Joaquín Sánchez, historia viva del Real Betis
Joaquín celebra su primer gol desde el regreso en el Benito Villamarín. // Foto: Vavel

El 31 de agosto de 2015 fue un día de alegría para el beticismo. Se confirmó la vuelta del hijo pródigo. Joaquín Sánchez (21 de julio de 1981, El Puerto de Santa María, Cádiz) ​volvía a casa. La finta y el sprint, tras pasar por Valencia, Málaga y Florencia, regresaba a Sevilla para devolver al Betis al sitio que merece.

Sus inicios y el comienzo en el Real Betis

Joaquín se crió y se inició como futbolista en su ciudad natal, El Puerto de Santa María. Sus primeros clubes fueron el CD Los Frailes y el CD San Luis, ambos clubes gaditanos. Estuvo jugando en Cádiz hasta los 16 años, cuando apareció por primera vez el Betis en su vida. El comienzo de una relación que se haría eterna.

​En 1997, Joaquín entró en la cantera del Real Betis Balompié. ​Tras dos años en ella, recaló en el qeuipo juvenil, equipo con nombres tan conocidos para la afición verdiblanca como Toni Doblas, Arzu o Dani. Hicieron una gran temporada alzándose con la Copa del Rey y la Supercopa.

Betis B y debut con el primer equipo

En la temporada 1999/00, Joaquín disputó la Segunda División B con el Betis B. En dicha temporada, disputó 18 partidos y anotó 2 goles, pero no pudo evitar que el Betis B descendiera de categoría a la Tercera División. La temporada siguiente fue ascendido al primer equipo, el sueño de todo jugador presente en la cantera verdiblanca.

Debutó con el Betis, con 19 años, en el Trofeo Colombino. El debut oficial tuvo lugar en el Estadio Multiusos de San Lázaro un 3 de septiembre del 2000, ante el Compostela. Era el primer partido del Betis esa temporada, en la que consiguió retornar a la máxima categoría del fútbol español tras haber descendido el año anterior. Entró de forma sorprendente en el once inicial un joven chaval de la cantera, que acabaría enamorándoles a todos.

Ídolo de la afición y debut con España

Joaquín fue poco  poco ganándose el cariño de la gente y se fue convirtiendo en el ídolo de la afición, ya que además de ser un jugador excepcional, provenía de la cantera del Real Betis. Durante las siguientes cinco temporadas, Joaquín jugó a un gran nivel, siendo uno de los referentes del equipo gracias a sus más de 5 goles con la elástica de las trece barras. Gracias al gran nivel demostrado por el portuense, le llegó la oportunidad con la selección española. Debutó con España el 13 de febrero de 2002 ante Portugal. Desde ese partido, disputaría con España los mundiales de Corea y Japón, y Alemania, y la Eurocopa de Grecia, siendo uno de los mejoress extremos españoles de los últimos tiempos.

Su mejor temporada con el Real Betis, coinciendo con una de las mejores de la historia del club, fue la temporada 2004/05. Joaquín anotó 5 goles y disputó todos los partidos de una liga en la que el Betis finalizó cuarto, pudiendo así disputar la Champions League el año siguiente. En la Copa del Rey, marcó tres goles llevando así al equipo a la final contra el Osasuna, en el Estadio Vicente Calderón. En aquel día, que pasó a la historia del Betis, disputó los 90 minutos más la media hora de prórroga. El 11 de junio de 2005, Joaquín levantó la Copa del Rey y se hizo un hueco en la historia del club.

Champions League y salida del Real Betis

En la siguinete temporada, la 2005/06, el Real Betis disputó la UEFA Champions League. Joaquín jugó los seis partidos de la fase de grupos, incluendo la victoria por 1-0 al Chelsea en el Villamarín y el empate 0-0 en Anfield ante el Liverpool. El Betis finalizó tercero la liguilla, clasificándose así para la Europa League.

En el comienzo de la temporada 2006/07, Joaquín realizó unas declaraciones en las que comentaba que su etapa en el Betis había llegado a su fin, al menos por un tiempo. Real Betis y Valencia habían alcanzado un acuerdo para el traspaso del jugador pero, el día anterior al comienzo de liga, el dueño del club verdiblanco, Manuel Ruiz de Lopera, se negó a traspasarlo. Como castigo y, acogiéndose a una claúsula presente en su contrato, se dispuso a ceder a jugador al Albacete. Finalmente Joaquín fue traspasado al Valencia por unos 5 millones de euros.

Valencia CF

Joaquín comenzó su etapa como valencianista realmente sorprendido por el cariño de la gente, ya que unas 18.500 personas acudieron a su presentacion como jugador che. Durante su estancia en la capital del Turia, Joaquín disputó grandes partidos tanto en Liga como en competición europea, Champions y Europa League.

