Informe VAVEL playoffs 2017: Real Murcia
Informe VAVEL playoffs 2017: Real Murcia | Fotomontaje de Mateo Villalba (VAVEL.com).

Después de 38 intensas jornadas en la zona alta del grupo IV de Segunda B, se avecina una promoción de ascenso que contará con varios invitados de última hora. Entre ellos se encuentra el Real Murcia, desahuciado para muchos de la pelea por el ascenso a mitad de temporada. La plantilla confeccionada durante el verano pasado por Guillermo Fernández Romo tenía ante sí el importante reto de llevar al equipo hasta la Segunda División. A pesar de las expectativas generadas, la primera parte del campeonato no salió como se esperaba y se llegó a diciembre con serias dudas sobre la capacidad de los jugadores para alcanzar el objetivo.

La llegada en diciembre del empresario extremeño Raúl Moro Martín trajo consigo una serie de fichajes que aumentó el nivel futbolístico del equipo, en lo que era una clara apuesta para llevar al cuadro de la Nueva Condomina hasta el fútbol profesional. La contratación de Vicente Mir como técnico fue el golpe en la mesa definitivo para hacer del Real Murcia el segundo mejor equipo de la segunda vuelta, lo que le ha terminado llevando hasta el bicampeonato del grupo. Solo el Lorca de Xu Genbao ha terminado por delante de los pimentoneros, que afrontan sus terceros playoff consecutivos con la moral por las nubes, a diferencia de lo que sucedió en las dos últimas campañas. 

Un inicio renqueante

El Real Murcia de la primera vuelta, entrenado por un hombre de la tierra como lo es Paco García, arrancó el campeonato con sus visitas a otros estadios como su principal lastre. Las derrotas ante rivales directos como el Villanovense (1-0) y el Jumilla (2-0) y otros que peleaban por metas más modestas como la Balona (3-1), el San Fernando (0-1) y el Mancha Real (3-1) lastró demasiado a un equipo que apenas puntuaba lejos de su feudo. De hecho, no sería hasta su visita a Linarejos el 23 de octubre cuando logró su primera victoria (0-1) fuera de Nueva Condomina, una gesta que no repetiría más que en El Ejido (2-3) y en el Francisco de la Hera ante el Extremadura (0-2), cuando se llegaba al parón invernal.

Por contra, en el estadio grana se obtuvieron 20 de los 30 puntos cosechados en la primera mitad de la liga regular, lo que, sin duda, mantuvo con opciones a los murcianos de seguir luchando por retornar al fútbol profesional. Victorias balsámicas ante equipos de la talla del Lorca (2-0) y el Marbella (1-0) suponían un alivio intercalado entre chasco y chasco en territorios foráneos. No obstante, ni siquiera en los choques en NC se veía que los delanteros pimentoneros tuvieran la suficiente talla para llevar al club hasta el playoff.

Wilson Cuero no logró ni un solo gol en su breve paso por el Real Murcia | Foto: La Verdad
Wilson Cuero no logró ni un solo gol en su breve paso por el Real Murcia | Foto: La Verdad

Borjas Martín y Wilson Cuero habían sido los elegidos por Romo en agosto para liderar la zona de ataque del Real Murcia, pero el tiempo terminó demostrando que esta fue el área en el que más se equivocó el director deportivo. El punta canario tan solo consiguió dos goles en su periplo por el cuadro de la capital del Segura, mientras que el ex del Cádiz y el Granada B, entre otros, no vio portería en ninguna ocasión. Unos números insostenibles para un equipo que aspiraba a mucho más que rondar los primeros puestos de la clasificación.

Cuando la ampliación de capital del club tocaba a su fin en el mes de noviembre, se produjo la llegada de Raúl Moro, un empresario extremeño que, gracias a su inyección de 400.000 euros en la institución pimentonera, se convirtió en el segundo accionista de la misma, solo por detrás de Gestora Deportiva Murciana, empresa en poder de los herederos de Jesús Samper y que actualmente se encuentra en concurso de acreedores.

El nivel de la plantilla se dispara

El Consejo de Moro, acompañado por Deseado Flores y el periodista Pedro Contreras, apostó fuerte por la consecución del objetivo y aprovechó el mercado invernal para armar una plantilla de garantías. De la mano de Flores, un hostelero murciano que hizo las funciones de director deportivo, llegaron futbolistas como Víctor Curto (diez goles en el Linares), Sergi Guardiola, David Sánchez, Elady Zorrilla (diez goles en el Mancha Real) y Josema, entre otros. En total, diez incorporaciones que supusieron un notable salto de calidad con respecto a quienes formaban el equipo en la primera mitad del curso.

