Guía VAVEL AD Alcorcón 2017/2018: revolución con mucha ilusión
Fotografía vía: adalcorcon.com

El Alcorcón afronta su octava temporada consecutiva en la categoría de plata del futbol español. Tras un año en el que ha sufrido mucho para conseguir el objetivo, el club ha renovado por completo un proyecto al que le está costando empezar desde la salida de Juan Ramón López Muñiz. Con 18 caras nuevas y más de una veintena de salidas, el Alcorcón buscará no pasar apuros como los de la temporada pasada y soñar con algo más que la salvación si se diera el caso, pero con la firmeza de conseguir los 50 puntos que le den la salvación cuanto antes.

Datos del equipo

  • Presupuesto estimado: 4.800.000€
  • Número de abonados: 2.500 aproximadamente
  • Twitter: @AD_Alcorcon // @Alcorcon_VAVEL
  • Estadio: Municipal de Santo Domingo. Capacidad para 5.100 espectadores.
  • Octava temporada consecutiva en Segunda

Jugadores que forman la plantilla por posición y sus dorsales:

Porteros: #1. Casto, #13. Dani Jiménez

Defensas: #2. Laure, #3. David Navarro, #4. Esteban Burgos, #16. Bellvís, #17. Felipe Alfonso, #19. David Fernández, #20. Hugo Álvarez, #22. César Soriano.

Centrocampistas: #5. Jon Errasti, #6 Toribio, #7. Borja Domínguez, #8 Dorca, #10. Nono, #15. Kadir, #18. Álvaro Peña, #21. Sangalli

Delanteros: #9. Jonathan Pereira, #11. Álvaro Giménez, #12. Dumitru, #14 Borja Lázaro

Historia de la Agrupación Deportiva Alcorcón

La historia del Alcorcón en la categoría de plata del futbol español comenzó hace ocho años, cuando se impuso en un partido épico con una remontada histórica en Santo Domingo al Onteniente. Desde aquel momento, el equipo alfarero ha cosechado más alegrías que tristezas, ya que su trayectoria en Segunda División es digna de enmarcar y todo un ejemplo a seguir por todos aquellos equipos que debutan en el futbol profesional y buscan una estabilidad tanto institucional como financiera.

El Alcorcón finalmente debutaría en el Carlos Belmonte ante el Albacete Balompié, que acabaría con un resultado de empate a uno. El primer gol del Alcorcón en la categoría fue marcado por Fernando Sales. Con un presupuesto infinitamente inferior y con jugadores que no tenían apenas o ninguna repercusión o fama precedente, el Alcorcón consiguió mantener la categoría su primer año. Durante aquella temporada, también se vivió uno de los momentos más especiales, y fue el debut del cuadro alfarero en partido oficial en el antiguo San Mamés, con la ofrenda de Rubén Sanz a Pichichi.

En el siguiente año, se reforzó y cuajó una gran campaña que le llevó a disputar los playoffs de ascenso a Primera División, llegando incluso a la final contra el Valladolid, elimintaria en la que el cuadro alfarero estuvo a tan solo un gol de lograr el ascenso. Por su parte, en la competición copera, el Alcorcón seguía haciendo honor a su fama eliminando a todo un Primera División como era el Zaragoza, en un partido espectacular por parte de los de Anquela. Esa campaña hizo que el mejor entrenador jienense diera el salto a la máxima categoría del fútbol español para entrenar al Granada.

Con la llegada de Bordalás, el Alcorcón siguió en su línea competitiva alzándose otra vez a las posiciones de playoff, pero cayendo eliminado en esa ocasión en la primera fase del mismo. Tras una temporada, Bordalás decidió no continuar en Santo Domingo y se dio paso a Miguel Álvarez, quien cuajó una gran campaña en Copa pero en Liga veía más cerca los puestos de descenso que la mitad de la tabla, por lo que se decidió prescindir de sus servicios, siendo otra vez Bordalás quien llevaría el equipo a la salvación y consiguiendo un meritorio noveno puesto.

