División en las gradas del Sánchez Pizjuán
La grada del Sánchez Pizjuán | Imagen: Francisco Santiago (Vavel.com)

Hace unos meses parecía imposible que se viviera algo parecido a lo ocurrido este sábado en el transcurso del partido entre el Sevilla y el Eibar. El Ramón Sánchez Pizjuán siempre se ha caracterizado por ser un estadio que aprieta de lo lindo para llevar a los suyos a por el triunfo, siendo capaces de amilanar a los rivales de mayor envergadura. En Nervión se cumple la máxima de que la afición es el jugador ‘número 12’.

División latente

Los Biris, ubicados en la grada de Gol Norte del Sánchez Pizjuán, una vez más y por segundo partido consecutivo no animaron a los suyos con sus habituales cánticos. Tan solo en el comienzo del encuentro entonaron el himno del Centenario junto al resto de la grada. Tras esto, se sentaron en sus asientos y guardaron silencio hasta que en un momento del encuentro empezaron a entonar “Pepe Castro, marioneta” en referencia al presidente de la entidad rojiblanca. A este cántico el resto del estadio respondió en parte con pitos, dándoles a entender que si habían anunciado que no iban a animar tampoco tenían que protestar, no era el momento ni el lugar cuando se estaban jugando tres puntos muy importantes.

El Eibar no ayudaba con su juego

Tras estos primeros pitos, el partido continuó, sobre el césped el Eibar se hacía fuerte y le ponía las cosas muy complicadas a los locales. Un balón directo desde la defensa y una buena jugada posterior de Ben Yedder y Jovetic terminó con un gran centro del serbio para que Sarabia hiciera el 1-0. Con la segunda parte en juego y el Eibar buscando el empate, los Biris entonaron de nuevo el cántico hacía Castro y tras los pitidos, el campo empezó a cantar de forma espontánea algunas de las letras que los Biris crearon hace tiempo. Estos respondieron con cierta sorna con un “otra, otra” a lo que el campo pitó con más fuerza y parte de la grada de Gol Norte empezó a lanzar cortes de mangas a diestro y siniestro. La división era patente y mientras tanto el Sevilla no cerraría el encuentro hasta el minuto 91, otra vez gracias a una asistencia de Jovetic esta vez sobre Vitolo.

El Sevilla terminó venciendo pero esta vez ocurrieron cosas muy extrañas en la grada. Enfrentada y sin preocuparse por lo único importante, lo que ocurría sobre el césped. Algunos jugadores del conjunto andaluz ya se han manifestado a través de sus cuentas de Twitter para pedir la unión de la grada como es el caso de N’Zonzi. El tiempo dirá como acaba todo esto pero ahora, con unos octavos de Liga de Campeones a la vista no parece el mejor momento para la ruptura.

VAVEL Logo