Resumen de la temporada 2016/17 parte I: Atlético de Madrid, siempre quedará el Manzanares
Autor: Anxo Rei / Fotomontajes VAVEL

Él fluye ya a sabiendas de que será su último año que los vea pasar. Esta temporada que empezaba en 2016 y con su fecha de fin apuntada en el 2017, tuvo la especialidad para el equipo colchonero de ser la última tras cincuenta años que vivió el Vicente Calderón. Un curso plagado de subidas y de bajadas, con lágrimas y sonrisas, con buenas caras, y con no tan buenas, con algún suspenso en el transcurso de sus días, pero con una nota final de aprobado, además aprobado con nota, nada de suficientes, échenle un siete y medio, o bueno, maticen al ocho, porque el Atlético de Madrid cumplió sus objetivos pero le faltó la brillantez, la constancia, o incluso, la suerte para alcanzar el sobresaliente, que sin duda habría sido un título despidiendo la que medio siglo fue la casa rojiblanca. Eso sí, algo que cada vez confirman más los años es que el mayor sobresaliente que tienen los colchoneros es la pasión de su afición que en esta temporada ha vuelto a dejar su huella marcada en todo aquel que ha tenido la suerte de escucharla. Hay una cosa clara: el hogar del Atlético de Madrid siempre estará donde esté su afición.

Todos y cada uno de los momentos que ha atravesado el Atlético de la temporada aglomerados en dos resúmenes con la capacidad de no dejar ningún corazón rojiblanco indiferente, o con la intención de contar a aquellos que no lo entienden cómo han sido las pasiones de la temporada rojiblanca. ¡Comienza a rodar el balón por el césped de VAVEL!

Una vez terminada la temporada es hora de analizar y reflexionar. El Atlético de Madrid ha realizado un trabajo duro y constante, partido a partido. Los atléticos han disfrutado de la última temporada en el Vicente Calderón como solo ellos saben. Han cantado, han gritado, han llorado… Y no solo la afición. Toca recordar lo mejor de la temporada.

El equipo del Manzanares, a lo largo de la temporada, ha contado con bajas importantes como las de Tiago o Augusto, ausentes durante toda la temporada, o como las de Juanfran, Giménez o Vrsaljko, especialmente en el tramo final de la Liga. Y a pesar de ello, poco a poco los rojiblancos se han abierto paso entre los grandes de Europa, consiguiendo ser semifinalista de la Champions por segunda vez consecutiva. Algo que para el Atlético de Madrid de hace años era impensable. Los del Cholo lo han conseguido.

Pero no solo eso. A pesar del esfuerzo en la competición europea y de las importantes bajas, los rojiblancos se han clasificados terceros en la Liga. Un puesto que se han ganado con el sudor de su frente, manteniéndose firmes. El objetivo era terminar la temporada terceros, y así ha sido. Lo han cumplido. Y es que como dijo Diego Pablo Simeone, “si se cree y se trabaja, se puede”.

La plantilla se ha dejado la piel en el terreno de juego a lo largo de la temporada. Todos por igual. Pero hay que destacar a algunos en concreto. Por ejemplo, al capitán, Gabriel Fernández, que durante 2.897 minutos lo ha dado todo por la camiseta rojiblanca. A sus 33 años sigue demostrando que puede con todo y más. Y sin duda ha sido uno de los mejores jugadores de este año. En cuanto a defensa se refiere, Godín ha vuelto a ser la pieza clave, junto a Oblak y sus mágicas paradas. Torres, aunque no ha sido regular, ha marcados goles que han hecho vibrar a la afición. Y Griezmann, una vez más, ha demostrado su talento y todo lo que vale.

Se podría analizar uno a uno a todos los jugadores del equipo, pero es el conjunto, el trabajo en equipo y la compenetración, lo que ha hecho grande al Atlético de Madrid. Entre todos, aportando cada uno un poco de su habilidad han conseguido que el club colchonero termine la temporada terceros de Liga, semifinalistas de Champions por segunda vez consecutiva y manteniendo sus filas en orden y listas para la próxima batalla, encabezados por Simeone.

La temporada 2016-2017  ha dejado un sabor de boca agridulce en el equipo y en los aficionados rojiblancos, ya que pese a que los resultados finales no han sido malos (terceros en Liga y semifinalistas en Copa y Champions) da la sensación de que se podrían haber alcanzado cotas más altas. En resumen, estos son los puntos que le han flaqueado al conjunto rojiblanco:

Desde el principio el Atlético tuvo que nadar a contracorriente. Los del Cholo Simeone dejaron dudas en el inicio de Liga, con dos empates consecutivos ante dos equipos recién ascendidos (1-1 en el Calderón ante el Alavés y 0-0 en Butarque ante el Leganés) que les dejaron muy pronto lejos de Barça, Madrid y Sevilla. Dos resultados decepcionantes fruto de malos partidos, donde Griezmann y compañía demostraron estar faltos de ideas y con muchos problemas para generar ocasiones. El mal juego acompañó al equipo durante gran parte del campeonato liguero, pero la recuperación para la causa de los artilleros rojiblancos permitieron maquillar los resultados.