La siguiente temporada, Bordalás continuó y el equipo se reforzó nuevamente bien, siendo la campaña más regular de todas, alcanzando un undécimo puesto. Tras ello, se decidió remodelar el proyecto por completo, se apostó por Juan Ramón López Muñiz y se renovó a una gran parte de la plantilla, intentando dotar al entrenador de jugadores de su confianza y con un proyecto de unos tres años de duración estimada. El Alcorcón cambió su estilo de juego, con resultados más holgados y un juego un poco menos agresivo y temperamental, acabando a las puertas del playoff con un triple empate por el sexto puesto que le dejaría fuera por la ‘’liguilla’’ que se hace en estos casos.

Tras esta temporada, todo el mundo pensaba que el proyecto seguiría, pero el Levante sería quien se haría con los servicios del técnico asturiano, liderando el proyecto para subir a Primera División. Tras estos acontecimientos, Cosmin Contra fue el elegido, pero la mayoría de los fichajes se realizaron tarde y deprisa, por lo que el año fue el más desastroso de la historia del Alcorcón en Segunda División. Se decidió destituir a Cosmin Contra trayendo a Julio Velázquez, que consiguió meter al Alcorcón por primera vez en unos cuartos de final de la Copa del Rey. A pesar de la aparente mejoría del equipo, fuera de los puestos de descenso y en los cuartos de la Copa, el conjunto amarillo volvió a sufrir un revés y una racha que le llevó a colocarse a cinco puntos de la salvación a falta de seis jornadas para el final. Pero el equipo se levantó y ganó al Oviedo en su campo cuando la lógica lo daba por descendido y se ganó en Murcia al UCAM en un partido y un viaje que estará en la memoria de muchos aficionados, dando la posibilidad de salvarse dependiendo de sí mismos en la última jornada ante el Lugo, consiguiéndola finalmente.

Mejores partidos y mejores momentos

El mejor resultado de la historia reciente del Alcorcón es el del famoso y conocido ‘’Alcorconazo’’, que catapultó al equipo alfarero a todas las portadas de todos los medios de comunicación deportivos existentes en todo el mundo. Fue un partido magistral por parte del Alcorcón, seriedad y compromiso fueron los valores que un equipo pequeño por aquel entonces, daba de ejemplo a todos y cada uno de los modestos no solo del fútbol español sino del mundial, demostrando que a pesar de la diferencia de presupuesto, de infraestructuras y de toda clase de, un equipo como el Alcorcón podía endosarle un contundente 4-0 al todopoderoso Real Madrid y aguantar el resultado en el Santiago Bernabéu ante ilustres figuras del futbol como eran Kaká, Pepe, Van Nistelrooy, Sneijder, Van der Vaart y demás jugadores.

En su primer año en Segunda División, se pueden recordar resultados muy abultados como el 5-0 a la UD Las Palmas, mientras que en Copa del Rey eliminaría al Celta de Vigo y a la Ponferradina, enfrentándose al Athletic de Bilbao. La temporada 2011/2012, el conjunto alfarero alcanzó los octavos de final en la Copa del Rey eliminando a Sabadell, Numancia y Zaragoza y cayendo finalmente ante el Levante. Mientras que en Liga, cabe destacar como grandes goleadas el ‘’Alcorconazo’’ al Deportivo de la Coruña, con un 4-0 en Santo Domingo. En playoff, avanzó de ronda eliminando al Hércules, pero quedándose a un gol de Primera División ante el Valladolid, en un partido que muchos aficionados alfareros aún guardan en la retina.

En la temporada 2012/2013, el Alcorcón lograría cosechar una Liga excelente, estando incluso a falta de pocas jornadas en puestos de ascenso directo, pero la mala racha llegó y finalmente cayó en playoffs ante el Girona de manera muy contundente. Los años siguientes pasaron con un Alcorcón muy regular en mitad de tabla, hasta la temporada 2015/2016, con la llegada de Juan Ramón López Muñiz, se vio a un equipo bastante desbocado a veces y con mucha hambre de gol, como la goleada al Llagostera por 6-1 en Santo Domingo, donde se dio un festín de goles.

