Entrevista. Txemi Talledo: 'Lo de Toledo ha sido lo más raro que he vivido en 30 años de fútbol'
FOTO: JB Monterrey

Para los aficionados al 'fútbol de barro' en Vizcaya el nombre de 'Txemi' huele a portería. No en vano casi 3 décadas intentando evitar goles sin salir de la provincia conforman el curriculum deportivo de José Miguel Talledo Villagra, guardameta entro otros equipos de Portugalete, Santurtzi, Zalla, Barakaldo y Arenas de Getxo, club en el que firma su octava temporada. Sus 37 años cumplidos a finales del pasado añó le hacen integrar el selecto podium de jugadores más veteranos del grupo 2 de Segunda B en el que milita estas dos últimas campañas. Difícilmente iba a pensar el curtido futbolista bilbaíno, protagonista de ascensos, descensos y otra suerte de emociones fuertes,  que su partido 60 en la categoría de bronce del fútbol español iba a quedar en su memoria por un episodio tan controvertido como ingrato de recordar.


PREGUNTA: Es lógico suponer que el número de llamadas que ha recibido en las 48 horas siguientes al partido de Toledo le ha debido saturar.

RESPUESTA: Sí, llevo una agenda bastante ajetreada entre el trabajo, el fútbol y la familia. Todo el mundo se ha acordado de mí, no sólo la prensa, también amigos o excompañeros llamándome y mandándome mensajes de ánimo e incredulidad al mismo tiempo.

P: La rabiosa actualidad quizá no haya hecho reparar en otros detalles, como el hecho de estar hablando con  uno de los tres jugadores más veteranos del grupo 2 de Segunda B, por detrás del defensa de la UD Logroñés César Caneda y del también guardameta de la UD Sanse Raúl Moreno.

R: No sé si seré de los más veteranos, no me he parado a pensarlo ni investigar. Pero no me considero mayor, a veces el DNI es el que me recuerda que tengo 37 años  DNI, y me meto en la cama reflexionando en las responsabilidades que conllevan tener ya cierta edad, una familia con dos hijos, etc. Creo que el fútbol, compartir un vestuario con gente joven,  me da mucha vida y me hace sentir como un chaval más. ¿Cuánto me queda?,,,Mientras el cuerpo aguante y me quieran, creo que tengo cuerda para rato.

P: De esos 37 años, ¿cuántos de ellos jugando a fútbol?

R: Pues empecé con ocho años, que serían siete porque soy del 27 de diciembre, así que llevo 30 años jugando al fútbol.

FOTO: JB Monterrey
FOTO: JB Monterrey

P: En su trayectoria deportiva ha defendido la portería del Portugalete, Santurtzi, Zalla, Barakaldo y Arenas de Getxo. ¿Pero, en qué equipos se forjó Txemi antes de dar el salto a categoría nacional?

R: Yo me inicié en el Danok Bat hasta cadetes, luego Astrabudua, en juveniles el Moraza, y también estuve en el Padura, hasta empezar mi carrera en Tercera en las filas del Portu.

"Para mí era ya un logro jugar en División de Honor"

P: En conclusión, todo equipos vizcaínos. ¿No se planteó salir de Vizcaya en alguna ocasión, o simplemente no surgió esa oportunidad?

R: Es quizá la espinita clavada que se me ha quedado. Yo llevo trabajando desde los 16 años, el fútbol para mí era un hobby. Nunca he llegado en realidad a vivir de este deporte. Por suerte sólo tuve que parar 10 meses por temas de trabajo pero siempre el fútbol ha sido secundario en mi vida. Recuerdo que hubo algo el año que acabé la temporada en 2ªB con el Portu, Se comentó el interés de algunos clubes como el Palencia o el Lleida, pero no cuajó en nada. Tampoco he tenido nunca representante, y seguramente eso influyó. Lo he hecho todo yo y siempre me ha ido bien. También eran otros tiempos, quizás ahora habría salido porque los representantes te lo hacen todo más fácil. De todas formas estoy muy contento de lo que he conseguido en el fútbol y dónde estoy ahora.

P: Cinco años jugando en la Margen Izquierda, ocho con éste en la Margen Derecha. ¿Con qué lado de la ría se queda?

R: Me da igual, porque me ha ido bien en los dos lados.

P: En Portugalete debuta en Tercera División…y también en Segunda B.