En su mejor año, la temporada 2007/08, Joaquín fue una pieza fundamental en el equipo, llegando a disputar 34 partidos en liga más otros 7 en Champions y 8 en Copa del Rey, que fue conquistada por el Valencia, alzándose él con su segundo título copero. En julio del 2011 fue traspasado al Málaga CF, por una cantidad cercana a los 4 millones de euros.

Etapa como malaguista y viola

Durante su primera temporada como jugador malaguista, Joaquín cuajó una excelente campaña, disputando 23 partidos y logrando la primera clasificación a Champions League en la historia del club. La temporada siguiente, su protagonismo fue aún mayor, llegando a jugar 34 partidos ligueros y 10 en una Champions en la que el Málaga, de un modo muy meritorio, alcanzó los cuartos de final, en los que cayó derrotado ante el Borussia Dortmund. Una vez finalizada la temporada, se anunció el pase de Joaquín a la Fiorentina, por unos 2 millones de euros.

En la "Fiore", Joaquín estuvo dos años en los que su protagonismo fue de menos a más, llegando a ser un jugador realmente imortante en el club viola. En total jugó 34 partidos en total en la Serie A, con 6 asistencias y 4 goles en su cuenta. Su mayor logro fue alcanzar las semifinales de la UEFA Europa League en la temporada 2014/15, en las que precisamente fue eliminado por el Sevilla FC, eterno rival del Real Betis. Tras finalizar la temporada y ver como el Betis regresaba a primera división, pensó que aquel era el momento adecuado para volver.

Regreso al club de sus amores

El verano de 2015 fue uno de los más duros en la carrera de Joaquín Sánchez. Su deseo, manifestado una y mil veces, era el de regresar a casa, regresar al Real Betis. Sin embargo, la Fiorentina no estaba dispuesto a dejarle salir, ya que veía en él un jugador importante. Fruto de su frustación, Joaquín llegó a lesionarse una mano, a raíz de un golpe. Las negociaciones entre ambos clubes se mantuvieron durante todo el verano, teniendo lugar uno de los culebrones del mercado de fichajes.

El 31 de agosto de 2015, a pocas horas del cierre de mercado, todo el beticismo se inundó de alegría, incluido Joaquín. El ansiado traspaso que toda la afición estaba esperando se hizo oficial. El niño que había abandonado el club de sus amores 10 años atrás, volvía hecho un hombre.

Temporada irregular en su regreso

Joaquín fue el fichaje más esperado y aclamado para la temporada 2015/16, temporada en la que la afición esperaba realmente ilusionada volver a ver jugar a su ídolo. Sin embargo, esa ilusión se fue diluyendo a medida que avanzaba la temporaba, fruto del pobre juego del equipo y de la irregularidad de Joaquín. Fruto de ello, Pepe Mel fue cesado amitad de temporada, con la mente puesta en evitar otro descenso. Juan Merino, sustituto interino, consiguió mantener al equipo en Primera.

A pesar de haber cumplido el objetivo, salvarse de manera tranquila, la afición finalizó la temporada muy decepcionada con el juego, tanto del equipo en general, como de Joaquín Sánchez en particular. Disputó 30 partidos en los que anotó 1 gol y repartió 5 asistencias. Joaquín era consciente del bajo nivel que había mostrado, por lo que acabó la temporada con ganas de empezar la siguiente y demostrar por qué se había convertido en una leyenda del beticismo.

Comienzo ilusionante

La temporada 2016/17 empezó con muchas novedades en el Real Betis, que estrenaba director deportivo y cuerpo técnico. Miguel Torrecilla y Gustavo Poyet fueron los elegidos para guiar al Betis a un futuro mejor, con mucha más ambición y estabilidad. De la mano del nuevo preparador físico Marcos Álvarez, Joaquín consiguió en pretemporada ponerse a tope físicamente.

El comienzo de la temporada, en el que Joaquín ha demostrado un gran nivel, además de anotar dos goles. El gol anotado ante el Málaga CF en la jornada 6, dejó un dato realmente interesante. El Real Betis ganó 1-0 y se llevó los tres puntos gracias a ese gol de Joaquín. La última vez que Joaquín ganó en Liga anotando el único gol del partido fue el 19 de mayo del 2007, en un Mallorca 0-1 Valencia (dato de @2010MisterChip).

Joaquín espera seguir jugando en el Real Betis y, así, agrandar su leyenda como jugador bético. Tras el nivel mostrado por el jugador portuense, no cabe ninguna duda de que lo hará. La leyenda continúa.

VAVEL Logo