El equipo fue tremendamente irregular en juego y resultados. En la primera vuelta ninguno de los duelos directos ante equipos de la parte alta acabaron con victoria colchonera.  Pese a que en la segunda mitad del curso el nivel de juego mejoró también existieron partidos malos, especialmente el de la ida de semifinales de Champions ante el Real Madrid. Ese 3-0 en contra marcó la temporada al completo.

La maldición de los penaltis. Esta temporada el Atlético ha lanzado 14 penaltis y ha fallado un total de 8. Además algunos de estos fallos han sido claves en la temporada, especialmente el de Kevin Gameiro en el Camp Nou que pudo significar la clasificación para la final de Copa del Rey.

Las lesiones han lastrado el rendimiento del equipo. Para muestra un botón: en la ida de semifinales europeas en el Bernabéu las bajas de Vrsaljko y de Juanfran obligaron al Cholo a inventarse un lateral derecho. Aunque Lucas Hernández cumplió se notó que jugaba fuera

de su posición y eso favoreció la victoria clara del Real Madrid. Pero las bajas no solo han afectado al lateral diestro, sino también a la zaga, a la punta de ataque, a la portería y especialmente al mediocampo. Las lesiones de larga duración de Tiago y Augusto obligaron a Simeone a alinear siempre a los mismos jugadores. 

La temporada del Atlético de Madrid ha tenido muchos altibajos pero casi todos los puntos negativos pueden solventarse con trabajo y con una buena planificación de la plantilla. El futuro se presenta halagüeño, si se hacen las cosas bien y si se arreglan los errores cometidos la próxima campaña el equipo colchonero no tendrá límites.

La jornada 28 llegó con el gran atractivo de un Atlético - Sevilla que sería trascendental para las aspiraciones de ambos conjuntos. Los andaluces podrían sentenciar prácticamente la tercera plaza o los rojiblancos recortar tres puntos a su rival, dejándole muy tocado moralmente tras dos empates que supieron a derrota. Finalmente, aquel partido acabó siendo el mejor de la temporada 2016/2017 para el Atlético de Madrid en la competición liguera.

Los rojiblancos ofrecieron a su fiel afición la mejor imagen del año. El verdadero Atleti había vuelto y un Sevilla a la deriva lo pagó. Godín (1-0, minuto 37) abrió la lata a balón parado para encarrilar un partido que controlaron los del Cholo en todo momento, Griezmann (2-0, minuto 61) dejó una de las perlas de la temporada con un auténtico golazo de falta directa que se coló por la escuadra de Diego Rico y Koke (3-0, minuto 77) sentenció cazando un balón en el área pequeña y rematando a placer con la portería vacía. El Sevilla, ausente y perdido sobre el césped, solo pudo maquillar el resultado gracias al joven Correa, el mejor de los suyos, poniendo el definitivo 3-1 en el marcador.

De este modo, el Atlético ganó la primera `final´ de la temporada, resurgiendo a costa de un Sevilla hundido, al que, además, le ganó el golaverage. Este partido supuso un punto de inflexión para la temporada de los rojiblancos, fue una demostración de fortaleza y de poderío ante un equipo que se consideraba "el nuevo Atleti". Después de esta victoria llegaron otras muchas y, sobre todo, llegó la tercera plaza. El Atleti dejó una tarde para el recuerdo en un Vicente Calderón que ya es historia. Una de tantas.

 

Dicen que el ser humano es el único capaz de tropezar dos veces con la misma piedra (puede que más), y es lo que se vio en el partido de ida de semifinales de Champions League entre Real Madrid y Atlético de Madrid. Los colchoneros llegaban a una nueva eliminatoria europea con ganas de revancha tras haber perdido dos finales ante los blancos y caer en cuartos en 2015. Además, los de Zidane habían ganado 0-3 esa misma temporada en el Vicente Calderón, asestando un duro golpe a la moral rojiblanca. Por todo ello, los aficionados esperaban a un equipo compacto, serio y con cierta rabia por lo acontecido en las últimas campañas. Nada de eso se vio aquel día sobre el terreno de juego.

