El Deportivo, frustrante a domicilio una vez más
Willian José celebra el tanto del triunfo de su equipo. Fotografía: LaLiga

Llegaba el Deportivo con calma relativa al encuentro de esta mañana en San Sebastián. La victoria por 2-0 ante el Málaga el pasado sábado no certificaba la permanencia de los blanquiazules pero la dejaba encarrilada, eso sumado al estéril empate de ayer entre Osasuna y Sporting dejaba al Deportivo tranquilo para afrontar este encuentro, pese a las importantes bajas de Arribas, Guilherme y Carles Gil. Delante una Real Sociedad que no sólo llega al tramo final de la liga con los deberes hechos, si no que peleará hasta el último momento una plaza europea, plaza que, de hecho ocuparía ganando a los coruñeses a falta de ver que saca el Athletic de su encuentro ante el Eibar.

La calma del Deportivo se convirtió en pasividad muy mal disimulada, salió mordiendo el conjunto coruñés en los primeros compases, pero poco le duró la gasolina a los de Pepe Mel, que se vieron rápidamente superados por una Real Sociedad muy potente por las bandas con la proyección de los laterales, que no sólo creaban peligro en ataque, si no que cortaban cualquier tentativa coruñesa por los flancos.

El Deportivo se fue metiendo atrás y saliendo a patadones de su área, condiciones muy poco favorables para que jugadores como Andone o Çolak, que volvían al once en San Sebastián, pudieran generar un mínimo peligro.

La Real movía el balón a su antojo pero no acababa de convertir ese dominio en peligro hasta el minuto 27, en el que Yuri saca un gran centro al área, Willian José atacó a la perfección el espacio y Sidnei no llegó para encimar a su compatriota, que cabeceó a la escuadra para hacer el único tanto del encuentro.

El gol trajo consigo un momento de anarquía en el campo que daba la sensación de poder romper en el segundo de la Real Sociedad en cualquier momento, pero al volver el orden, los locales volvieron a controlar el cuero y el Deportivo a seguirlo con la mirada.

Se llegó así al descanso, sin ocasiones a reseñar por parte de ninguno de los dos equipos.

Y el monólogo donostiarra siguió en el segundo acto. Mucho balón por dentro con el criterio de Xabi Prieto y por fuera con las subidas de Yuri y Zaldúa, incombustibles a lo largo de todo el encuentro, el Deportivo era un espectador más en el césped de Anoeta, una sensación que no es ni por asomo nueva esta temporada en el conjunto coruñés, el cuál sólo ha ganado en una de sus dieciséis salidas hasta la fecha, lejos de Riazor le cuesta horrores puntuar.

Intentó Pepe Mel cambiar las cosas desde el banquillo metiendo a John por un desfondado Kakuta y dejó algún detalle el holandés, pero insuficiente para generar peligro a un Rulli que también ejerció de espectador esta mañana de domingo.

Tampoco Joselu ni Bruno Gama aportaron argumentos para que el Deportivo se llevase algo positivo de un partido al cuál no compareció.

Tuvo tiempo la Real de dar un último susto tras una gran jugada de Sergio Canales, que mandó un zurdazo con mucha intención contra el palo izquierdo de la meta que defendía Germán Lux

Se marcha la Real Sociedad momentáneamente en puestos de Europa League y el Deportivo tendrá que preparar el encuentro de este miércoles frente al Real Madrid a ocho puntos del Sporting de Gijón y a falta de 5 jornadas por jugarse. Aún hay cosas por decidir en la parte baja de la tabla.

VAVEL Logo