Especial derbi: 'Los Roig', historia de ambos clubes
Fernando Roig Alfonso, actual presidente del Villarreal CF y miembro de la familia Roig | Foto: VAVEL

Se avecina un nuevo 'Derbi de la Comunitat', y con él, un nuevo choque entre Villarreal y Valencia, dos clubes con un pasado apasionante a lo largo de la historia del fútbol español. El conjunto che, actual cuarto en la clasificación histórica de Primera División, vio como un pequeño equipo que vestía de amarillo fue escalando posiciones y logrando grandes objetivos temporada tras temporada hasta alcanzar su mismo nivel. Lo que antaño fue una amistad, se ha convertido en rivalidad. Sin embargo, y pese a la antagónica situación actual de ambos conjuntos, los dos cuentan con similitudes en su más reciente historia. 

Los años 90 fueron especialmente relevantes para entender lo que son, actualmente, Valencia y Villarreal. Esto es así porque ambos clubes pasaron a ser dirigidos por 'los Roig', una prestigiosa familia de empresarios formada por tres hermanos (fueron siete, pero los otros cuatro no se han visto implicados en ninguno de los dos equipos ni en proyectos relacionados): Juan, Francisco (Paco) y Fernando. En la actualidad, son uno de los grupos industriales más ricos y prósperos que existen, siendo dueños de empresas tan reconocidas como Mercadona, Pamesa y Porcelanosa, además de dedicarse también al sector deportivo.  

A la hora de hablar de Valencia CF y Villarreal CF, hay que dejar apartado al mayor de los tres hermanos, Juan Roig, que pese a ser la cabeza y dirigir el club de baloncesto Valencia Basket, además de Mercadona, no es relevante en las trayectorias de los dos equipos que compiten en la Primera División del fútbol español. Aún así, hay que destacar que Juan permitió la venta de un porcentaje de acciones de su empresa Mercadona por parte de Fernando, para así concluir el saneamiento del Villarreal con Hacienda y otros estamentos públicos.

Fernando Roig, el propulsor del Villarreal CF

Tras conseguir dos ascensos consecutivos, el Villarreal logró asentarse en Segunda División a lo largo de los años 90, con Pascual Font de Mora en la presidencia. Al término de la campaña 96-97, llegaron noticias de que un miembro de la familia Roig, Fernando, quería hacerse con el paquete accionarial del Villarreal CF, que, por aquel entonces, había alcanzado lo que se suponía que era el tope de un club de fútbol de una localidad de entre 20.000 y 30.000 habitantes. A su llegada, Fernando Roig Alfonso, que había sido accionista del Valencia CF y del Pamesa Valencia de baloncesto, anunció que planeaba un ambicioso proyecto, con el objetivo final de catapultar al club castellonense a lo más alto del fútbol español. 

Su primera meta era la de conseguir el ascenso a Primera en dos temporadas. El nuevo presidente amarillo se quedó corto, pues el equipo cuajó una gran temporada 1997-1998 en la categoría de plata y logró ser cuarto clasificado, disputando así la fase de ascenso con un conjunto de Primera: la SD Compostela. Tras el empate (0-0) en El Madrigal, pocos creían en la hazaña a domicilio en San Lázaro. Sin embargo, el Villarreal rompió su techo y cosechó un 1-1 que lo elevó a las estrellas. El primer objetivo estaba cumplido: el Submarino Amarillo era nuevo equipo de Primera División. 

Fernando Roig cumplirá este año dos décadas al frente del club castellonense | Foto: VAVEL
Fernando Roig cumplirá este año dos décadas al frente del club castellonense | Foto: VAVEL

Después de un año 'ascensor', en el cual el Villarreal volvió a descender para luego recuperar la categoría, Fernando Roig puso en marcha su siguiente paso en el proyecto: la consolidación y la creación de la cantera. Lo primero terminó por cumplirse, pues el equipo amarillo se asentó en la máxima división del fútbol español, logrando la permanencia en las primeras temporadas de una forma holgada y tranquila. En 1999, se creó el Villarreal B, el equipo filial de la entidad castellonense, que a lo largo de los años fue subiendo hasta alcanzar la Segunda División. Tres años más tarde, y con la remodelación de El Madrigal en proceso, se fundó la Ciudad Deportiva de Miralcamp, la piedra angular de un proyecto de cantera y progresión de los jóvenes talentos amarillos, que a día de hoy es una de las mejores del mundo.

