Noches para no dormir: Real Betis 2-5 Real Sporting, goleada asturiana en... La Rosaleda
Alineación del Real Betis contra el Zaragoza en un partido de la temporada 1995/1996. Fuente: www.manquepierda.com

El Real Sporting, llega con las aguas revueltas al Benito Villamarín tras el cambio de entrenador. El pasado lunes, Abelardo llegaba a un acuerdo con la directiva y dejaba de dirigir a un Sporting, que ahora está en manos de Rubi para intentar salir de los puestos de descenso.

En estos casos, hay un dicho que los béticos querrán romper, y es que, se dice que cuando hay un entrenador nuevo en un equipo, la victoria es segura. Lo que sí es seguro, es que los béticos no querrán repetir la mala imagen que dieron un 21 de abril de 1996, cuando cayeron de forma muy clara ante el conjunto asturiano.

Aquel partido, aunque con el Betis como local, se disputó en el Estadio de La Rosaleda de Málaga, debido a que al conjunto verdiblanco le habían cerrado el estadio por unos altercados en un partido de Copa frente el Atlético de Madrid, después de un arbitraje algo dudoso de Rubio Valdivieso. Por ello, la directiva de la palmera tuvo que moverse para buscar un solución, y decidieron que se jugara en Málaga, lo que supondría que Real Betis y Real Sporting, disputarían el primer partido de primera división en la historia de La Rosaleda, ya que el Málaga aún militaba en Segunda B, tras su cambio de denominación.

El partido se puso rápidamente de cara para los asturianos, ya que Cotelo en el minuto 2, puso el primer gol en el marcador. Apenas un cuarto de hora después, Lediakhov hacía el segundo y encarrilaba un partido que los béticos volverían a abrir, tras un tanto de Kowalczyck un minuto después del gol de los rojiblancos. Pero el espíritu de remontada del Betis se vio frenado por Julio Salinas, que con dos goles, uno en el minuto 38 de la primera parte y otro en el minuto 51, ya en la segunda mitad, sentenció un encuentro que tendría dos goles más, como colofón a un estreno por todo lo alto de los partidos de alto nivel en La Rosaleda

Vidakovic, con un gol a veinte minutos del final, puso la euforia en los más de 20.000 béticos desplazados a Málaga, que soñaban con una remontada que nunca se llegó a producir, empeorando el resultado para los andaluces, ya que Iván Iglesias se encargó de poner el 2-5 final en el minuto 81. 

Una noche, que seguro no quieren volver a repetir los béticos, que actualmente se encuentran muy fuertes en el Benito Villamarín.

VAVEL Logo