Entrevista. Fede Bessone: " Siendo profesionales nos duchábamos con gente de la calle en un gimnasio"
Foto: Oscar Yeste

Fede Bessone es un futbolista argentino nacido en Córdoba (Argentina) el 23 de enero del 1984. Actualmente milita en el Prat, equipo de la Segunda B. Anteriormente ha compartido vestuario con jugadores de la talla de Leo Messi, Kasper Schmeichel o Ashley Williams. En VAVEL, hablamos con él sobre sus vivencias en territorio anglosajón y sus experiencias vividas en el deporte rey.

¿Cómo valoras la primera vuelta del equipo el año del retorno a Segunda B?

Está siendo muy buena. Hemos hecho 22 puntos. Es verdad que nos está costando ganar partidos, pero pienso personalmente, y en nombre del grupo, que se está trabajando muy bien, llevando a cabo lo que el míster nos pide. Estamos teniendo mala suerte de cara a gol. Por ejemplo, ante el Mestalla tenemos tres muy claras y no somos capaces de meterlas y nos pasa factura.

Es tu segunda temporada en el Sagnier, ¿qué porcentaje de culpa tiene Pedro Dólera de que Fede eligiera al Prat para seguir su carrera deportiva?

Mucha. Estaba en una época de mi vida donde no sabía si seguir o no. El Prat se había portado muy bien conmigo el año anterior con Manolo Márquez. Pedro me llamó en verano y me dijo “Fede voy a hacer un proyecto chulo, vamos a subir”. Me lo planteé, me convenció y la verdad que no me engañó.

Tiremos un poco la vista atrás. ¿Ya se le veían a Messi las cosas que hace hoy en día en aquél Barça C?

Sí, por supuesto. Cuando cogía el balón en los entrenos se veía que era diferente a los demás, muy superior. Seguía siendo muy tímido,  pero cuando cogía el balón hacía cosas increíbles.

Fede compartió vestuario con Leo Messi en el Barça C. Foto: cfbadalona.com
Fede compartió vestuario con Leo Messi en el Barça C. Foto: cfbadalona.com

Como argentino que eres, ¿qué le dirías a la gente que ha llamado o llama pecho frío a Messi?

Les diría que no tienen ni idea. Que disfruten de él porque como Messi ninguno, lo que hace temporada tras temporada es algo que no se volverá a ver. No me gusta Cristiano, pero creo que lo que está haciendo también es digno de admirar. La gente que habla mal de Messi, no tiene idea de fútbol. Messi solo hay uno y no sé cuánto tiempo volveremos a tener otro como él.

¿Crees que el no haber ganado nunca ningún gran trofeo con Argentina pesa en la memoria de los compatriotas?

Sobre la gente sí. Al pueblo argentino le molesta que a nivel individual o con el Barça lo haya ganado todo y con Argentina no haya sido capaz. Ha estado cerca. La Copa América pierden en penaltis, el Mundial con Alemania se escapa por el mano a mano que erra Higuaín. El fútbol es así, te da y también te quita.

Tras el paso por el conjunto culé, cambias de color al blanquiazul. ¿Qué destacas de tu etapa como perico? Te quedaste a las puertas del debut, ¿qué pasó realmente ese día?

Destaco el trato humano que me dieron. Tuve la gran suerte de que Rubi, un gran entrenador, pero, sobre todo, una bellísima persona, me dio la confianza total y yo respondí. Si no hubiese sido por la continuidad que me dio, no me hubiera sentido importante en la plantilla. Al final de la primera temporada tuve la suerte de debutar con el primer equipo en Copa Catalunya y al año siguiente estuve casi toda la temporada entrenando con ellos. No pude debutar en Primera por un tema de pasaporte, pero muy contento y eternamente agradecido al Espanyol.

Fede cambió el azulgrana por el blanquiazul. Foto: sport.es
Fede cambió el azulgrana por el blanquiazul. Foto: sport.es

Al haber jugado en ambos clubs, la pregunta es obligada. ¿Te tira más el azulgrana o el blanquiazul?

La gente dirá no se moja. Muy contento con los dos. En el Barça estuve cuatro años increíbles. Dos años en la Masia y dos más compartiendo piso con compañeros. Lo que te trae haber vivido allí dentro es algo especial. El haber jugado en el Barça, aunque no haya llegado al primer equipo. He entrenado con jugadores como Motta, Iniesta y Messi, gente de mucho nivel. Eso te enriquece, no solo como jugador sino también como persona.