Pérdida de identidad

El Atleti no llegaba en mal momento a la eliminatoria. El Madrid venía de sufrir bastante más ante el Bayern y seguían peleando la Liga contra el Barcelona en cada jornada. La situación no se presentaba mala para el club de la ribera del Manzanares, pero quién sabe si por miedo escénico, fantasmas del pasado rondando la cabeza del equipo o exceso de presión, el equipo no estuvo a la altura de lo que se le pide a una entidad como el Atlético de Madrid. Los blancos ganaron el partido por 3-0 con tres tantos de Cristiano Ronaldo, que fue la pesadilla de la defensa rojiblanca toda la noche. 

No fue la derrota por tres goles lo que decepcionó al público, sino la actitud mostrada por gran parte de los jugadores en aquel partido. Salvando a Carrasco, Oblak y puede que alguno más, el resto estuvieron desaparecidos. La presión de ganar al eterno rival pareció ser demasiada y los jugadores no se entendieron como acostumbran. Jugadas individuales, pases a ningún lado, y lo peor, pérdidas constantes en balones divididos, lo que demostraba que ese día el Madrid jugó con más intensidad. Aquel Atleti no parecía el de Simeone, parecía el de diez años atrás cuando los derbis eran partidos plácidos para el Real Madrid y una pesadilla para el Atleti.

Reflexiones en frío

Muchos aficionados colchoneros criticaron ese día la actitud del equipo y la falta de garra que se le exige. Simeone ha logrado componer en los últimos cinco años, un equipo que ha peleado de tú a tú con los grandes de Europa. Ha conseguido hacer olvidar a todo el mundo que el Atleti no debería estar en esa lucha, teóricamente. Ha posibilitado que los aficionados rojiblancos volvieran a soñar con ver a su equipo en lo más alto, y hasta en dos ocasiones

estuvo cerca de lograr el único título que falta en sus vitrinas. Las críticas de aquella noche vinieron por la pérdida de esa esencia que se les exige como mínimo. Claro que el Atleti puede perder 3-0 contra un equipo que triplica su presupuesto, pero se espera que al menos se deje la piel en el campo para salvaguardar el orgullo y tener la conciencia tranquila por haberlo intentado todo. Es cierto que en la vuelta el Atleti venció 2-1 y llegó a parecer posible la remontada con dos goles en quince minutos y un Madrid perdido, pero la táctica conservadora tras los tantos y el resultado de la ida fueron demasiado lastre para un equipo que en este caso, sí se dejó todo sobre el césped del Calderón en su última noche europea. 

La mayor decepción de la temporada fue esa pérdida de identidad en el partido más trascendente de la temporada, pero la afición atlética no se caracteriza por ser rencorosa, sino por animar más fuerte todavía a los suyos para que logren los objetivos. La temporada del Atleti ha vuelto a ser magnífica, teniendo en cuenta que el objetivo era acabar en tercer puesto en Liga. Cierta decepción pero en el global gana el optimismo por goleada.

Liga, Champions y Copa del Rey engloban todos y cada uno de los goles conseguidos por los rojiblancos esta temporada 2016 2017 que ya ha concluido. Unos más importantes, otros más intrascendentes, otros más bonitos, otros menos estéticos.

Rescatamos los mejores goles de la temporada del Atlético de Madrid para que puedas votar por el que a tu parecer merece ser elegido como el MEJOR GOL DE LA TEMPORADA 2016/2017. Elige tu favorito.
 

1. GRIEZMANN, Athletic de Bilbao

Golazo del francés en San Mamés para empatar un partido complicado. Antoine no se lo piensa, y a falta de diez minutos, conecta un gran disparo desde veinticinco metros ajustando el balón como si diera un pase fuerte a la red. Un "penalti" de casi treinta metros.

2. SAÚL, Las Palmas

El canterano ya no solo llega al área para rematar, también a explotado su disparo lejano. Ante el equipo canario, Saúl adelanta al Atleti con un tremendo disparo lejano. El 8 rojiblanco recoge un rechace en la frontal del área, le pega con el alma, y el balón rompe la escuadra ante el asombro del Calderón.

3. FERNANDO TORRES, Celta

Ni un cuarto de hora se cumplía en el Vicente Calderón en la jornada 22 y el Atleti iba por debajo en el marcador ante el Celta de Vigo. Pero Fernando se sacó el conejo de la chistera. Control de espaldas y volea en escorzo para marcar un bello gol. Manos a la cabeza ante otro golazo del Niño.

4. SAÚL, Bayern Leverkusen

Un experto ya el canterano en aparecer en Champions y aparecer con golazos. Esta vez no fue el Bayern de Munich, fue el Bayern Leverkusen la víctima. Jugada por banda, recorte y disparo imparable al palo largo. Otro golazo para la colección europea de Saúl Ñíguez.

