La solidaridad deportivista permite lograr la repatriación de Moussa
Imagen: R.C.Deportivo

Hace una semana, la playa del Orzán volvió a ser protagonista de una muerte más, una zona muy peligrosa que en los últimos años se ha llevado varias vidas por delante. El joven senegalés de 17 años, que solo llevaba nueve meses en A Coruña, se ahogó tras ir a buscar un balón. Su padre Moth llevaba cuatro años en la ciudad y decidió que tanto su esposa como su hijo Moussa se trasladasen a la ciudad gallega, para que así el joven tuviese una vida mejor. Moussa tenía en mente ser marinero como su padre y tampoco descartaba la idea de formarse.

El esfuerzo de todos hizo posible el objetivo

Desde la muerte del joven, los amigos senegaleses de la familia, la mezquita, el Deportivo Cristal -club donde jugaba el joven- y el instituto donde cursaba 3º ESO se pusieron manos a la obra para que el joven pudiera ser repatriado a su país, más en concreto a la localidad de Kaffrine. El padre del joven explicaba que les hacían falta unos 6.000 euros para hacer frente a los gastos de la repatriación.

Sin lugar a dudas, la muerte y la repatriación del joven conmovieron a la ciudad de A Coruña. Desde un primer momento, mucha gente hizo sus donaciones en una cuenta abierta en Abanca. Fue el RC Deportivo, un símbolo de la ciudad, quien también se quiso sumar a ayudar a la repatriación del joven Moussa Cissé, consiguiendo 4.774,63 €, tal como informó el club, que sumados a otras donaciones, han conseguido el objetivo de devolver al joven senegalés a su país natal. 

Tal como explicó el club en un comunicado, era muy importante ayudar a la familia senegalesa y quiso agradecer al deportivismo por sumarse a esta causa, ya que para el club gallego son muy importantes las causas sociales y demostrar que la afición deportivista es un ejemplo de solidaridad.

VAVEL Logo