En el Espanyol se me dio otro tipo de oportunidad. Tienen otra filosofía y apuestan más por la cantera que en el Barça ya que todavía no había llegado Guardiola al Barça. Tengo muchos más buenos recuerdos porque prácticamente la segunda temporada estuve entrenando con el primer equipo y jugando amistosos y Copa Catalunya con ellos. Estoy muy agradecido por ello.

Al año siguiente el Nàstic se fija en ti y das el salto a Segunda. Bastante participativo en el arranque de liga hasta el cambio de entrenador. ¿Qué razones te dio César Ferrando para no contar contigo?

Me dijo que era joven, inexperto y que el equipo no estaba en situación para que jugara gente joven. Jugué un partido con él y encima perdimos ese partido. Llevaba dos o tres meses sin jugar y encima me cogió Arana. No fue de mis mejores partidos y el equipo no estuvo bien. El cambio de míster me perjudicó mucho. Javi López me había dado continuidad y me había hecho sentir parte del proyecto de aquel Nàstic. Los malos resultados en noviembre hicieron que lo cesaran y vino César Ferrando y tiró de gente más veterana como Mingo, Antonio López que era extremo y lo ponía de lateral. Son cosas que pasan en el fútbol. Un día estás arriba y al siguiente pues desapareces. Eso me llevo a que, la temporada siguiente, que yo tenía contrato con el Espanyol, Paco Hererra, director deportivo, me dijo que como no había tenido minutos en Segunda que no iban a contar conmigo para el primer equipo.

Y tras su paso por Tarragona, llega el club que, a mi entender, ha marcado más tu carrera, el Swansea. ¿Qué tiene este club para que enganche tanto a los jugadores que habéis jugado allí?

Algo que hizo Roberto Martínez, llevar a mucha gente española allí. El llevaba gente de “bajo coste” porque al principio se pagaba muy poco dinero. La libra estaba mucho más valorada que el euro y te salía muy rentable ir a Inglaterra en aquella época. No era el boom actual, pero sí que es verdad que Roberto nos abrió la puerta a todos. La diferencia es que, hasta el año pasado o el anterior, es un club muy familiar, muy humilde. Del utillero al presidente se sientan a desayunar juntos con los jugadores. Nosotros siendo profesionales los tres primeros años nos duchábamos en un gimnasio con gente de la calle. Eso es lo que lo ha hecho tan español.

El Swansea marcó, un antes y un después, en la carrera de Fede Bessone. Foto: @FedeBessone
El Swansea marcó, un antes y un después, en la carrera de Fede Bessone. Foto: @FedeBessone

Supongo que gran culpa de tu llegada a Gales fue de Roberto Martínez. ¿Te imaginabas que tendría una carrera tan exitosa como la que ha tenido y sigue teniendo?

La verdad es que no. Primero de todo, yo no conocía a Roberto. Sí que conocía a su padre, que daba la casualidad fue mi profesor de Educación Física. Él es de Balaguer y yo soy de un pueblo de al lado Artesa de Segre. Nunca me imaginé que llegaría tan alto. Te voy a contar que hizo una labor en Swansea tremenda. Trajo jugadores con mucha experiencia en el fútbol español, con mucha calidad, ex Espanyol y ex Barça. Nos adaptamos muy bien a la mentalidad que tenía Roberto y al fútbol ofensivo que proponía. Los extremos no defendían y aunque nos metían muchos goles, marcábamos muchísimo. De hecho, la primera temporada en Championship estuvimos peleando hasta faltando dos jornadas por meternos en playoffs para subir a la Premier.

En las redes sociales te vemos interactuando con frecuencia con antiguos compañeros como Chico Flores, Ashley Williams o Ángel Rangel. ¿Es, probablemente, el vestuario con más comunión en el que has estado?

Sí, un vestuario muy unido. Pese a ser un equipo de Premier League la gente sigue siendo muy humilde. Al final es lo que hablo yo siempre con mis compañeros del Prat. Me preguntan: “Con qué te quedas de tu carrera?”. Al final la gente no se acuerda si has jugado en Premier League o cuantos partidos has jugado en Championship, te quedas con la gente que vas encontrándote en el camino y te queda marcada. Por ejemplo, ayer estaba cenando con Ashley Williams aquí en Barcelona que vino a visitarme. Cada vez que voy a Swansea, estuve en navidades, hablé con Jordi Amat, con Ángel Rangel, pude conocer a Fernando Llorente que es un tipo excelente. Te das cuenta de lo bonito que es el fútbol, no solo lo bonito del campo.