5. GRIEZMANN, Deportivo de la Coruña

Un día malo en la memoria del Atleti y de Fernando Torres. Por ello, Antoine ni tuvo ganas de celebrar su golazo en Riazor. El francés salvaba un punto con un chicharro desde lejos. Filipe le dio al palo, Griezmann recogió el balón, combinó con dos compañeros y la reventó desde su casa para marcar.

VOTA AQUÍ: Entra para votar por el MEJOR GOL DE LA TEMPORADA 2016/2017

 

El equipo dirigido por Diego Pablo Simeone se ha visto obligado a realizar matices tácticos como consecuencia de las lesiones. Las ausencias tanto de Tiago como de Augusto mermaron mucho el centro del campo. El técnico argentino del Atlético de Madrid fue claro y contundente hace unas semanas cuando comentó que se encontraba ante la temporada más complicada en el equipo colchonero. Y la razón de tales declaraciones de Simeone venía enfundada por las bajas de larga duración de sus dos pivotes defensivos: Tiago Cardoso Mendes y Augusto Fernández. La pérdida de esas dos piezas provocó que el Cholo no dispusiera de un jugador específico en una posición vital en cualquier esquema como es la de medio centro. El Atleti no tiene en la plantilla ningún otro futbolista que jugando ahí le de al equipo la pausa necesaria. Ambos jugadores son expertos en la transición de la pelota entre la defensa y el medio, así como a la hora de colocar tácticamente a sus compañeros o de ejercer la presión y robarle el balón al equipo contrario.

Durante la temporada pasada el Atleti siempre tenía en los partidos importantes a uno de los dos en su once inicial. El portugués comenzó la Liga siendo indiscutible junto a Gabi en el medio, teniendo a Saúl y a Koke en los costados. Sin embargo  el luso se lesionó y al Cholo le faltaba esa pieza en el puzzle, por lo que en el mercado invernal llegaron Kranevitter y Augusto Fernández. Desde enero y hasta final de temporada el ex del Celta cuajó partidos excepcionales. No entró nada más llegar de un modo indiscutible en los onces de Simeone, pero desde la segunda mitad realizada en Barcelona durante la ida de los cuartos de final de Champions League, el argentino fue titularísimo.

Se intentó ser más vistoso pero se acabó buscando ser más efectivo

El titular resume bien lo que ha sido la temporada 2016/2017 para este Atleti. La intención al inicio era dar un paso hacia el juego del toque sin dejar de lado la esencia que tan buen resultado ha dado. Las lesiones de Augusto y de Tiago obligaban al Cholo a optar por meter a Koke al medio más veces de las que él tendría pensado. Al final fue Saúl el que acabó jugando más ahí, dado que el ilicitano es un futbolista más físico que el vallecano, siendo además un portento en el juego aéreo, característica esta vital para Simeone.

Se estuvo lejos del Sevilla, incluso estando algunas jornadas fuera de puestos de Champions en beneficio de la Real Sociedad. En Europa el equipo daba otra cara y pasó como campeón de un grupo donde estaba el Bayern de Múnich. La distancia con los sevillistas se fue acortando y al final al Atleti le llegó a sobrar una jornada para conseguir el objetivo de acabar entre los tres primeros. Gaitán no terminó de cuajar y Carrasco se adueñó del único puesto de la medular con vacante para uno, ya que los otros tres los tenía el entrenador argentino guardados para los tres canteranos: Gabi, Saúl y Koke.

El Atlético de Madrid acabó la competición doméstica siendo tercero y además alcanzó las semifinales tanto en la Copa de Europa como en la Copa de su Majestad el Rey. Hubo bajas, contratiempos e incluso aparecieron algunas dudas entre la afición, pero el señor que dirige a este equipo lo tenía claro y consiguió una vez más lo que se había marcado al inicio. Se habla del que probablemente sea el número uno del mundo en el apartado táctico, Don Diego Pablo Simeone, el hombre que construye EQUIPOS.

Simeone | 7| 

El técnico argentino volvió a exprimir la plantilla. Reinventó al equipo tras un inicio más ofensivo y regresó a la esencia más pura. Tardó en alcanzar la buena forma y tuvo que lidiar con las bajas, a tal extremo, de no contar con laterales para afrontar unas semifinales de Champions.

Moreira |SC|

Sin minutos suficientes para evaluar

Sin alzar la voz, sin ponerse para las fotos, el meta rojiblanco ha vuelto a ser clave para el Atleti. Su seguridad es el sustento  más fiable del equipo. Se ha reconfirmado de nuevo y a pesar de otra lesión, el esloveno ha vuelto a ser vital para el Atleti. A veces no son sus paradas pero sí su gran seguridad en balones aéreos lo que hace que la portería local quede tranquila.

