Todo se decidirá en San Paolo
Insigne celebra su gol | Imagen: Dani Nieto (VAVEL)

Y la primera piedra, superada. El Real Madrid llegaba al duelo contra el Nápoles para comenzar una serie de semanas plagadas de partidos y entrenamientos que contará, por primera vez en mucho tiempo y para alivio de Zidane, con todos sus integrantes (a excepción de Danilo que sigue recuperándose de su lesión de tobillo). Los meses de febrero y marzo avecinan tormentas pero parece ser que los blancos quieren apaciguar las aguas con goles y victorias.

La Champions se hacía notar y con ella llegaba al Santiago Bernabéu un conjunto napolitano peligroso y sin nada que perder debido, principalmente, a su gran racha reciente (no perdían desde octubre, casi nada), y a la calamitosa derrota del Barcelona el martes en París. En esta competición cualquier equipo te puede matar y eso está más que demostrado.

Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Remontada de unos merengues aupados por la buena primera parte de Karim Benzema, el típico gol de Kroos y el zambombazo de Casemiro que levantó el júbilo del respetable allí presente. Ya casi nadie se acuerda del gol de Insigne nada más comenzar el duelo, aunque los datos no dicen lo mismo. Y es que el resultado cosechado por los blancos (3-1) puede parecer, a primera vista, más que factible para llegar a los cuartos de final de la UEFA Champions League, pero a lo largo de su historia, el Real Madrid ha logrado este mismo marcador en competición europea (con el reglamento vigente) hasta en seis ocasiones, y ha caído en cuatro de ellas.

Ante el PSV en 1971, fuera. Contra el Grasshopper en 1978, más de los mismo. En 1982 sería eliminado por partida doble, enfrentándose al conjunto húngaro Ujpest, y en Alemania versus el Kaiserslauten. Eso sí, ya ante el PSG en 1993 y el Manchester United en 2003, lograría el pase a la siguiente ronda. En definitiva, un 33 % de probabilidades de que el Madrid, remitiéndose a su historia reciente, se clasifique. No obstante, el Nápoles tampoco es que corra con una suerte distinta, pues jamás ha remontado un 3-1 en Europa. Está claro que una de las dos balanzas se va a mover, y eso se verá el próximo 7 de marzo.

VAVEL Logo