Entrevista a Diego Merino: "Si el presidente me ofrece un contrato con más temporadas, no dudo en firmarlo"
Entrevista. Diego Merino: "Si el presidente, a día de hoy, me ofrece un contrato con más temporadas, no  dudo en firmarlo"

Diego Merino Rivera nació en Mérida el 19 de junio de 1988. Formado en las categorías inferiores del club romano, su vida como futbolista es muy breve. Tras jugar en  Miajadas y Valdelacalzada, una lesión de rodilla trunca su carrera. Sin embargo, su pasión por el fútbol pesa demasiado como para abandonarlo y decide continuar como entrenador. La alternativa la tiene en Valdelacalzada debutando en el grupo XIV de la Tercera División y dejándolo en la mitad de la tabla. Posteriormente, con 23 años, se marcha rumbo a Madrid para ejercer como técnico en las categorías inferiores del Rayo Vallecano. Una Copa Federación con el Juvenil B y un histórico doblete (liga y copa) con el Juvenil A le permiten en 2015 ganar la Bota de Oro de la Real Federación Madrileña de Fútbol, sucediendo a Carlo Ancelotti en el galardón. Tras pasar por el Rayo B en Tercera, el emeritense se embarca en el reto de dirigir al Extremadura UD en su nueva andadura en la división de bronce del fútbol español. Hablar de Diego Merino es hablar de fútbol. Lo respira y lo transmite.

Pregunta: ¿En qué momento decide usted ser entrenador?

Respuesta: A raíz de la lesión tuve unos meses en los que quería seguir ligado al mundo del fútbol pero no tenía muy claro en qué. Mi padre me animó a llevar un equipo de fútbol base y a que me metiera en esto de ser entrenador. Al principio no tenía aspiraciones,pero una vez que comencé a entrenar lo cogí con muchas ganas y empecé a dedicarle muchas horas ya que ví que era algo que me apasionaba. Si me diesen la posibilidad de volver a jugar al fútbol o de seguir en los banquillos, seguiría en los banquillos sin duda porque es algo que llevo dentro.

P: Cada vez es más habitual ver triunfar a entrenadores jóvenes, sin necesidad de poseer extensas carreras como futbolistas o como técnicos. ¿Cree que el fútbol moderno exige otras características para entrenar aparte del currículum?

R: Esto pasa en todas las profesiones, van evolucionando y tienes que adaptarte. El primer punto del fútbol es que nadie está en posesión de la verdad. Se pueden hacer las cosas de muchas maneras, bien o mal y es algo que está inacabado. Partiendo de ésto, hay mucho método. Todos los días aprendes algo nuevo y estás abierto a nuevas propuestas. Ser técnico hoy en día no es sólo entrenar o dirigir partidos, conlleva un tiempo de preparacion muy grande. Al final los pequeños detalles marcan la diferencia y el entrenador tiene una exigencia muy alta en muchas parcelas.

Fuente: Rayo Vallecano
Fuente: Rayo Vallecano

P: En su caso los éxitos no tardan en llegar y consigue doblete con el Rayo Juvenil. ¿Cuál fue el secreto de ese equipo?

R: El secreto fue la confianza. Con 23 años tengo la suerte de tener un presidente como es Chiqui en Valdelacalzada que apuesta por mí, me da toda la confianza incluso en los momentos malos y eso se tradujo en que hicimos un buen año, cumpliendo el objetivo. A partir de ahí hay otra persona que confía en mí, Felipe Miñambres. Me lleva a Madrid y me da todas las facilidades para que progrese y trabaje lo mejor posible.Cuando como entrenador ves esto, les tienes que corresponder.En el Rayo tuve la suerte de tener un grupo tremendo en todos los sentidos, tanto futbolístico como personal. Estuvimos mucho tiempo, trabajando con tranquilidad y eso derivó en que terminásemos imponiéndonos a grandes potencias tanto en liga como en copa.

P: ¿Ha sido alguna vez su edad un hándicap a la hora de dirigir una plantilla?

R: Para nada. Me gusta entrenar a hombres ya que demuestran mayor madurez, son más honrados y puedes ser más claro y directo con ellos. Nunca he tenido problemas por el tema de la edad.Tu puedes hacer o decir muchas cosas pero si no trabajas diariamente, el jugador no va a creer en ti. Te ganas el respeto y la confianza con el trabajo diario, independientemente de la edad que tengas.

P: Paco Jémez declaró que le gustaría que usted fuese su relevo en el banquillo. ¿Qué hay de Paco Jémez en Diego Merino?