En tu estancia en Swansea hay un parón con destino Leeds y Charlton. En el primero de estos equipos coincides con un actual campeón de la Premier, Kasper Schmeichel. ¿Qué puedes decirnos de aquel joven danés con el que compartías vestuario?

Un crack como persona y como jugador. Muy profesional, siempre se quedaba después de los entrenos practicando el desplazamiento de balón. Un profesional de los pies a la cabeza.

Bessone compartió vestuario con el actual campeón de la Premier, Kasper Schmeichel, en el Leeds. Foto: mightyleeds.co.uk
Bessone compartió vestuario con el actual campeón de la Premier, Kasper Schmeichel, en el Leeds. Foto: mightyleeds.co.uk

Uno de los momentos más especiales en tu carrera será el debut en la Premier League. Solo fueron veinte minutos, pero la sensación de jugar en la mejor liga del mundo debió ser impresionante.

Fue tremendo. Brendan Rodgers me trajo del Leeds donde no jugaba nada. El debut fue un poco raro porque se lesionó Neil Taylor y el partido estuvo parado por la lesión. La verdad que muy bien. Una ilusión muy grande y muy feliz.

Debiste quedarte enamorado del fútbol inglés porque tras marcharte del Swansea fichas por el Swindon Town, en la que sería la Segunda B inglesa. Allí coincides con Di Canio en el banco. ¿Qué aprendió Fede Bessone con el italiano al mando que todavía te sirva en la actualidad?

La verdad que no aprendí nada. Se me quitaron las ganas de jugar al fútbol. Era un entrenador con demasiado carácter y pasión. Sobrepasaba los límites. Todo eran insultos y faltas de respeto a los jugadores. Al final menos mal que tuve apoyo en el vestuario, pero fue una experiencia muy complicada que no se la deseó a nadie.

La aventura en Inglaterra siguió en el Oldham Athletic. Tras tantos años en escalera entre la Segunda y la Tercera inglesa, ¿qué le falta al fútbol español para estar a la altura del inglés en cuanto a fidelidad en los campos?

Eso es algo que creo que va a ser imposible. La gente inglesa vive para el fútbol, para el sábado a las tres o el martes a las siete y cuarenta y cinco. Te encuentras a la gente por la calle y les da igual el trabajo. Ellos lo que quieren es apoyar a su equipo, da igual que lo den por la tele, nieve, llueva o haga 35 grados, aunque nunca sea el caso. La gente tiene otro concepto muy diferente de aquí. Creo que es imposible que la gente de aquí iguale el sentimiento que tiene la gente allí por el fútbol. Y a lo mejor es mucho menos atractivo, pero allí quieren que el balón este lo más rápido en el área contraria y apoyar a su equipo.

La aventura sigue y te marchas a vivir el sueño americano, pero no llegaste a debutar. ¿Qué pasó realmente para no poder disputar un solo encuentro?

Llegué allí a finales de temporada, porque allí la temporada empieza en marzo. Llegué en agosto y por tema de pasaporte no pude llegar. Llegué a los tres últimos partidos donde estuve en la semifinal de copa y la final. Tuve la suerte de vivir la experiencia muy bonita de ganar el trofeo. Aunque no jugase ni un minuto me hicieron sentir parte del equipo. Una lástima que no pudiera debutar. Me ofrecieron tres años de contrato, no llegamos a un acuerdo económico porque no llegaban al mínimo que pedía y no pudo ser.

Fede Bessone probó suerte y se marchó a EEUU. Foto: @FedeBessone
Fede Bessone probó suerte y se marchó a EEUU. Foto: @FedeBessone

El mono del fútbol inglés te volvió a las venas un año después fichando por el Milwall. Solo jugaste dos partidos en esa corta etapa.

Tuve muy mala suerte. Acabamos en diciembre en EEUU. Me voy de vacaciones y entreno por mi cuenta y el Milwall me llama en febrero. Entreno, entro en el equipo y todo bien. El primer partido juego diez minutos y el segundo partido soy titular. En el minuto diez de la primera parte voy a tapar un centro con toda la mala suerte que salto, me da el balón y, al caer, se me tuerce el tobillo. Acabé el partido con el tobillo como una pelota de fútbol y eso era a finales de febrero. El míster me había dado la opción de si jugaba cinco partidos renovar, pero jugué dos partidos y luego tuve que estar dos meses lesionado. Tuve muy mala suerte.

Cuando acaba tu etapa en el Milwall, hay un momento de pausa en tu carrera. ¿En algún momento te planteas la retirada?