Empezó la temporada en buena forma, ayudando al equipo con grandes paradas y siendo imbatido en varios partidos. Pero la situación se torció en la jornada 15, en el partido contra el Villarreal, cuando Oblak recibió un fuerte golpe en el hombro y tuvo que ser sustituido. Después del partido fue sometido a varias pruebas y finalmente se le diagnosticó una luxación en el hombro izquierdo, por lo que tuvo que ser operado en Londres. Se estimaba entre tres y cuatro meses de baja. Fueron muy malas noticias para el Atlético.

Regresó de su lesión en un gran estado de forma

Dos meses y medio después, Jan Oblak volvió a la lista de convocados para el partido de ida de los octavos de Champions frente al Bayer Leverkusen, y recuperó la titularidad el siguiente partido de Liga contra al Barcelona. Regresó antes de lo previsto y mejor que nunca. El arquero esloveno hizo un final de temporada sensacional, dejando un registro final de 21 goles encajados en 29 partidos en LaLiga. Se convirtió así en el trofeo Zamora de la liga española por segundo año consecutivo.

Ante el Bayer Leverkusen firmó una triple parada antológica

Además, Jan Oblak dejó una de las mejores paradas de la temporada en el partido de vuelta contra el Bayer Leverkusen en el Vicente Calderón, donde realizó una triple parada en un mano a mano que levantó a todo el estadio de sus asientos y dejó boquiabiertos a muchos aficionados del fútbol en todo el mundo.

Oblak ha sido, sin lugar a dudas, uno de los mejores jugadores del Atlético de Madrid esta temporada. Ha salvado al equipo en muchos partidos con sus paradas y ha dado un plus de seguridad al equipo con él bajo los palos. Ya lo venía demostrando años anteriores y una vez más, se ha consolidado como una pieza fundamental en el planteamiento de Simeone. Hoy en día es considerado como uno de los mejores porteros del mundo.

Moyá |6|

Empezó la temporada desde el banquillo, siendo el suplente de Oblak. Pero el 12 de diciembre, en el partido contra el Villarreal, el esloveno sufrió un golpe en el hombro tras una caída y tuvo que ser sustituido. Moyá ocupó su lugar. Aunque el partido no acabara favorable para los de Simeone, el arquero español tendría la oportunidad de suplirle durante los tres próximos meses que se estimaban de baja para Oblak.

Respuesta sobresaliente

En este periodo, aunque muchos tenían dudas sobre el estado de forma de Moyá, este respondió de forma espectacular, con grandes partidos y buenas paradas que despejaron todas las dudas sobre él.

En el partido de ida de octavos de final de Champions contra el Bayer Leverkusen, Oblak entró en la convocatoria de nuevo, pero Simeone tomó la decisión de que fuera Moyá el portero titular por su buen estado de forma y por su buena actuación durante esos meses.

El 22 de marzo, Moyá firmó su renovación con el Atleti

A partir del siguiente partido de liga, Moyá regresó al banquillo cediendo la titularidad de nuevo al portero esloveno. No volvió a jugar un solo minuto en lo que restó de temporada. Y desde ese momento el portero español ha llevado el papel de segundo portero del equipo con humildad y profesionalidad. Ha demostrado madurez y ser un ejemplo como futbolista asumiendo su rol en el equipo y mostrando su cariño y respeto al club.

Prueba de ello fue que el 22 de marzo firmó su renovación con el Atleti ampliando su contrato hasta 2018. En rueda de prensa, el guardameta rojiblanco aseguró que estaba “feliz porque estoy donde quiero estar. Me siento querido por el vestuario y valorado por el cuerpo técnico”.

El Atlético de Madrid tiene la suerte de contar con un portero suplente de garantías que responde y está dispuesto a ayudar al equipo siempre que lo necesite. De momento, contará con él una temporada más.

Esta no ha sido la mejor temporada de Juanfran. Probablemente, ha sido la más irregular del lateral desde que llegara a la entidad rojiblanca allá por 2011. Las lesiones y el gran rendimiento de su máximo competido en la banda derecha, Sime Vrsaljko, le hicieron perder la titularidad.

El curso no empezaba nada mal para Juanfran. El lateral derecho venía hacer un curso 2015-2016 realmente bueno que sólo pudo ser ensombrecido por ese maldito penalti fallado en la final de la Champions League en Milán. Una decepción que lejos de convertirse en su sentencia, le llevó a colocarse como uno de los jugadores rojiblanco más queridos: sus lágrimas tras el penal, sus disculpas y sus gestos de cariño hacia los colores conquistaron a toda la hinchada colchonera. Incluso su camiseta fue la más vendida durante la pretemporada. 