R: Llegué al Portu de la mano de Xabi Elorriaga, que había sido compañero mío en el Padura, y le dio buenas referencias al míster, Javi González Etxebarría. Me fue todo rodado en Portugalete, donde debuté en Tercera División. Fíjate qué ilusión, cuando para mí era ya un logro jugar en División de Honor. Y es que el mundo del fútbol ha cambiado mucho estos años. Antes para llegar a División de Honor había que trabajárselo mucho, y ahora, con el tema de los cupos obligatorios que hay que completar con sub-23, la gente joven lo tiene más fácil para llegar a equipos de un nivel como la 2ªB. Viendo a todos los equipos a los que me he enfrentado estos últimos años, me he dado cuenta que todos esos compañeros que estábamos en División de Honor han acabado en 2ª B.

P: En el Arenas de Getxo, su actual club, es donde más tiempo ha permanecido. Ocho temporadas con ésta, pero no consecutivas, ya que en la temporada 2011/12 jugó con el Barakaldo. ¿A qué se debió ese paréntesis de un año donde decidió cambiar de aires?

R: Si echamos la vista atrás, el proyecto que había antes en el Arenas era más humilde, con la excepción del año del centenario que sí que fue más ambicioso, que apostaron fuerte y salió desgraciadamente ‘rana’. El resto de añós el Arenas era un equipo de mitad de tabla que aspiraba a salvar la categoría en Tercera. Cuando llegó la oferta del Barakaldo, se trataba de fichar por un equipo que acababa de descender a Tercera, pero con otro tipo de aspiraciones, con mayor repercusión, afición, etc. No podía rechazar ese reto. Recuerdo que el día que firmé me hicieron una entrevista por la tarde – la primera vez que un periodista me llamaba por teléfono – y a la pregunta de por qué venía al Barakaldo, yo le contesté simplemente que ' a ascender'. Gracias a Dios lo conseguimos en un año duro y complicado.

FOTO: JB Monterrey
FOTO: JB Monterrey

P: Le hemos oído comentar en alguna ocasión que después del Athletic su equipo es el Arenas. Hablando del Athletic, ¿ha llegado a jugar en San Mamés?

R: No, no he llegado a jugar ni en el nuevo ni en el antiguo San Mamés. Sí que puedo contar que, cuando formé parte de la Selección de Euskadi amateur que se proclamó campeona de Europa en la Copa de las Regiones, hubo un homenaje previo al partido que se hace todos los años de la Selección de Euskadi, y saltamos al césped de San Mamés todos los jugadores. Imagínate 35000 personas allí, con ese ambiente… fue increíble. Recuerdo que mis amigos hasta hicieron una pancarta para la ocasión que rezaba ‘Txemi eres el puto amo’. Me impresionó mucho subir esas escaleras mientras ves la tribuna enfrente. Eso se me ha quedado grabado.

P: Con tantos años bajo palos, ¿en qué ha ganado Txemi además de madurez y unas cuantas canas?

R: Tranquilidad. Es algo que me preguntaron hace poco. La diferencia es que antes había una falta lateral y estaba intranquilo, nervioso, dudando si la irían a poner hacia este lado o el otro. Ahora es que no me preocupo, estoy relajado. La portería es un puesto especial, donde además de parar hay que hacer otras muchas cosas bien: tomar decisiones, ayudar al equipo, salir fuera del área, iniciar jugadas con el saque…

"El mismo portero del Toledo, la semana anterior en Las Llanas, estaba como yo o más adelantado"

P: Y a todo esto se añade la responsabilidad de lucir el brazalete de capitán.

R: La capitanía es algo que me ha tocado. Durante mi carrera he tenido grandes capitanes donde fijarme, sin ir más lejos Manu Franco, un fenómeno que ahora es nuestro secretario técnico, anteriormente compañero de vestuario varios años, y además mi amigo. También aprendí de otros como Elorriaga, Gorka Bidaurrázaga... Como anécdota, puedo contar que la primera vez que entré en un vestuario de mayores, con 16 años, coincidí con Carlos Pouso como míster, quien me subió desde el filial porque se lesionó un portero. Llegué una hora antes y entré al vestuario por una ventana a cambiarme y echar un rondo con ellos. Cuando el entrenador nos mandó entrar para comenzar el entrenamiento cogí mi ropa y pregunté por un sitio libre para dejarla. Me senté, y cuando terminó la charla Pouso me di cuenta de que había cogido el sitio de uno de los capitanes del equipo, que había echado mi ropa fuera. Cosas como ésta se han perdido hoy en día, si hoy se me ocurre hacer eso igual hasta me pegan.