Varias temporadas después, el club castellonense logró debutar en competición europea, estrenando un estadio remodelado con una capacidad para 25.000 espectadores. Se produjo la llamada 'etapa dorada', con Manuel Pellegrini, que durante los años 2004-2009 ofreció un Villarreal peleando con Madrid y Barça por la cabeza de La Liga, disputando Copa de la UEFA y UEFA Champions League, ganando dos Intertotos y luchando por superar las rondas finales de la Copa del Rey. Futbolistas como Robert Pirès, Juan Román Riquelme, Diego Forlán, Giuseppe Rossi o Nilmar vistieron de amarillo y catapultaron al club a la élite europea, con dos semifinales de Europa League (2003-2004 y 2010-2011) y una en Champions (2005-2006). 

Finalmente, tras el último descenso en 2012, Roig ha conseguido resucitar un proyecto que parecía estancado, alejando al club de los incentivos públicos y conformando una entidad saneada y sin deudas, además de un excelente nivel deportivo. Hay que destacar la inestimable colaboración de su hijo, Fernando Roig Jr., desde el año 2005, así como la del vicepresidente, José Manuel Llaneza. Actualmente, la cantera amarilla es de las más potentes del planeta fútbol, y el Villarreal CF pelea por su primer título  en Europa League, Copa del Rey y Liga, esperando volver a la Champions para saldar su deuda con dicha competición. Además, recientemente se ha renombrado El Madrigal con la nomenclatura de 'Estadio de la Cerámica', y se ha creado una nueva fachada completamente revestida de cerámica amarilla con capacidad para proyectar luces. La marca Villarreal está más viva que nunca. 

Paco Roig y su pasado en el Valencia CF

La llamada 'etapa Roig' en la historia del club che comenzó a mediados de la temporada 1993-1994. Pese a que dicha campaña comenzó muy bien, el desastre de Karlsruher en Copa de la UEFA fue el inicio de una depresión que azotó al equipo durante gran parte de dicho año. Los resultados se tornaron negativos y el conjunto albinegro vagaba por la mitad de la tabla. Así, el presidente Antonio Tuzón abandonó el Valencia a finales de 1993 y en las elecciones realizadas en marzo, Francisco Roig fue elegido presidente de la entidad valencianista, bajo el lema de 'Per un València campió'. Esa campaña será recordada por el penalti de Djukic atajado por González, guardameta del equipo che, que evitó el alirón del Deportivo en detrimento del FC Barcelona. 

La llegada de Paco trajo importantes novedades a la entidad de Mestalla. En primer lugar, se comenzó a usar el idioma catalán en la megafonía del estadio, así como en los diferentes medios de comunicación del club. Además, en la previa de los partidos y en los descansos, se promovió una iniciativa con diversas orquestas y bandas de música de la zona para que tocasen y así entretuvieran al público, algo muy similar a lo que ocurre con el actual programa 'Endavant Provincia' del Villarreal CF. También se renovaron algunos aspectos, como los colores de la equipación, que pasaron a ser blancos y negros, así como la denominación de 'Estadio de Mestalla' al coliseo albinegro.

Durante esta etapa, que duró de 1994 a 1997, el Valencia CF no consiguió ningún título pese a cosechar una final de Copa ante el Deportivo (que perdió 2-1, en la 94-95) y haber competido por La Liga en la campaña 95-96. Además, desfilaron por el banquillo valencianista técnicos como Guus Hiddink, Luis Aragonés o Jorge Valdano. Sin embargo, el irregular nivel deportivo acabó pasándole factura a Paco Roig, pues el equipo che cuajó una buena campaña y dos por debajo de lo esperado. Futbolistas como Penev, Mijatovic o Robert abandonaron el club, en detrimento de jugadores de la talla de Zubizarreta, Eskurza, Mazinho o Romario

La temporada 97-98 azotó con fuerza a la entidad valencianista, que a finales de noviembre alcanzó una situación muy similar a la que se vive actualmente a orillas del Turia. El equipo perdió en Mestalla 0-1 frente a la UD Salamanca, quedando en zona de promoción de descenso a Segunda División. Aquel día, la grada de Mestalla pidió la dimisión de Paco Roig. Y así fue, el 2 de diciembre de 1997, el empresario dimitió como presidente del Valencia CF, ocupando su puesto Pedro Cortés. La 'etapa Roig' fue un preludio a lo que sería la era más gloriosa de la historia del equipo che, con entrenadores como Claudio Ranieri, Hector Cúper y Rafael Benítez en el banquillo, y bajo las presidencias del ya mencionado Pedro Cortés y Jaime Ortí. 

VAVEL Logo