No obstante, tanta modificación no solo necesitó de grandes cantidades económicas (se estima que Guardiola costó en torno a 80.000 euros), sino de una segunda pretemporada para que todos los nuevos se compenetraran. Entre tanto, los resultados cosechados eran más bien irregulares, con victorias importantes como la que se logró ante el Villanovense en el último minuto (2-1) o derrotas dolorosas como la sufrida en Lorca (1-0). Los múltiples empates ante rivales directos como el Melilla y el Jumilla y frente a conjuntos más modestos como el Recre terminaron suponiendo el cese de Paco García como entrenador grana y su sustitución por Vicente Mir, quien el año pasado se quedó a las puertas de Segunda con el Hércules.

Los 16 goles de Curto y Guardiola han contribuido en buena medida a alcanzar las eliminatorias de ascenso | Foto: La Verdad
Los 16 goles de Curto y Guardiola han contribuido en buena medida a alcanzar las eliminatorias de ascenso | Foto: La Verdad

A pesar de la derrota en el primer partido dirigido por el valenciano, ante el San Fernando por 3-1, la trayectoria de Mir al frente del Real Murcia ha sido inmaculada. Los ocho triunfos y los dos empates cosechados en las últimas diez jornadas de liga dan buena fe de lo que ha sido el cuadro grana del tramo final. Tras tumbar al Cartagena (1-3) en su propio estadio, se logró un punto de inflexión que disparó a los murcianistas en la carrera por el playoff en la que ya no se encontró con freno alguno. El empate in-extremis en Marbella (1-1) consagró a los de Mir como un candidato real a estar arriba y ante el que clubes que luchaban por salvarse (Linares, Sanluqueño, Mancha Real y La Roda) sucumbieron sin lograr hacer demasiada oposición.

Tras la victoria en la última jornada ante el Extremadura UD (tercer mejor equipo de la segunda vuelta) por 3-0, el Real Murcia alcanzó el segundo puesto de la clasificación. A ello contribuyó la derrota del Villanovense en Sanlúcar (2-0), aunque los principales artífices de la posición final del equipo han sido los dos delanteros llegados en enero. Entre Víctor Curto y Sergi Guardiola han perforado la portería contraria en 16 ocasiones, por lo que ambos llegan en plena forma para afrontar una promoción de ascenso que siempre se hace larga y dura y en la que, muchas veces, las dinámicas marcan la diferencia. 

Estadísticas

Aunque en el tramo final de la campaña se han mejorado los números en todos los aspectos, si ha habido una estadística que se ha mantenido a lo largo de toda la temporada ha sido la buena racha en Nueva Condomina. Los aficionados del Real Murcia han podido ver cómo su equipo ha cosechado en casa la friolera de 43 puntos, más que ningún otro equipo del grupo IV en este aspecto. Estas cifras se han conseguido, entre otras cosas, gracias a las 19 victorias logradas en el feudo pimentonero, donde solo se ha perdido ante el San Fernando (0-1) y La Roda (0-1).

Lejos de Nueva Condomina, los granas han mostrado en la segunda vuelta una ligera mejoría con respecto a la primera. Mientras que en la jornada 19 solo había cosechado diez puntos fuera de casa, al terminar la liga regular suman 24 en este sentido, otro factor que ha marcado la diferencia para poder disputar el playoff de la presente temporada.

Hablando en términos goleadores, en el ecuador del curso futbolístico, el diferencial dejaba tan solo un +1 para un Real Murcia que, como se ha mencionado, acusó la falta de acierto de sus dos delanteros por aquel entonces. Curto y Guardiola supieron acabar con esta lacra a las mil maravillas y su trabajo se ha terminado plasmando en el goal-average final. Los pimentoneros suman 48 goles a favor (un tercio de ellos logrados por estos dos artilleros) y acumulan 29 en contra, por lo que el +19 final es buena muestra de la efectividad mostrada por estas dos incorporaciones.