P: Y en todos estos años de fútbol, con tantos partidos a sus espaldas, ¿había vivido algo igual o parecido a lo de Toledo, con tres decisiones tan rigurosas tan consecutivas y en el último minuto del descuento?

R: Pues en 30 años no había vivido nada igual. Para empezar está claro que estoy adelantado, no voy a negar la evidencia, pero como todos los porteros del mundo. El mismo portero del Toledo, la semana anterior en Las Llanas, estaba como yo o más adelantado. Añade la repercusión de que me sacan dos amarillas en menos de un minuto, siendo además el minuto que se trataba. En la previa del penalti el dorsal 6 de ellos estaba recriminándole a Alberto Toril la acción, y yo me acerqué a decirle qué quería más si ya había pitado penalti. Al final nos enzarzamos y me sacó amarilla, un error que yo he cometido, y por el que en consecuencia me sancionan. Luego cometo otro error como es adelantarme,y me sacan la segunda. También es posible que me hubiese ahorrado la primeratarheta pero me  adelantase una segunda vez y me habrían expulsado…¿Quién sabe?.

P: En el seno del Arenas se insiste "Todo un Toledo sólo nos pudo ganar repitiendo un penalti y con un jugador de campo como portero"en analizar el final del partido como el colofón a una serie de decisiones erróneas a lo largo del partido del colegiado alicantino García Aceña.

R: La verdad es que todo en el partido fue un poco raro. En el minuto ocho ya comenzamos a mosquearnos, cuando el árbitro le dijo a Txopi que a la siguiente vez que agarrase le pitaría penalti, a lo que nuestro jugador le respondió que él no agarraba a nadie, que nuestro equipo defiende los saques de esquina en zona y cada uno está pendiente al balón'. Fue el tipo de arbitraje de los que te va minando minuto a minuto, a través de pequeñas decisiones en tu contra.

" Zumalakarregi le preguntó al árbitro: '¿Si me adelanto me vas a expulsar?' "

P: En ese contexto el propio entrenador, Jon Pérez ‘Bolo’, ha recalcado que las acciones que deciden el choque vienen precedidas de una concatenación de errores en contra que podían hacer presentir lo peor.

R: Lo del descuento es capítulo aparte y hay que contar la jugada completa, que empieza con un balón que coge Txopi de espaldas, le enciman, le dan y empujan hasta que cae al suelo y se la roban. Luego abren en banda donde la recibe Jokin Esparza, que tiene la marca de Jaime (Zumalakarregi) y una ayuda. Al intentar irse Jaime le coge la posición y se la roba, pero como el jugador al sentir el contacto se tira al suelo, consigue que le piten falta a favor. Una falta que sacan al segundo palo donde Gaizka Bergara despeja a córner. En el saque desde la esquina Javi Gómez, que de cabeza es Dios, remata tan mal que sale 40 metros por arriba despedida al otro lado junto al banderín del córner. Sin embargo el colegiado – cosa de locos - decreta saque de banda a favor del Toledo, generando la jugada que termina en nuevo córner. El lanzamiento lo hacen pasadísimo, pero con el balón aún por el aire se oye un pitido. El árbitro para el juego y se dirige a Alberto Toril amenazándole con pitar penalti, por mucho que él le comentase que el delantero le estaba agarrando también.

FOTO: JB Monterrey
FOTO: JB Monterrey

P: Y entonces llega el penalti...

R: Se repite el saque de esquina y ahí no voy a discutir la apreciación del contacto que hubo en el área. Quizá el delantero ha puesto de su parte para caer al suelo, o demuestra ser más listo y veterano que nuestro jugador, Sólo sé que nada más señalarlo el árbitro el propio Javi Gómez comentó literalmente: 'Sabía que iba a pitar penalti, es que lo sabía'. Luego Barranco, se dirige donde está Alberto y yo me siento en la obligación de apartarlo. Mis formas sé que no son buenas y cometo un error que no debería, y por el que, vuelvo a repetir, me sancionan. Cuando tira el penalti Lolo Plá tengo la suerte de pararlo, pero se manda repetir por considerar el árbitro que me había adelantado. Me saca la segunda amarilla y como no había más cambios se pone Jaime los guantes. Es curioso que cuando Jaime se dirige a la portería, le comenta al árbitro: 'Tengo amarilla, ¿si me adelanto me vas a expulsar?'. El colegiado le conminó a irse a la portería pero nuestro jugador insistió en saber si lo expulsaría en tal caso, a lo que el árbitro terminó contestando: 'Tranquilo, que no te voy a expulsar'.