R: Muchas cosas. Casualmente llegamos juntos al Rayo y también nos fuimos el mismo año. Siempre ha tenido detalles conmigo que creo que no merezco, agradezco sus palabras y es algo que nunca olvidaré.  Paco Jémez es un gran ejemplo personal y profesional. Transmite,te llega de una manera espectacular y no deja indiferente a nadieHe aprendido mucho de él: su pasión, energía... También a nivel táctico, aunque tengamos diferentes ideas. Él es fiel a su estilo, independientemente del club en el que esté, mientras que yo me adapto más a las caracteristicas de los jugadores, idiosincrasia del club y a la categoría.

P: ¿Cómo se produce la primera toma de contacto y qué le hace decantarse por el Extremadura?

R: Después de una temporada muy dura estaba un poco al margen, aunque había una serie de propuestas. Cuando me comentan que existe la posibilidad de venir al Extremadura no me lo pensé. Tenía muchas ganas de entrenar a un equipo senior. El volver a casa, el reto de entrenar a un club con esta afición y esta historia, la confianza que mostró Franganillo desde un principio en mí y todo lo que rodeaba al proyecto me ilusionaba mucho. Estoy muy contento, con una ilusión que cada día va a más y muy orgulloso de ser entrenador del Extremadura.

P: La mayoría de los futbolistas se declara maravillado con su forma de entrenar. ¿De dónde surge el "método Merino"?

R: Soy muy inquieto y tengo muchas manías. Si los balones y los petos no están colocados como deben, por ejemplo, me pongo muy nervioso. Me gusta mucho aprender de todo el mundo y trato de hacerlo constantemente. Ya sea en entrenos, en internet o incluso si estoy en una cena y me acuerdo de algo, pido papel y boli y lo apunto. Esto me hacer ser muy exigente conmigo mismo, aunque creo que dicha exigencia te lleva a dar lo mejor de ti. Estoy contento de cómo hacemos las cosas pero como quien dice, estoy empezando en esto y creo que tengo aún mucho margen de mejora.

Fuente: Twitter Oficial @ EXT_UD
Fuente: Twitter Oficial @ EXT_UD

P: ¿Qué es lo que más valora de un futbolista?

R: Considero innegociable la actitud. También veo fundamental entender el juego, tomar decisiones, saber por qué se hacen las cosas y, obviamente, no pasar desapercibido en el terreno de juego. Me gustan los jugadores con personalidad, atrevimiento e iniciativa propia, independientemente del grado de acierto.

P: ¿Un modelo a seguir como entrenador?

R: Siempre me ha fascinado Unai Emery, aunque Simeone también me gusta mucho por su manera de vivirlo. Me gusta lo metódicos que son y creo que tienen un potencial tremendo. Pienso que hay que tener siempre la mente abierta, aprender y saber escuchar. Me considero una persona honrada, consciente de que comete muchos errores y que no está en posesión de la verdad. Busco cada día mejorar y  antepongo el bien del equipo por encima de todo.

P: Como debutante en 2ªB, ¿qué es lo que más le está sorprendiendo de la categoría?

R: Me sorprende la igualdad que hay en cada partido. Cada encuentro es como una final, es tremendo y en pequeñísimos detalles se deciden los mismos. Eso te lleva a necesitar un nivel de concentración altísimo y a tener que hacer las cosas muy bien para poder competir y ganar. Si hacemos balance de las primeras jornadas, nadie ha sido superior en el sentido de pasarte por encima. La diferencia está en las áreas,  la capacidad de acertar y la solidez defensiva.

P: ¿Hay algún rival del grupo a tener, especialmente, en cuenta?

R: Esto es como una partida de ajedrez y siempre juegas contra alguien. Tu juego se condiciona en función del rival que tengas enfrente. Tienes que tener un modelo definido, ver como el rival te puede hacer daño y cómo se lo puedes hacer a él. Estamos capacitados para ganar a cualquier equipo de la categoría, pero de nada sirve conocer al rival si después no das un buen rendimiento. Lo mas importante es la intensidad, la motivación y mejorar a los futbolistas.

P: Una vez cerrada la plantilla, ¿cuáles son las posibilidades reales de la misma?

R: Nuestro objetivo es permanecer en la categoría y, a partir de ahí, no renunciar a nada. Compites cada domingo, tratas de sacar los tres puntos o al menos puntuar y subir en la clasificación. Estamos convencidos de que lo vamos a conseguir, eso sí, con mucho trabajo. Creo que pensar en posiciones sería un error, ya que la exigencia de la categoría te lleva a poder centrarte sólo en el partido siguiente, suena tópico pero es así. Hay que sacar los partidos adelante.