La capacidad defensiva del equipo ha sido dispar en función del escenario en el que jugaba. En Nueva Condomina, Diego Rivas y Simón Ballester solo han tenido que recoger el balón de entre las mallas en un total de siete ocasiones, una cifra netamente inferior a la cosechada fuera de casa. En territorio foráneo, el Real Murcia ha encajado 22 goles, lo que supone casi el 76% de estas dianas.

Como dato curioso aportado por Alberto Lozano (@albertolofe), cabe destacar que el club grana lleva seis años sin ganar en un partido de eliminatoria. La última vez que lo hizo fue ante el Sabadell en 2011 cuando derrotó al cuadro catalán por 1-0 con un golazo de falta de Dani Aquino, ahora delantero de referencia en el Racing de Santander. Tras esta alegría, que supuso el campeonato de Segunda B, se ha cosechado un total de tres empates y tres derrotas, si se cuenta la promoción disputada en 2014 por el ascenso a Primera ante el Córdoba. Todas estas últimas liguillas se saldaron con la eliminación del equipo murciano, que espera por fin romper esas malas estadísticas en los playoff que se avecinan.

El estandarte del Real Murcia: David Sánchez

Aunque podría destacarse a varios futbolistas de la actual plantilla del Real Murcia, el mejor nivel mostrado por el cuadro grana durante la segunda vuelta lleva, sin duda, el sello de David Sánchez. El centrocampista sevillano fue la primera piedra del proyecto de Raúl Moro y Deseado Flores, que querían a un hombre contrastado y con experiencia en la categoría para llevar el timón del equipo dentro del césped. A sus 34 años, Sánchez ha pasado por las tres primeras divisiones del fútbol español, aunque en Segunda B es donde más tiempo de su carrera ha pasado. Ha llegado a militar en el Melilla y el Gimnástic de Tarragona, pero su último gran logro lo obtuvo con la camiseta del Cádiz, equipo con el que ascendió a Segunda la temporada pasada bajo las órdenes de Álvaro Cervera.

David Sánchez se ha convertido en el jefe del equipo dentro del terreno de juego | Foto: futbolbalear.es
David Sánchez se ha convertido en el jefe del equipo dentro del terreno de juego | Foto: futbolbalear.es

Tras un segundo y breve paso por el Atlético Baleares, Sánchez hizo las maletas para desembarcar en el club de la Nueva Condomina, donde se ha convertido en indiscutible en los esquemas de Vicente Mir. Su visión de juego para enlazar con la delantera le ha dado muchas alegrías a la afición pimentonera, que también ha gozado con el ‘guante’ que el sevillano tiene a balón parado. De hecho, en el primer partido que disputó provocó el tanto de la victoria (2-1 ante el Villanovense), mientras que en San Fernando quitó las telarañas de la portería del Bahía Sur con un trallazo de falta directa que empotró en la escuadra derecha.

Con 1440 minutos disputados, es uno de los jugadores que más oportunidades ha disfrutado (15 partidos, todos ellos como titular), tanto por parte de Paco García como del actual ‘míster’. Los pocos partidos en los que no ha estado presente se ha demostrado que Sánchez tiene bien cubiertas las espaldas por jugadores como Diego Benito y, sobre todo, Armando, un hombre que ha ido de menos a más conforme se ha desarrollado la temporada. Sin embargo, el mando, la calidad y la trayectoria que Sánchez aporta cuando comanda el centro del campo resultan prácticamente insustituibles, mucho menos en un playoff, donde se necesita mucho más que buen fútbol para saber gestionar los momentos típicos de tensión que llegan en momentos como este.

Análisis táctico: defensa sólida y delantera letal

Puesto que la temporada vivida en el Real Murcia bien podría dividirse claramente en dos mitades, hay que destacar que la base del equipo se vio alterada con el cambio de directiva y de entrenador. Prestando atención a los últimos esquemas de Vicente Mir, podría hablarse de que ha conseguido formar un equipo que suele llevar el control del balón, especialmente en los primeros compases del partido. No obstante, cuando es el rival el que lleva la posesión, el planteamiento defensivo le permite evitar cualquier tipo de peligro en jugadas trenzadas desde el centro del campo. Las acciones a balón parado son el principal hándicap de la zaga grana, que se ha visto sorprendida principalmente por este tipo de jugadas y por algún que otro contragolpe.