"Mi reacción fue cómica. si me pilla con 25 años no sé qué habría pasado"

P: Parece que no hubo más incidencias tras el segundo lanzamiento y el gol en consecuencia del Toledo.

R: No, pero todo es muy raro, y si hablamos de lo disciplinario, y de la rigidez a la hora de amonestar, no podemos olvidar que el árbitro no puede abandonar el campo hasta que salga el último jugador, por si pasa algo, del mismo modo que el primer asistente se va al túnel de vestuarios para ser testigo de alguna incidencia posterior. Este árbitro sin embargo hizo caso omiso a todo y se marchó ‘a toda leche’ a su vestuario. Pienso que igual que se ahorra esa disciplina y aplicación del reglamento a rajatabla, del mismo modo podría haberse ahorrado esa tarjeta que me sacó.

P: Por todo ello es digno de alabar vuestro comportamiento final, y se entienden bien los elogios del míster a los jugadores en rueda de prensa. Afortunadamente para el Arenas no se repitió lo pasado el sábado en Urritxe con las reacciones a posteriori de algunos jugadores del Castilla por el penalti señalizado.

R: Claro, porque es difícil aguantar ese tipo de situaciones. Sin ir más lejos mi reacción yo la calificaría hasta de cómica, como la de un niño. Yo tomé la determinación de irme para evitar. Es lo que hablábamos de la madurez, porque si eso me pilla con 25 años no sé lo que habría pasado. La verdad es que todo el mundo que me ha hablado, todo el que me ha escrito, todos me recalcan lo mismo: ‘¡No sé cómo te has aguantado, Txemi!’. Si te digo que nadie había sabido lo que había pitado, y yo me doy cuenta cuando se dirige el árbitro a mí. ' ¡Me va a expulsar! ' - es lo primero que pensé entonces - porque, a diferencia de otros compañeros, yo sí sé que esa acción implica tarjeta.

P: Para más inri, a la derrota y la forma de sobrevenir, se añade la carga del nada cómodo desplazamiento de vuelta desde Toledo a casa. ¿Cómo se sobrelleva el camino?

R: El viaje lo sobrellevas como puedes, porque además el árbitro nos estuvo retenidos hasta acabar el acta casi sobre las ocho de la tarde. En el bus intentas olvidarte, jugando a cartas por ejemplo, y quitarle hierro, porque además llevamos una racha de nueve semanas sin ganar. Tocó hacer terapia de grupo, que luego el lunes en el entrenamiento la rematamos con tres minutos hablando del tema. A partir de ahí a pensar única y exclusivamente en el Socuéllamos ya que no se pude hacer nada por revertir el resultado de Toledo, y tampoco el club piensa siquiera recurrir tarjetas o nada.

FOTO: JB Monterrey
FOTO: JB Monterrey

P: Otro partido ante un equipo manchego, el Socuéllamos, que se convierte en casi una final para vosotros, dada la cercanía en la clasificación con respecto al club que actualmente marca el puesto de salvación del descenso directo. Y lo hacé el Arenas, además de en esa dinámica negativa citada, con usted sancionado y el otro guarrdameta lesionado.

R: En efecto, Company no está para jugar, así que recurriremos a Pablo Fid, un porterazo repescado de la cantera, al que conozco bien de las temporadas que viene entrenando con nosotros, con muy buenas maneras y que había salido en busca de minutos para foguearse. Ahora toca apoyarle y estar a muerte con el chaval.

P: ¿No recurrirán a Zumalakarregi como segundo portero?

R: No fastidies, pues precisamente comentábamos el otro día de su capacidad para jugar en tantas posiciones diferentes – mediocentro, lateral, central, mediapunta o punta…y ya sólo le faltaba hacer de portero.

