Juande Ramos: cuando las formas pesan más que los títulos
Imagen: Vavel.com

En el mundo del fútbol cada vez es menos común ver como los entrenadores se mantienen temporada tras temporada en el mismo equipo. Cuando los resultados no acompañan por lo general las directivas toman la decisión más cómoda y esta es destituir al técnico en cuestión y buscar el cambio de tornas con la llegada de otro entrenador.

En otras ocasiones aunque de manera menos habitual, los entrenadores con trayectorias brillantes abandonan motu propio el barco que comandan, ya sea porque consideran que su ciclo en dicho club está terminado, por desavenencias con la directiva o porque en otro equipo le ofrecen un proyecto mejor. La cuestión al fin y al cabo es, que esto no suele pasar, ya que los entrenadores suelen aferrarse a su cargo a no ser que venga un club de dimensiones muy superiores que le haga abandonar su puesto.

Un borrón que empañó lo conseguido

En el Sevilla se vivió hace unas temporadas una situación un tanto atípica con el que hoy en día es entrenador del Málaga, Juande Ramos. El Manchego vivía una época muy dulce en la capital andaluza y había conseguido darle a los de Nervión su primera Europa League (Copa de la UEFA por aquel entonces), su primer y único título de Supercopa de Europa en una antológica final ante el FC Barcelona que terminó con un contundente 3-0 y pocos meses después su segunda Europa League, junto con una Copa del Rey y una Supercopa de España.

Juande Ramos junto a Javi Navarro y José María del Nido levantan la segunda Europa League. Imagen: Getty
Juande Ramos junto a Javi Navarro y José María del Nido levantan la segunda Europa League. Imagen: Getty

Con todo esto, Juande Ramos se había ganado por derecho propio ser considerado el mejor entrenador de la historia rojiblanca, los resultados, esos que colocan a los técnicos en la gloria o en el infierno, le avalaban.

Un rumor que venía desde agosto de 2007

En el verano de 2007, una delegación del Tottenham se plantó en Sevilla para hablar con Juande Ramos y ofrecerle un proyecto con una gran inversión económica que en un principio el técnico manchego declinó. Parecía que todo estaba en calma en Nervión y la temporada concluiría sin sobresaltos deportivos. Si se vivieron días de mucho dolor en el seno del sevillismo por la muerte de Antonio Puerta.

EL Tottenham habló con Juande Ramos en agosto de 2007

Fue un 27 de octubre de ese mismo año cuando la noticia saltó en todos los medios de comunicación. Juande Ramos rescindía su contrato con el Sevilla acogiéndose al Real Decreto 1006/1985 por el que se regula la relación laboral de los deportistas profesionales. A partir de ahí esa relación cordial que existía entre el club y el ya ex entrenador desapareció.

Ruptura definitiva

El Sevilla no tardó en mover ficha y en publicar un comunicado en su página web informando de todo lo ocurrido y señalando que el técnico junto a su preparador físico, Marcos Álvarez, abandonaban el club. También se recogía en dicho comunicado que el entrenador manchego había decidido no dar una rueda de prensa en las dependencias sevillistas y publicar una carta en su web personal en forma de despedida del sevillismo. La fractura estaba abierta entre el club y Juande Ramos y jamás volvería a cerrarse.

En Nervión no se entendió la salida del técnico de forma repentina y dejando al equipo en plena temporada, el sentimiento de traición y abandono era patente en todos los estamentos del club. El equipo vivía una buena temporada y por eso su salida fue aún más extraña. Su puesto lo ocupó Manolo Jiménez, técnico del filial hasta ese momento.

El segundo reencuentro

Juande Ramos ya volvió en abril de 2009 al Sánchez Pizjuán como entrenador rival, esta vez del Real Madrid. La afición nervionense le esperaba, no precisamente con los brazos abiertos y para la ocasión los sevillistas prepararon los denominados Juan Dólares con el rostro del manchego impreso para lanzárselo en la previa del encuentro. El técnico se lo tomó con humor y dijo que los recogería para “usarlos en el Monopoly”. Además de esos billetes, el Sánchez Pizjuán le recibió con una sonora bronca al tiempo que le gritaron “pesetero” y “traidor”. Quedó claro que en Nervión dolía y mucho la forma de abandonar el club y lo anteponía a los éxitos que había cosechado en su etapa al frente de los hispalenses.

Odiosas comparaciones

Más de siete años después, Juande Ramos vuelve a lugar de los hechos para enfrentarse a un Sevilla que volvió a ganar títulos continentales y a codearse con los mejores de Europa en la ausencia del manchego. Se suele decir que las comparaciones son odiosas, pero a buen seguro que la afición del Sevilla no recibirá del mismo modo a Juande Ramos que en un futuro a Unai Emery.

Unai Emery y Juande Ramos en un partido de Liga. Imagen: Real Madrid Oficial

El técnico vasco dejó el banquillo andaluz tras finalizar la campaña. El Sánchez Pizjuán actuará una vez más con sabiduría y será todo lo justo que fue, el hoy técnico del Málaga, con los de Nervión. Los títulos de Juande Ramos nadie los olvida en el sevillismo, pero tampoco las formas y el momento de su marcha ya que como suele decirse, “lo cortés no quita lo valiente”.

VAVEL Logo