Josema y Golobart se han convertido en los hombres de referencia en el centro de la zona de retaguardia, mientras que el lateral derecho, aunque ha sido objeto de alternancia, es propiedad del ‘pájaro’ Juanjo, quien destaca por su facilidad para encarar y sumarse al ataque. En la izquierda, Fernando Pumar ha crecido con el paso de las jornadas y sus facetas defensivas también se ven complementadas con su habilidad para colgar centros al área y servirlos a la cabeza de los delanteros.

Josema ha sido uno de los fichajes revelación del mercado invernal | Foto: Cadena SER Murcia
Josema ha sido uno de los fichajes revelación del mercado invernal | Foto: Cadena SER Murcia

Como guardameta titular se ha hecho un sitio Simón Ballester, jugador que milita en el Real Murcia desde las categorías inferiores y que ha arrebatado la titularidad a Diego Rivas por méritos propios.

El centro del campo ha experimentado más variaciones con la marcha de Paco García en el mes de febrero. La llegada de David Sánchez supuso un salto de calidad en esta zona, que pasó a estar liderada por el ex del Cádiz. Gracias a la labor de sus escuderos Armando y Diego Benito, son pocas las jugadas que no terminan en las botas de los atacantes pimentoneros, que han disfrutado de pases de calidad tanto a balón parado con en otras jugadas.

La alternancia en las bandas ha sido la nota dominante no solo a nivel general, sino también en la propia etapa de Vicente Mir, que solo ha dado continuidad a Rayco, seguramente el que mejor rendimiento ha ofrecido en esa zona. El valenciano tardó en darle oportunidades a Elady, pero el ex del Mancha Real parece haber entendido las instrucciones del técnico y su velocidad y desborde puede marcar la diferencia en las eliminatorias. El buen rendimiento del ciezano Isi le había convertido en un fijo en el once titular, pero su lesión le mantendrá alejado de los terrenos de juego durante unas semanas y no podrá ayudar a la plantilla hasta la temporada que viene.

Al no haber visto la quinta cartulina amarilla, tanto Rubén Ramos como Roberto Alarcón estarán en disposición de jugar desde el comienzo del playoff. Ambos han demostrado capacidad de crear peligro en ataque, cuando no están asistiendo a Curto o Guardiola. Del extremo leganense se esperaba ya mucho a principio de temporada, pues fue una de las apuestas fuertes de Romo que tardó en encontrar la regularidad. A pesar de que contaba con la confianza de Paco García, una lesión le mantuvo en el dique seco durante unas semanas y perdió su puesto en el once titular. El juego de Vicente Mir tampoco le ha terminado de favorecer, pero en los últimos partidos ha dejado pinceladas de calidad que le dejan en las mismas condiciones de disputar minutos en promoción que cualquier otro de los habituales.

En lo que respecta a la punta de lanza, esta tiene dos nombres propios desde enero: Víctor Curto y Sergi Guardiola, que han cumplido a las mil maravillas con las expectativas que se habían creado en torno a ellos. La sequía de Borjas Martín y Wilson Cuero en la primera vuelta hizo que la necesidad de encontrar delanteros contrastados fuese capital. El ex punta del Linares venía de marcar diez goles con su anterior equipo y en Murcia no ha defraudado. Tiene la portería entre ceja y ceja y no le importa si tiene que llevar el peso de la jugada o si solo tiene que aprovechar el más mínimo rechace: sus disparos son sinónimo de peligro para el guardameta rival, al que le toca cruzar los dedos para que el balón no vaya entre los tres palos.

Tres cuartos de lo mismo sucede con Guardiola, aunque quizás el jumillano ha logrado destacarse más a la hora de conectar remates de importante dificultad y, sobre todo, de regatear y engañar a los defensas a la hora de plantarse ante el portero contrario. No obstante, además de su indudable capacidad goleadora, Curto y Guardiola han destacado por su incansable trabajo de presión sobre los zagueros que tienen enfrente, tanto que estos se ven obligados muchas veces a jugar en largo con sus centrocampistas.

De un modo general, se podría decir que la efervescencia del juego grana tiene lugar en los primeros minutos del partido y en el comienzo de la segunda mitad. Es en esos instantes cuando los delanteros están más frescos y cuando más bueno hacen el trabajo de los centrocampistas. Cuando toca sufrir y aguantar los embistes del contrario, Josema y Golobart se muestran eficaces a la hora de despejar los balones aéreos y los pases de la muerte, un aspecto en el que se fallaba al inicio del campeonato y que aprovecharon rivales como el Villanovense en el encuentro disputado en el Romero Cuerda y el Recre en su visita a la Nueva Condomina. Ahora, el error se ha subsanado y rara es la vez que los dos centrales se ven sorprendidos. Cuando alguno de ellos necesitan descanso, Borja Gómez hace las veces de mariscal para que sus compañeros no bajen la guardia; de hecho, es una de las razones por las que Vicente Mir alabó su fichaje. 