P. Ya que se habla de jugadores de campo que acaban como porteros, esta situación se produjo curiosamente también en el partido de ida, donde Roberto tuvo que acabar los últimos minutos defendiendo la portería del Toledo por la expulsión de Alcolea. 220 partidos ya disputados en este grupo 2 y, si no llevamos mal la cuenta, sólo en los dos enfrentamientos entre Toledo y Arenas se ha dado este caso.

R: Es curioso, aunque a mi modo de ver es bastante diferente lo que pasó en Gobela. Onésimo en la rueda de prensa se escudaba en esto, pero yo no lo veo así, y si viene a decir que ‘la risa va por barrios’ yo le digo que el mío es Uribarri. Mencionan que metimos un gol en fuera de juego, pero la verdad es que hay linieres que son unos ‘hachas’ y se equivocan en Primera, como para no estar ‘ciegos’ en Segunda B. Se quejan de la expulsión de Israel Castro pero entiendo que es justa si en la primera acción mete un codazo y luego, ya con una amarilla, agarra a Aitor Ramos cuando se iba hacia portería. Después, en la segunda expulsión, Alvarito se echa el balón en largo y el portero sale, fuera del área 15 metros, le mete una patada que casi da la vuelta de campana. Creo que son expulsiones justas. ¿Que dicen que en nuestro primer gol se ve en las imágenes que el jugador está adelantado? No te lo puedo negar pero creo que es un error humano, uno, y a mi modo de ver asumible.

P: Tanto Bolo como usted mismo, antes de esta entrevista, pedían respeto por el escudo que representan, por la historia de este club, y el valor de lo que se juegan. ¿Entiende que al igual que se protesta en otras categorías, en Segunda B puede haber un doble rasero, por nombre y presupuesto, que implique un trato arbitral diferente a la hora de tomar decisiones?

R: Particularrmente no creo que sea lo mismo pitar por ejemplo en el Salto del Caballo que en Gobela, con todo el respeto para esa gran afición que lleva ya ocho años aguántandome… Eso es una verdad como un templo, y aunque es cierto que los equipos grandes llegan más al área, que crean más ocasiones, son embargo te digo que en los momentos importantes, no importa la categoría, se equivocan siempre para el mismo lado.

"Todo un Toledo sólo nos pudo ganar repitiendo un penalti y con un jugador de campo como portero"

P: Se entiende que no comparte el argumento desde Toledo que venía a equiparar el arbitraje del domingo con el del partido de la primera vuelta en Gobela.

R: No lo veo así. Sin ir más lejos la ocasión más clara del partido iba a ser nuestra, pero no nos la permitieron, cuando Borja se iba ‘más solo que la una’ y pita fuera de juego.. Aunque éstos son errores que tienes que asumir, como el fuera de juego que ellos reclamarán que le señalan a Owusu. Yo no puedo ir al trabajo y excusarme con que hemos perdido por un fuera de juego, porque me dirán que soy un llorón. Sin embargo lo del domingo no es llorar. No ha habido una persona que se haya puesto en contacto conmigo desde entonces que no haya empezado su mensaje o conversación con la misma expresión: '¡Vaya atraco! O ¡Vaya robo!' Los únicos que no lo dicen son los aficionados del Toledo y sus jugadores, a quienes habría que ver colgando fotos e imágenes si les hubiese pasado a ellos… Yo no me quejo de un hecho puntual como un fuera de juego. Me quejo por todo, y lo del descuento ya es la bomba.  Si te digo que nadie había sabido lo que había pitado el árbitro, ni los rivales, y yo me doy cuenta cuando se dirige a mí. De inmediato presentí que me iba a expulsar, porque, a diferencia de otros compañeros, yo sí sé que esa acción se castiga con tarjeta.

P: Quizá para desdramatizar todo y aportar ese granito de arenas a la terapia, sea momento conveniente para ir despidiendo la entrevista con un chiste de los que que le granjean la sama en el autobús del Arenas…

R: (Risas) La verdad es que soy un tonto en esto de los chistes, me gustan los malos, que a base de insistir terminan haciendo gracia. Me viene a la mente uno que me han contado recientemente y dice así: ‘Son dos jardinero" y uno le dice uno al otro: Oye, ¿a ver cuándo quedamos? Y el otro responde: Cuando podamos’.

P: Y siguiendo con los chascarrillos, ¿existe alguna otra anécdota que pudiese relacionarse de alguna forma a los sucesos del domingo en Toledo?

