Última parada: Cardiff
Twitter: @ChampionsLeague

Allá por enero de 2016, pocos se imaginaban el lugar en el que se iba a encontrar el Real Madrid actual. La destitución de Benítez hacía remover las aguas en Chamartín. Sin embargo, los jugadores merengues, con Zinedine Zidane al margen, lograron calmar esas aguas ganando la Champions League en Milán. Un año después, y tras una temporada en la que el Real Madrid ha sido más que nunca un equipo, en el que todos han tenido oportunidades, los blancos llegan de nuevo a la cita más importante del año futbolístico a nivel de clubes, la final de la Champions League, habiendo conseguido ganar la Liga.

El destino ha querido que este año la final de la Champions sea en Cardiff, ciudad natal de Bale, que por otra parte, parece estar recuperado de su lesión y afronta la final en plena forma. El Pricipality Stadium, Millennium Stadium o National Stadium of Wales, denominado por cualquiera de estos tres nombres, será la última parada de la temporada para el Real Madrid.

National Stadium of Wales

El Millennium Stadium fue construido para la Copa del Mundo de Rugby de 1999, y fue inaugurado el 26 de junio de ese mismo año, en un amistoso de rugby entre Gales y Sudáfrica. El estadio tiene capacidad para 74.500 aficionados y es una de las mecas en el mundo del rugby. En este estadio juegan las selecciones nacionales de gales, tanto la de rugby, como a de fútbol, acogiendo partidos del Seis Naciones. Cuenta con un techo retráctil, que según anunció la UEFA la pasada semana, se cerrará para evitar ataques terroristas con drones. 

National Stadium of Wales desde el aire. Fuente: Getty Images

National Stadium of Wales desde el aire. Fuente: Getty Images

La Juventus en busca del triplete

En esta última parada de la temporada blanca, también se encontrará la Juventus. El equipo italiano llega tras proclamarse campeón en la Serie A y en la Coppa D'Italia, por lo que viajará a la capital de Gales en busca del triplete. Los juventinos ostentan el privilegio de ser el conjunto menos goleado en lo que va de competición, ya que tan solo han encajado tres goles, todos a balón parado. 

El equipo de Allegri tiene varios puntos fuertes. Buffon está demostrando que los años no pasan por él, otorgando una gran seguridad a los italianos y echando el cerrojo a su portería. La "BBC" juventina, Bonucci, Barzagli y Chiellini, se compenetran a la perfección en defensa, donde Dani Alves sirve como gran complemento, sirviendo como una variante letal en ataque. En líneas atacantes, Dybala lleva la voz cantante, sacando a relucir la magia que posee en su pierna izquierda, con la cual pueda realizar grandes golpeos, o filtrar balones a Higuaín, que es la referencia de la Juventus en ataque, y que marcó dos tantos en la semifinal ante el Mónaco. 

En busca de un imposible

Los blancos intentarán conseguir algo que nadie hasta ahora ha podido hacer, ganar dos Champions League seguidas. Y lo buscarán ante el equipo que más finales ha perdido, una de ellas ante el Real Madrid, en 1998. Además, el Real Madrid cuenta con un hecho en contra, y es que desde 1989 un equipo italiano gana cada siete años la Champions League, algo que no deja de ser una anécdota más, pero que los de Zidane tendrán muy presente.

El trofeo de la Champions, frente al estadio de la final
El trofeo de la Champions, frente al estadio de la final
VAVEL Logo