Fuente: VAVEL
Fuente: VAVEL

P: ¿Qué tiene el Extremadura que no tenga el resto de equipos del grupo?

R: El trabajo y la humildad.Parece que se relaciona la humildad con falta de nivel o con no ser un equipo tan bueno, pero para mí no es así. Cuando hablo de humildad hablo de que tengo jugadores muy honrados, con una capacidad de trabajo tremenda y por ello me siento un privilegiado. Somos un equipo muy trabajador y eso hace que no le tengamos miedo a nadie. Respetamos a todos los rivales, pero somos conscientes de que podemos ganar a cualquiera.

P: Algunos aficionados tachan sus planteamientos de excesivamente defensivos. ¿Qué opinión tiene al respecto?

R: Depende de lo que se considere defensivo. Creo que ha habido equipos que han hecho mucho bien al fútbol, pero que al espectador han hecho mucho daño, como el Barcelona o la Selección Española, equipos que dominan y eso es difícil que pase en 2ªB. Mido los partidos por ocasiones de gol claras en una u otra área y para mí hemos tenido más ocasiones claras en la mayoría. En esta categoría quedar la portería a cero es fundamental. También son fundamentales los espacios. Nadie te los deja, nadie comete errores y el equipo que más acierte se lleva el gato al agua. Todos tienen buenos atacantes y no hay centrales tan excelentemente buenos para defender con 40 ó 50 metros detrás . Entiendo que la gente esté acostumbrada a un fútbol de Tercera más abierto, donde el Extremadura somete mucho más a los rivales, pero hay que ser conscientes de que esto es 2ªB y que las ocasiones son pocas para uno y otro equipo.

P: El partido de Cornellá supuso un revés a la buena dinámica en la que se encontraba el equipo. ¿Se puede sacar algo positivo de lo que ocurrió aquella noche?

R: Si soy sincero sólo veo aspectos negativos. Te eliminan, te sientes mal como grupo y se nos pusieron muchas trabas para poder competir. Si hay algo positivo es que todo lo que nos ha sucedido nos ha reforzado como equipo. Hay una unión muy grande entre cuerpo técnico y plantilla  y para mí no es normal que en tan poco tiempo los jugadores nos den tanto.Con la baja de Fall le hemos ido dando oportunidad a otros jugadores que han rendido muy bien, por ejemplo, Carlos Rubén en Córdoba.La temporada es muy larga y cuanto más jugadores tengamos en disposición de competir, mejor para todos.

P: Ha reiterado en numerosas ocasiones su deseo de permanecer mucho tiempo en el club. ¿Se siente feliz aquí?

R: Estoy muy agusto y feliz. La confianza y cariño que me han demostrado presidente, jugadores y afición creo, sinceramente, que no los merezco. No he hecho nada para recibir tanto apoyo. Estamos trabajando mucho, pero es lo mínimo que puede hacer un entrenador. Tengo muchas ganas de devolver la confianza que han depositado en mí, de sacar este proyecto adelante, solamente pienso en eso y ahora mismo es lo que más me gustaría en mi vida. A mí, a día de hoy, Franganillo me ofrece un contrato con más temporadas y no tengo duda en firmarlo. La gente es consciente de que teníamos otras alternativas, con filiales bien considerados, pero a mí me ilusionaba mucho venir aquí.Cuando ves la repercusión y la grandeza que tiene un club como el Extremadura, te llena de orgullo ser el entrenador.

P: Por todos es conocida su pasión y dedicación absoluta al fútbol, pero ¿desconecta alguna vez ?

R: Este año está siendo duro e intento desconectar. Cuando era más joven me llevaba todo mucho más a la tremenda, pero ya vas teniendo más equilibrio. Te das cuenta de que el fútbol es una montaña rusa, unos días estás arriba, otros abajo y tienes que mantenerte equilibrado. Soy muy exigente conmigo mismo, no me vale cualquier cosa y eso conlleva que la jornada empiece pronto y termine tarde. Quieres aportar lo máximo al jugador, darle todo y tienes poco tiempo para ti y te repercute. El fútbol me ha hecho dejar amistades por el camino, también se ha reflejado en las relaciones, pero cuando ves que los jugadores te dan tanto es un plus. Levantarte cada día y poder dedicarte a lo que te gusta es un privilegio.

VAVEL Logo