El Tartiere sigue ganando partidos
Foto: Real Oviedo

Se respiraba un aroma a partido importante en el Nuevo Carlos Tartiere. El Real Oviedo, tras romper su nefasta racha como visitante en Miranda de Ebro, recibía a un rival directo, el Getafe. Los madrileños, en el choque de la primera vuelta, fueron el único equipo capaz de haberle remontado un partido a los de Fernando Hierro en lo que llevamos de temporada.

Sin embargo, este Getafe no era aquel que estaba hundido en la clasificación, sino que visitaba el Tartiere asentado en puestos de playoff, tras la gran dinámica de buenos resultados que tiene el conjunto azulón desde la llegada de Bordalás al banquillo.

Foto: Real Oviedo
Foto: Real Oviedo

Presentaba un gran ambiente el feudo carbayón, que registró la mejor entrada de la temporada, tras la promoción puesta en marcha por el club para este encuentro, en el que los abonados podían adquirir entradas de acompañante por diez euros. El Real Oviedo salía con un trivote en el centro del campo formado por Torró, Borja y Rocha.

Comenzaba el partido en la capital del Principado y lo hacía dejando a las claras que iba a ser un encuentro muy disputado. Ninguno de los dos equipos conseguía hacerse con el control del juego y se sucedían las imprecisiones.

Foto: Real Oviedo
Foto: Real Oviedo

Pero lo cierto, es que parece que el Real Oviedo se maneja como pez en el agua en este tipo de situaciones cuando juega en su feudo. Y de esta manera, tras un balón recuperado en campo rival, Susaeta, que cuajó una gran actuación, asistía a Toché, que una vez más no fallaba y adelantaba a los carbayones en el marcador pasado el cuarto de hora de juego. Volvía la conexión que tantas alegrías ha dado a la parroquia ovetense.

Foto: Real Oviedo
Foto: Real Oviedo

Tras el gol, el guión del partido apenas cambió. Se veían pocas ocasiones, siendo la más clara un gran lanzamiento de falta de Damián Suárez que se marchaba lamiendo el palo de la portería de Juan Carlos. Con la mínima ventaja para los locales, se llegaba al descanso.

Sin embargo, en la reanudación, el guión del partido sí que cambió por completo. Tan solo dos minutos tardó el Getafe en igualar la contienda, tras un centro desde la derecha que cazaba Chuli en el interior del área para mandar el balón al fondo de las mallas.

Tras el empate, el partido se tiñó del rojo que vestían hoy los madrileños. El Getafe disfrutó de sus mejores minutos en los que tuvo varias ocasiones para haberle dado la vuelta al resultado. Sin embargo, no supieron concretarlas.

Foto: Real Oviedo
Foto: Real Oviedo

Se llegaba así al tramo final del choque, en el que las fuerzas se volvieron a igualar y parecía que el partido estaba destinado a acabar en tablas. Sobrevolaba sobre el Tartiere la sombra del Alavés de Bordalás, que la temporada pasada se llevó un punto del feudo carbayón, en un encuentro muy similar, en el que el Real Oviedo se adelantó pronto en el marcador y los visitantes también empataron nada más empezar el segundo tiempo.

Sin embargo, el Tartiere no dejaba de alentar a los suyos para ir a por los tres puntos. Y ese empuje culminó al filo del minuto noventa, con un balón rechazado por la zaga visitante, que Erice cazaba en la frontal del área. El mediocentro, con un zurdazo inapelable, batía al ex sportinguista Alberto para desatar la locura de la afición oviedista.

Foto: Juanjo Castro
Foto: Juanjo Castro

Tras aguantar en los minutos de prolongación, el Real Oviedo sellaba su tercera victoria consecutiva y el Tartiere se venía abajo. El conjunto carbayón se llevaba un partido muy disputado con raza y gracias al apoyo de su incansable afición, que también empujó para que el disparo de Erice acabara en el fondo de las mallas.

Foto: Real Oviedo
Foto: Real Oviedo

Con esta victoria, el Real Oviedo se coloca en quinta posición, con 41 puntos, los mismos que el tercer clasificado. Una racha de cinco victorias en los últimos seis partidos han catapultado a los azules a la zona noble de la tabla. El próximo viernes visitarán al Reus, con la intención de seguir sumando puntos que sigan ilusionando a una afición que tiene ganas de soñar.

VAVEL Logo