Con esta inyección de cariño por parte de la afición, Juanfran tuvo un buen inicio de curso, cumpliendo en la banda derecha tanto en la parcela defensiva como en la ofensiva. Acumulando buenas actuaciones, el lateral fue indiscutible para Simeone hasta fin de año... Justo cuando Vrsaljko apareció en escena. A partir de entones, se ha librado una batalla entre croata y alicantino por hacerse dueño de la banda derecha rojiblanca. Bendita batalla, pensaría El Cholo.

Regresó el extremo

El técnico colchonero comenzó a darle minutos a Vrsaljko, quien dejó sobre el tapete muy buenas sensaciones. Lo suficientemente buenas como para adelantar a Juanfran. Vrsaljko se apropió del lateral, pero Simeone no estaba dispuesto a perder a un jugador de la talla de Juanfran y optó por una decisión inesperada: jugar con los dos. Vrsaljko como lateral y Juafran como extremo derecho. El de Crevillente volvía a sus orígenes.

No duró demasiado el experimento, ya sea por su lesión o porque al Cholo le convencieron más otras soluciones, pero durante su ‘regreso al pasado’ Juanfran recordó a ese magnífico futbolista ofensivo que llamó la atención del Atlético seis años atrás. Dejando incluso un par de goles.

Más allá de algún encuentro intermitente, Juanfran no recuperó la titularidad definitivamente hasta la lesión de Vrsaljko ante el Sevilla. Pero no, no era esta la temporada de Juanfran, una nueva lesión muscular le dejaría fuera para lo que restaba de temporada. Lesiones, cambios de posición, un duro competidor… La 2016-2017 ha sido una temporada complicada para el ‘20’. Pero, sin ninguna duda, al ‘Rayo rojiblanco’ aún le queda mucha banda por recorrer. 

Vrsaljko |5|

El croata dio acordes de lo que puede dar pero no acabó de arrancar. Pocos minutos al comienzo y una lesión al final. Tras presenciar sus mejores minutos, su poca presencia le deja sin argumentos pese a dar buenas vibraciones.

Su nota, acorde a los minutos jugados, es de notable. Sin continuidad, sin edad, sin experiencia, contra el Guijuelo o contra el Bayern, de lateral diestro, zurdo o central. Le da igual todo, siempre rinde con autoridad y personalidad. 

Todos los atléticos están de enhorabuena con el paso al frente que ha dado Lucas Hernández. El francés ha demostrado el gran potencial que tiene. Además, en palabras de José Luis Pérez Caminero, el central posee “fortaleza y velocidad”. Una de las cualidades que más saca a relucir el joven central es su cabeza. Y no, no su poderío aéreo, que también, sino su mentalidad ganadora

Lucas es un zaguero versátil que se desempeña en varias posiciones. Su posición natural se encuentra en el centro de la zaga, con Godín, Giménez o Savic. Pero en 11 de los 24 partidos que ha salido al terreno de juego, ha partido por la banda izquierda en sustitución de Filipe Luis. También disputó un encuentro en el lateral diestro frente al Real Madrid. En esta posición no cuajó su mejor actuación. A pesar de ello, el central ha dejado muestras de su sobriedad y su calma en momentos comprometidos.

Aunque al comienzo de la temporada, el francés pensó en hacer las maletas debido a la falta de oportunidades, el 'Cholo' frenó su salida y le aseguró que contaba con él. Tras la muestra de confianza recibida por el técnico argentino, la joven perla procedente de la cantera mostró su entrega y su valía. Ha disputado durante la temporada 1.914 minutos y, a base de buenas actuaciones, se ha ganado el cariño del público y ha confirmado todo lo bueno que Simeone pensaba sobre él.

En los últimos días se ha especulado con una posible oferta del Manchester City al Atlético. Distintas fuentes aseguran que Guardiola quiere al joven central y, para conseguirlo, estaría dispuesto a poner encima de la mesa 50 millones de euros. Es decir, pagarían la cláusula de rescisión si el jugador estuviese interesado en abandonar el club en el que creció. Dicha cláusula se aumentó recientemente cuando el francés renovó su vínculo con la entidad rojiblanca. Su contrato se amplió hasta 2022, dos años más de los que ya tenía firmados.

Los aficionados pueden estar contentos con la confirmación de Lucas como un seguro de vida. Junto a Godín, Savic, Giménez, Filipe Luis, Juanfran y Vrsaljko y Oblak, forma una de las mejores defensas del mundo, y es que son la Gran Muralla Rojiblanca, una de la señas de identidad del Atlético de Simeone.