Sí, de hecho, había vuelto a casa por este motivo. Demasiadas lesiones, siempre me han marcado mucho. Si has visto mi carrera deportiva he estado en buenos clubes, pero por el tema lesiones no he participado lo que me hubiese gustado. Llega un momento que te planteas cosas. A lo mejor ya no tengo que jugar más, disfrutar de mi familia y por eso decidí volverme aquí y afrontar una vida tranquila. Entonces fue cuando Manolo Márquez me llamó y empecé a entrenar de nuevo.

Actualmente, en el Prat has encontrado la continuidad que no tenías en Inglaterra. ¿Qué tiene de diferente el fútbol inglés del español para que Fede goce de esa continuidad en uno y en el otro no?

Primero de todo estamos hablando que en Inglaterra en Championship se juegan todas las semanas sábado y martes, porque cuando no es liga, es copa. Tienes dos copas y claro son sesenta partidos por temporada. Un jugador como yo, de mis características, y mira que me gusta cuidarme, creo que tengo el récord en trece partidos seguidos de jugar sábado-martes. Siempre problema muscular o alguna molestia. Aquí, obviamente, el nivel de exigencia no es el mismo. Se juega de domingo a domingo, tienes tiempo para recuperarte. Si tienes alguna molestia puedes parar dos-tres días y arrancar el miércoles. Mayoritariamente, por eso puedo tener un poco de continuidad y no lesionarme tanto, pese a que ahora soy más mayor.

¿Qué necesita el Prat para salvarse y no pasar apuros en las últimas jornadas?

Sobre todo, acierto de cara a gol. Defensivamente, somos un equipo muy bien trabajado. El equipo sabe a lo que juega. Con el balón, partidos como ante Barça o Mestalla, les hemos plantado cara y creo que hemos podido ganar el partido. Te nombro estos dos porque son dos filiales de nombre, pero como estos dos muchos otros partidos. En Gavà nos empatan en el 94, pequeños detalles que debemos mejorar para en vez de sumar uno o ninguno, sumar de tres en tres.

Eres el segundo capitán del equipo. ¿Ha encontrado Fede un lugar para jugar al fútbol durante muchos años más en el Sagnier?

Ojalá. Estoy muy a gusto tanto con la junta, el míster, el staff. Son gente muy humilde, trabajadora.  Lo que más me gusta del Prat es el vestuario que tenemos. El año pasado ya hicimos un vestuario espectacular. Cosas que no había visto en la vida. Gente que no juega nada cuando había entrenos voluntarios el año pasado, había muchos lunes que no se entrenaba porque íbamos muy bien, y ellos se presentaban allí para demostrarle al míster que querían estar ahí y esperaban una oportunidad. Ya te digo, ojalá pueda jugar muchos años más. Estoy viviendo una etapa muy bonita y estoy muy agradecido al Prat por haberme brindado esta oportunidad.

¿Quién pone la música en el vestuario? ¿Qué suele sonar?

Este año se ha ido Sascha y era nuestro DJ oficial. Hemos sufrido un poco al principio de temporada, pero ahora Padilla es nuestro DJ e Ignacio nos pone un poco del reggaetón ese feo que le gusta a él (risas).

El compañero más gracioso. El más tímido.

Ignacio. El más tímido se lo doy a Sergio. Es muy buen chaval, pero siempre es más reservado.

Finalizada la primera vuelta hagamos pronósticos.

·         Mejor jugador hasta la fecha del AE Prat

Aitor Lario. Ha demostrado que, pese a venir del Castelldefels que bajaron, el año pasado hizo una temporada muy buena. Fue de menos a más. Este año está haciendo una temporada increíble, está muy fuerte. Hasta el momento está siendo el mejor de la plantilla.

·         Mejor jugador hasta la fecha del Grupo 3 de la Segunda B

Te diría Boris. El Gavà está viviendo una situación que Sascha nos lo cuenta, el día que jugamos contra ellos también, y es una locura, un calvario lo que están viviendo. Desde fuera mandarle el apoyo que les hemos dado ya e intentar que se solucione esto. Se lo doy a Boris, tanto él como Sascha tiene mucho mérito que estén tirando del equipo.

·         Equipos que jugarán promoción de ascenso

Complicado. Barça B para ganar la liga. Alcoyano. Y el Hércules acabará tercero por nombre y plantilla. El cuarto puesto estará entre Badalona, Valencia Mestalla y Villarreal B.

·         Equipos que descenderán

Eldense, Levante B, Hospitalet y Saguntino. Y la promoción de descenso el Mallorca b.

Un deseo para 2017

Que consigamos salvarnos lo antes posible, ese es mi deseo.

VAVEL Logo