallorca seguía presionando y sumando hombres al ataque. En el minuto diez, Culio disparaba con un zurdazo que de nuevo Juan Carlos paraba y más tarde despejaba desde el suelo con los pies. Dos minutos después se produjo un espejismo. Linares enviaba el balón al fondo de la red, pero el tanto era anulado por claro fuera de juego del ariete maño.

A partir de ahí, prosiguió el mismo guión. Monólogo del cuadro insular, que encerraba al conjunto carbayón, al que el balón apenas le duraba en los pies. Lago Junior y Juan Rodríguez lo intentaban con sendos disparos lejanos sin demasiado peligro. Rondando la media hora, el zaguero local Raíllo enviaba fuera un cabezazo a puerta vacía, con Juan Carlos en el suelo y más tarde Moutinho lo volvió a intentar desde lejos sin éxito.

En los últimos minutos de la primera parte, el Mallorca acusó el esfuerzo realizado y el Real Oviedo respiró, consiguiendo tener alguna posesión más larga y aproximarse a la meta rival, aunque sin crear ningún peligro. Así se llegaba al descanso en el Iberostar Estadio.

En la reanudación parecía que el Real Oviedo intentaba estirarse algo más, pero a los pocos minutos fue objeto de una contra vertiginosa que David Fernández consiguió desbaratar en el último suspiro, cuando la grada se preparaba ya para celebrar el tanto. Tras esta acción llegó una volea de Lago Junior tras una sucesión de saques de esquina que obligó a Juan Carlos a lucirse.

Viendo el panorama, Fernando Hierro se decidió a dar entrada a Bedia por Linares en un intento por reforzar el centro del campo. Durante los siguientes minutos el Mallorca no inquietó al Real Oviedo, que veía como Toché quedaba reducido a un islote como única referencia arriba. El partido fue una pesadilla para el delantero, que apenas pudo ganar balones aéreos para los suyos.

A los veinte minutos de la reanudación, el Mallorca volvía a la carga, esta vez con un lanzamiento de falta directa que se fue alto, y luego con un saque de esquina en el que Juan Domínguez no acierta a rematar, de nuevo a puerta vacía. Tras esta acción, Hierro volvía a mover el banquillo, esta vez dando entrada a Alaniz por un desdibujado Susaeta.

La incorporación del uruguayo dio algo de frescura al Real Oviedo, que consiguió llegar por banda derecha en una acción que despejó Santamaría de puños, en lo poco destacable de los asturianos en el aspecto ofensivo. Solo Nando se mostró incisivo y con capacidad de crear peligro a la zaga bermellona.

Tras haber introducido a Brandon por Óscar Díaz, Fernando Váquez realizó un doble cambio para los últimos minutos, dando entrada al canterano centrocampista Sabater y al gigante Lekic. Sin embargo, al Mallorca le ocurrió lo mismo que en la primera mitad, y pagó el esfuerzo realizado durante unos últimos minutos en los que el Real Oviedo volvió a conseguir enfriar el partido teniendo un poco más el balón. Además, Hierro reforzó la zona defensiva dando entrada a Peña por Nando.

Sin embargo, el Mallorca tendría una de las ocasiones más claras en el último suspiro. Falta botada desde el pico del área que se paseó por delante de la meta de Juan Carlos sin que nadie acertara a rematar. Con esa acción concluía el encuentro.

Con este empate el Real Oviedo finaliza la jornada en décima posición con cuatro puntos en tres jornadas. La próxima semana recibe al Mirandés en el Nuevo Carlos Tartiere, del que espera seguir haciendo un fortín. El encuentro se disputará el domingo a las 16:00h. Antes, tendrá cita con la Copa del Rey, en un choque que le enfrentará al UCAM Murcia en La Condomina el jueves a las 20:00h, en una eliminatoria a partido único.

Por su parte, el Mallorca se queda con dos puntos y viajará la próxima jornada a Vallecas, en lo que supondrá un duelo entre equipos que aún no conocen la victoria. El choque será el domingo a las 12:00h. Por su parte, el cuadro bermellón disputará su eliminatoria copera en casa frente al Reus el miércoles a las 22:00h, en lo que será la reedición del enfrentamiento de ambos equipos en la primera jornada liguera.

VAVEL Logo