Savic | 7|

20 de julio de 2015, Stefan Savic  aterrizaba en el Atlético de Madrid con las expectativas apuntando alto como refuerzo del conjunto colchonero, sin embargo, durante la temporada 2015/16 no llegó a alcanzar la titularidad ni la confianza deseada en el conjunto de Diego Pablo Simeone, es tal vez este dato, el que sitúa al montenegrino entre los jugadores que más han crecido dentro del conjunto rojiblanco en la campaña 2016/17, curso muy marcado por la alta afiliación de los jugadores colchoneros a la enfermería. En total, el jugador ha sumado a lo largo de la recién terminada temporada una participación en 49 partidos repartidos entre las res competiciones.

Las comparaciones siempre son odiosas, pero escudándose en que es de la misma persona se podría cargar de validez. En el primer curso como indio sumó un total de 1.855 minutos repartidos en 24 duelos sin conseguir anotar ningún tanto. En la segunda temporada, la progresión del defensa gracias, entre otras cosas, a la confianza del Cholo, se hizo participe en los minutos y el juego del montenegrino: 2.331 más minutos que la campaña anterior, un total de 4.186 minutos repartidos entre 49 contiendas. Savic, incluso, se estrenó como goleador colchonero en un partido liguero ante el Betis.

Los números son buenos indicadores de la progresión del montenegrino que se ha fortalecido durante los momentos más duros de una temporada colchonera repleta de subidas y bajdas. El jugador supo aprovechar la mella de las lesiones en el once rojiblanco para hacerse un hueco en el conjunto. En silencio, con su pico y con su pala, pero siempre avanzando Savic se ha constituido como una pieza fundamental a orillas del Manzanares para darle al conjunto la fortaleza y el fondo de competir en los tres grandes campeonatos. Sin prisa, pero sin pausa y mucha cabeza. 

Hablar de Godín no es hacerlo de un defensa cualquiera, sino más bien hacerlo de un gladiador, de un luchador,  de uno de esos tíos que siempre te hace al fango él es el primero en hacerlo y le tiene ningún reparo. Desde que aterrizó en la liga española de la mano del Villarreal, este central uruguayo ha llegado al punto de ser el jugador ‘charrúa’ con más partidos disputados en la liga española, logrando por romper ya con el Atlético este año la barrera de los 300 partidos.

Son números que imponen el temor y respeto para casi cualquier delantero. Godín es un jugador que se ha forjado a sí mismo, que ha sabido evolucionar, cambiar y que durante todos estos años ha ido siempre mejor e incluso creciendo cuando las adversidades también lo hacían. El jugador rojiblanco se perdió cuatro partidos a lo largo de la temporada por lesiones, pero una vez más rondó los 50 partidos entre todas las competiciones, quedando de la siguiente manera:

- Copa del Rey: cinco partidos disputados.

- Liga: 31 partidos, un total de 2.706 minutos en los que logró tres goles y una asistencia.

- Champions: 11 partidos disputados y casi 1.000 minutos.

Indiscutible para el Cholo durante toda su etapa, el matrimonio con este parece ser total. A pesar de que durante todos estos años le hemos visto a un nivel casi demoniaco en ocasiones, lo mejor de todo esto parece que Diego Godín no tiene techo todavía y puede que le queden muchos éxitos y títulos que cosechar y por los que pelear en este equipo, pues en más de una ocasión ha dejado claro que no tiene pensado marchase del club rojiblanco. Si bien con Uruguay ya ganó una Copa América en 2011, con el Atlético de Madrid ha ganado una Liga, una Copa del Rey, una Supercopa de España, dos Supercopas de Europa y una Europa League en 2012. Acabamos antes si decimos que lo único que le queda por ganar a nivel de conjunto son una Champions y un Mundial. Hasta las semifinales llegó ya en el Mundial de 2010, mientras que dos veces se ha quedado a las puertas de la final de la Liga de Campeones.

A nivel individual tampoco puede quejarse del nivel de sus vitrinas, ya que ha ganado importantes galardones como el de Mejor Defensa de la 2015/2016, incluido en el equipo del año de la Liga y la de la UEFA, entre otros.

Pero la historia de Godín con la liga española parece no haber acabado, y quien sabe si las mejores páginas aún están por escribirse. Difícil, pero no imposible.

