Saúl Berjón y diez más demuestran que cuando quieren, pueden
El Real Oviedo se volvió a mostrar sólido en su feudo | Foto: Real Oviedo

Una victoria. Eso es lo que llevaba echando en falta el Real Oviedo desde el pasado 4 de diciembre, cuando derrotó al Nàstic, actual colista, en el Nuevo Carlos Tartiere por 1-0. Desde entonces, el cuadro carbayón había acumulado ya tres derrotas consecutivas. Una en La Romareda por incomparecencia, en la que los asturianos regalaron la victoria a los maños. Otra en casa, ante un Córdoba que hizo lo justo para llevarse los 3 puntos a tierras andaluzas. Y la última, la más sonrojante, el pasado domingo en Sevilla.

Foto: Real Oviedo
Foto: Real Oviedo

Urgía pues, como mínimo, mostrar una cara completamente distinta a la de estos últimos partidos donde el Real Oviedo no compitió. Por suerte, el conjunto azul volvía a jugar en su feudo, donde la afición siempre da la cara y está con su equipo a pesar de los pesares. Y es que si esta afición nunca abandonó a su equipo cuando se arrastraba por Segunda B y Tercera, nunca lo hará. El aspecto del propio césped del Tartiere, en un estado preocupante, recordaba al que tuvo aquellos años en los que el Real Oviedo jugaba en categorías que no le correspondían.

Foto: Real Oviedo
Foto: Real Oviedo

Y ese factor cancha lo volvió a aprovechar el conjunto carbayón, que realizó un buen encuentro, en el que pudo ganar con comodidad, pero en el que acabó sufriendo los últimos minutos por unas cuestionables decisiones técnicas. Del partido hay que destacar la soberbia actuación de Saúl Berjón, pese que no está aún al 100% físicamente, así como el de Susaeta, que recordó al de sus mejores tiempos.

Presentaba el Real Oviedo un esquema de 4-4-2, en el que repetía la misma zaga que hizo aguas en el Pizjuán y una línea de cuatro hombres formada por Torró y Erice en el medio, con Susaeta y un Saúl Berjón que estrenaba titularidad debutando en el Tartiere por las bandas. Arriba, la pareja Toché y Linares. Por su parte, el Elche, que llegaba herido tras su derrota en el Martínez Valero ante el Cádiz, presentaba un once con dos ex oviedistas como Hervías y Pelayo, además de Josete, que empezó en el banquillo.

Foto: Real Oviedo
Foto: Real Oviedo

Arrancaba el partido en el Tartiere y ya en el primer minuto avisaba el conjunto ilicitano, con una volea del incombustible Nino que Juan Carlos despejaba a córner. Sin embargo, esta no iba a ser la tónica del partido, ya que el Real Oviedo gozó de muchas ocasiones en la primera mitad para abrir el marcador.

El gran protagonista de estos primeros 45 minutos fue Saúl Berjón, que volvió loco al lateral derecho ilicitano, Luis Pérez. El canterano azul, cuando recibía, encaraba o jugaba con criterio y estuvo cerca de abrir el marcador en un par de ocasiones, primero con un disparo con poco ángulo que rechazaba Juan Carlos, y más tarde con una bonita rosca que salió lamiendo el palo de la portería visitante.

Saúl Berjón marchándose de su marcador | Foto: Real Oviedo
Saúl Berjón marchándose de su marcador | Foto: Real Oviedo

A pesar del gran partido del atacante carbayón, el Elche también gozó de ocasiones claras como una gran contra que finalizó en los pies de Hervías, que, con todo a su favor, le pegó mal al balón y desbarataba así una gran ocasión. Nino también lo intentó con un disparo lejano que se marchó alto por poco.

Con el comienzo de la segunda mitad, el Real Oviedo mostró una gran versión. Primero, Susaeta estuvo a punto de marcar con un disparo lejano que rebotó en un defensa y obligó a Juan Carlos a realizar una gran parada para evitar el tanto.

Sin embargo, solo dos minutos más tarde, una buena combinación de los carbayones culminaba con una gran pared entre Berjón y Toché que el ariete murciano mandaba al fondo de las mallas. El Real Oviedo se adelantaba en el marcador, pero no se conformó, sino que siguió buscando la portería rival.

Toché celebra el tanto ante la mirada de Berjón | Foto: Real Oviedo
Toché celebra el tanto ante la mirada de Berjón | Foto: Real Oviedo

Tras un disparo lejano de Erice que acabó en manos del meta rival, Saúl Berjón se inventaba un maravilloso pase que dejaba en posición franca de remate a Linares, que, sin embargo, golpeó mal debido a un bote inesperado del balón justo antes de disparar.

El Elche gozaba a continuación de una ocasión en un córner en el que Juan Carlos sacó una buena mano para evitar el empate, pero acto seguido, Susaeta recogía un balón suelto en el área rival y con un disparo cruzado colocaba el 2-0 en el marcador a la hora de juego. Parecía que los locales iban a llevarse los tres puntos con comodidad, pero esto es el Real Oviedo y hubo que sufrir hasta el último suspiro.

Susaeta, tras marcar el tanto | Foto: Real Oviedo
Susaeta, tras marcar el tanto | Foto: Real Oviedo

Y es que Linares pudo sentenciar tras un centro de Toché, pero su remate, forzado, se marchó fuera. Toril daba entrada al delantero vasco, ex del Athletic Club, Guillermo, que se iba a quedar mano a mano con Juan Carlos y, tras driblar al meta, disparaba al palo. Se libraban los locales, pero unos minutos después, un centro desde la derecha de Nacho lo remataba Nino con un espléndido cabezazo ante el que nada pudo hacer Juan Carlos.

Foto: Real Oviedo
Foto: Real Oviedo

Tras el gol visitante, Hierro retiraba a Berjón, fundido, para dar entrada a Varela. Antes ya había dado entrada a Rocha por Linares y el Real Oviedo se metió atrás. Y sufrió. Si bien es cierto que el Elche no tuvo grandes ocasiones, el meta Juan Carlos transmitía una sensación de inseguridad que provocaba el murmullo de los presentes en el Tartiere.

Foto: Real Oviedo
Foto: Real Oviedo

Y en la última jugada, a punto estuvo de llegar el empate, en una acción en la que la zaga asturiana tuvo que sacar el balón prácticamente bajo palos para asegurar una victoria balsámica, que rompe una racha negativa de tres derrotas consecutivas.

Foto: Real Oviedo
Foto: Real Oviedo

Se llega así al final de una primera vuelta que el Real Oviedo finaliza con 29 puntos. La próxima semana, volverá a jugar de nuevo en su feudo, ante el Real Valladolid. Una nueva victoria colocaría de nuevo al conjunto carbayón en los puestos de privilegio. Para este partido es posible que Michu vuelva a la convocatoria tras su lesión en Zaragoza, y puede producirse el debut del nuevo fichaje, David Costas, central cedido por el Celta. Su fichaje se anunció ayer tras concluir el encuentro y esta misma mañana ya se ha entrenado con el resto de sus compañeros.

VAVEL Logo