R: Otra anécdota relacionada con un penalti me sucedió en La Florida, con un jugador que ahora es compañero mío de vestuario. En un Portugalete – Arenas el árbitro pita penalti y expulsa a mi compañero Gabilondo. Mientras el jugador se marcha hacia vestuarios, tiran el penalti, lo paro, y en el rechace entra Imanol Aguiar como un loco a rematar mientras yo meto las manos, de tal forma que el balón acaba entrando. El árbitro pita gol, el primer asistente pita que Gabilondo no ha salido del campo, y el segundo asistente señala falta. Se termina repitiendo el penalti y metiendo gol el Portu.

FOTO: JB Monterrey
FOTO: JB Monterrey

P: ¿Alguna conclusión positiva se puede extraer de este episodio?

R: Al final lo del otro día te sirve para seguir aprendiendo, son cosas del fútbol, que nunca te deja de sorprender. ¡Y te lo dice uno que lleva 30 años jugando y lo de ayer no le había pasado nunca! Yo saco otra lectura positiva aparte de lo que comentó el míster de ‘los huevos grandes’que hemos demostrado los jugadores, y es que contra un Toledo que va segundo, con su once titular hasta los cambios sólo nos hace una ocasión, la que Canario lanza al larguero y el rechace le va a Jordan con la fortuna de pararlo. Un Toledo que recurre en sus cambios nada menos que a Pablo, Owusu y Javi Gómez, que acaban jugando con tres delanteros y dos extremos, y que no nos hace ni ‘huy’. Hay gente que aún que le cuesta admitir que al fútbol se juega de muchas maneras, y es cierto que no llevamos mucho peligro, pero es que jugábamos ante un equipazo en su propio campo. Que no se olvide que todo un Toledo sólo nos pudo ganar repitiendo un penalti y con un jugador de campo como portero.

"Me pareció un poco fuera de lugar la celebración del gol del Toledo"

P: ¿Se queda con ganas de comentar algo más sobre lo ocurrido el domingo?

R: No quería despedirme sin recordar lo que criticaron desde Toledo como vergonzoso en el partido de ida, cuando 'Alvarito' metió el segundo gol y fue a celebrarlo. Por si no lo saben, su familia viene cada 15 de días desde Sevilla a verle a Getxo. El chaval es un niño que acababa de meter su primer en gol en 2B y lo celebra como un loco, algo lógico y normal. En cambio sí que me pareció un poco fuera de lugar la celebración del gol del Toledo, empezando por el que lo metió, y acabando por todos los que fueron y salieron del banquillo. En honor a la verdad, me consta por compañeros que estaban en el campo, que hubo también jugadores del Toledo que nos reconocieron el ‘robo’ del partido, que nos daban ánimos para venirnos arriba, incluso el mismo Onésimo con una cara desencajada en el túnel de acceso, como si pensara qué decir en la rueda de prensa. Yo es que no sería capaz de celebrar un partido ganado de esa forma.

P: ¿Se ha convertido el Toledo en bestia negra para el Arenas?

R: Es una gozada jugar en campos como el Salto del Caballo, con ambiente, con gente metiéndose con el portero, cosa que a mí me motiva.  El año pasado fuimos a Toledo con opciones de ponernos cuartos si ganábamos…y nos pintaron la cara, nos dieron un baño. En los años que llevo yo jugando al fútbol no he sentido tanta impotencia en mi vida: nos metieron tres y nos pudieron haber cascado ocho. Pero nosotros cuando terminó el partido nos echamos una foto antes de montar en el bus y la pusimos en twitter acompañando el mensaje: ‘hoy no hemos estado, pero el sábado estaremos’. Y no pasa nada. Este año nos vamos de Toledo también perdiendo pero de una forma que siempre nos vamos a acordar.

P: Con todo lo pasado, ¿Cómo se siente ahora Txemi?

R: Me siento un privilegiado por estar viviendo esto con 37 años. Pena porque ahora pienso que podría haberme dedicado a jugar al fútbol solo, igual que lo hacen compañeros que tengo ahora de vestuario, como Company, que viene de Valencia a dedicarse solo al fútbol. Es la única pena que me llevo del fútbol donde he conseguido ascensos (también descensos), o un campeonato de Europa con Euskadi. El fútbol me ha dado muchas cosas y le estoy agradecidísimo.

VAVEL Logo