Giménez |5| 

No ha sido su mejor campaña a nivel futbolístico ya que Savic acaparaba la titularidad. Mucho mejor fue hace dos temporadas, donde comenzó a jugar más regularmente. Pero este curso el charrúa se ha convertido en todo un peso pesado del vestuario, poco a poco a medida que pasaba la temporada volvía a contar con la confianza del 'Cholo', y a final de temporada se mostró a un nivel muy superior al de Savic y al suyo propio del principio de año.

Acabó teniendo que jugar el tramo final de la campaña como lateral derecho, y a pesar de las dificultades que lleva eso para un central, Giménez cumplió con nota en prácticamente todos sus minutos en ese puesto, todo ello se deberá seguramente el compromiso que tiene por la camiseta colchonera.

Giménez se une así al club de los soldados del Cholo junto a gente como Godín, Gabi, Koke, Torres y otros más que sienten verdaderamente lo que se siente en las gradas del Vicente Calderón, son hinchas de la grada jugando sobre el césped, sintiendo el escudo y sudando los colores de la camiseta que les ha dado todo como futbolistas, y que les ha hecho ver su afición de una manera especial, única, de la manera que ve el fútbol un aficionado del Atleti. Por eso es que este  jugador de 22 años, juega para el Atlético de Madrid  de la manera que juega, dejándose todo en el césped, ya sea corriendo hasta que su cuerpo no le diga más, o llegando a balones imposibles de despejar, con cualquier parte del cuerpo, sin importarle su integridad.

Él mismo muestra su compromiso por el club, tanto dentro del campo como fuera, siempre ha declarado a los micrófonos de los medios de comunicación el amor que siente por el club rojiblanco, por su filosofía, por su gente, por su estadio, por su historia, todo ello le recuerda a su país, y a como se vive el fútbol en Uruguay, cosa que en Europa no se puede vivir salvo en algún que otro estadio contado. Giménez ha declarado siempre por sus redes sociales el agradecimiento a los aficionados, y también su compromiso con el equipo, y aparte de todo ello, por ejemplo fue a ver como un hincha más también el partido en el que el Féminas ganó la liga contra la Real Sociedad.

Por todo ello José María Giménez se ha convertido en esta temporada ya del todo en un jugador que va a ser muy importante de aquí a un futuro muy lejano en el equipo, y sobre todo es importante, sabiendo que es uno de los mejores futbolistas de su generación.

De lo mejorcito de la temporada. Se confirmó lo de que fue el mejor

fichaje del pasado año con creces. Dueño del carril zurdo, uno más en el ataque rojiblanco. Hábil, acertado, atrevido, con dotes canchero y con un final muy goleador incluso. Gran temporada de Filipe.

A sus 31 años Filipe Luis Karsmirski está viviendo una segunda

juventud. El brasileño ha cumplido la segunda temporada de su segunda etapa en el club tras un breve paso por el Chelsea FC y está agradeciendo con creces la mano que le echó el Atlético al repescarlo del conjunto inglés, donde no había cuajado. Ha jugado un total de 3009 minutos en Liga, siendo uno de los tres jugadores que han superado los 3000 minutos y jugando tan solo menos que Griezmann y Koke.

Esta temporada no ha sido fácil para los rojiblancos: una trayectoria irregular ha provocado que hayan sido muy pocos los jugadores cuyo rendimiento se haya mantenido durante todo el año. Y uno de ellos ha sido él. El único defensa que ha mantenido su mejor nivel y que se ha convertido en el gran estandarte de la muralla defensiva del equipo.

Filipe ha disputado un total de 50 encuentros esta temporada, todos como titular y completando 45 partidos. Sin duda, ha sido uno de los jugadores en los que más ha confiado el Cholo Simeone. Además, ha aportado el típico descaro brasileño y se ha convertido en una herramienta más en ataque. Sus incorporaciones por banda y su habilidad a la hora de regatear y superar rivales han ayudado a crear superioridad por esa zona y a generar muchas ocasiones. Pero además esta temporada Filipe ha conseguido igualar sus mejores números goleadores en el Atlético, que datan de la temporada 2012-2013 con 3 goles, todos en Liga.

El resto de números de Filipe Luis también son dignos de destacar: ha recibido 9 tarjetas amarillas, pocas para un defensa que ha disputado tantos partidos y no ha sido expulsado. Además ha sido el jugador que más pases ha completado, tan solo por detrás de Koke y de Gabi. En el apartado de asistencias ha dado 6 pases de gol, tan solo por detrás de Correa, Griezmann y Koke.

En definitiva, los números corroboran que Filipe Luis ha sido uno de los mejores jugadores del Atlético esta temporada y visto lo visto parece que le quedan algunos años más siendo clave para el equipo.

Para seguir leyendo, aquí la segunda parte del resumen 2016/17 del Atlético de Madrid.

VAVEL Logo