Once ideal 

Simón: El meta procedente de la cantera grana comenzó la temporada a la sombra de Diego Rivas, pero con la llegada de Vicente Mir al banquillo pimentonero, Simón se hizo con el control de la meta grana. Su buen hacer bajo los palos ha hecho que sea una pieza clave para este nuevo Real Murcia. Su consolidación llegó ante el FC Cartagena, donde cuajó una actuación soberbia, llegando a parar un penalti.

Juanjo: El defensa murciano llegó en el mercado de invierno para reforzar la zaga grana. Desde su llegada, Juanjo se ha ido haciendo con el control de la marca defensiva y se ha convertido en una pieza clave para Vicente Mir. Su experiencia la temporada pasada con el Cádiz, y el posterior ascenso la temporada pasada, serán una referencia para el conjunto pimentonero.

Golobart: Llegó sin hacer mucho ruido en el mercado veraniego y con mucho esfuerzo y tesón se hizo con la titularidad en la defensa de la Nueva Condomina. Su excelente calidad y su versatilidad han dado muchos puntos a los murcianos. Golobart es uno de los jugadores más queridos por la afición murciana, que tiene en él un ejemplo de lucha hasta el final. Román Golobart ha sido sido un jugador clave, primero para Paco García y ahora para Vicente Mir.

Josema: Murciano de nacimiento, Josema llegó en el mercado invernal para reforzar la defensa murcianista. Desde su llegada ha aportado mucho al centro de la zaga defensiva del Real Murcia. Vicente Mir le ha dado un rol muy importante, aportando mucho desde el once inicial o partiendo desde el banquillo.

Pumar: El lateral gallego cumple su tercera temporada en el club murciano. En esta última temporada ha ido de menos a más, siendo un jugador discutido con Paco García, y ganando protagonismo tras la llegada de Vicente Mir. Con el nuevo entrenador ha cuajado buenas actuaciones, llegando a marcar goles e asistir a sus compañeros.

David Sánchez: Llegó como regalo de reyes para darle solidez al centro del campo del Real Murcia. Desde su desembarco en la Nueva Condomina, Sánchez se ha revalorizado, y como si de un buen vino se tratara, con los años ha mejorado. La magia de sus botas ha dado pie a muchos goles pimentoneros. Desde que se vistió la zamarra grana ha sido titular indiscutible. Su experiencia con el Cádiz, la temporada pasada, será un ejemplo a seguir para sus compañeros.

Diego Benito: Uno de los dueños del centro del campo murcianista. 1953 minutos ha disputado esta temporada, dando dos asistencias y probado el sabor del gol en una ocasión. Diego Benito ha sido una pieza fundamental para Paco García, y ahora también para Vicente Mir.

Elady Zorrilla: Fue uno de los últimos refuerzos del club grana en el mercado invernal, para darle vida al centro del campo y al ataque murciano. Mir tiene en él a un jugador de centro de campo con vocación ofensiva, que aporta mucho en la organización del juego, como en ataque.

Rayco: El mercado invernal le trajo al Real Murcia por su buen hacer en la Ponferradina. Con el nuevo Murcia de Mir, Rayco ha ganado protagonismo. Rayco siempre que ha jugado lo ha hecho partiendo desde el once titular.

Víctor Curto: Era el deseado por el equipo y la afición. El goleador procedente del Linares Deportivo llegó en Navidad para regalar goles a la grada de la Nueva Condomina. Y goles es lo que ha hecho desde su llegada. Es el máximo artillero de los murcianos y es una pieza clave para los playoffs de ascenso. Imparable y con un ansia de gol, Curto está acompañado de una jauría de lobos con ganas de gol.

Sergi Guardiola: Guardiola volvió al Real Murcia para acompañar a Víctor Curto en el ataque murciano. Desde su regreso a la entidad murciana no ha dejado de aportar, ya sea con goles o con asistencias. Él y Curto forman la pareja ideal de ataque de Vicente Mir. Destaca su solvencia y su olfato goleador.

VAVEL Logo