En la temporada 2016/2017, se pueden destacar bastantes partidos a pesar de ser un año desastroso en el aspecto deportivo. La goleada por 5-1 al Real Oviedo en Santo Domingo a pesar de ser el equipo menos goleador de la categoría, al igual que el 0-1 ante el mismo equipo a falta de cinco partidos y con más de pie y medio en Segunda División B. Aunque el partido de la temporada, y el cual forma ya parte de la historia del Alcorcón, se trata del disputado en Murcia ante el UCAM, ganando el Alcorcón por 0-1 y siendo uno de los partidos más sufridos y de los que más apoyo tuvo el equipo alfarero, con un gran desplazamiento y recibimiento al autobús, que también tendría en el partido ante el Lugo de la última jornada. En Copa del Rey, el partido de vuelta ante el Espanyol, el Alcorcón volvió a situarse en las portadas de muchos periódicos nacionales al verse otra vez eliminando a un Primera División, esta vez en la tanda de penaltis.

Resumen de la temporada anterior

El equipo alfarero vivió una temporada, la pasada, en la que se salvó en la última jornada tras una remontada espectacular  después de un partido en Oviedo que cambió el rumbo de los de Julio Velázquez y les hizo creer en el objetivo de la salvación que finalmente se convirtió en realidad haciendo de Santo Domingo una fiesta.

El efecto Contra no triunfó en Alcorcón

A principio de la temporada, la directiva confió en el técnico rumano, que regresaba a España tras una aventura asiática y se enfrentaba al reto de ocupar el banquillo alfarero como un nuevo punto de partida en el fútbol español. El experimento no surtió efecto, pues Contra, tras nueve jornadas, no alcanzó las expectativas de plantilla y directiva y se convirtió en el segundo entrenador destituido de la categoría dejando al equipo vivo en Copa del Rey y en estado de máxima gravedad en la Liga.

Julio Velázquez fue el elegido para tomar el relevo del banquillo madrileño. El joven entrenador llegaba libre tras rescindir su contrato con el equipo portugués de Os Belenenses y con una dilatada experiencia pese a su corta edad. El equipo, que estrenaba nuevo escudo, no parecía levantar cabeza y ahogaba sus penas con la Copa del Rey, en la que seguía pasando rondas haciendo recordar a sus aficionados aquel Alcorcón que pudo vencer al Real Madrid y hacer historia. Finalmente, no pudo superar a un primera como el Deportivo Alavés en cuartos, que más tarde llegaría a la final frente al Barcelona.

En la cuerda floja cada jornada

Tras varias jornadas de trabajo del nuevo entrenador, este consiguió introducir en el vestuario la idea de un equipo más compacto que no recibiera goles y que aprovechara sus oportunidades en ataque con David Rodríguez como referente y el serbio Dmitrovic bajo palos. Jugadores como David Navarro, Óscar Plano o Pablo Pérez también eran de confianza para Velázquez.

Sin embargo, el equipo no podía jugar más de tres jornadas seguidas sin ver de cerca la zona roja de la tabla con la que solía coquetear, con los peligros que ello conlleva. Así las cosas el equipo alfarero hizo de su feudo un campo del que sacar puntos fuera tarea casi imposible y consiguió vencer allí a equipos poderosos como Girona o Levante.

En Oviedo cambiaron las tornas

A partir de la jornada 30, el equipo alfarero veía como su barco se iba hundiendo y por más que luchaba no podía sacarlo a flote. Derrotas en casa frente a Valladolid y Getafe o Almería y Mirandés a domicilio hacían de la salvación una meta cada vez más lejana.

Sin embargo, en la jornada 37, a falta de cinco para el final, Julio Velázquez revolucionó su once titular y se llevó la partida en Oviedo tras una victoria por la mínima que hizo despertar al equipo. A raíz de aquel punto de inflexión, el Alcorcón encadenó siete puntos de nueve posibles que supusieron una balsa de salvación clave para el objetivo final.

La derrota frente al Tenerife en casa hizo que el partido siguente en Murcia frente al UCAM fuera clave y el equipo, apoyado por una afición que se trasladó en masa a la capital murciana, tampoco falló y se impuso por la mínima. Un resultado que le hacía depender de sí mismo en la última jornada en casa frente a un Lugo que ya tenía los deberes hechos.

Objetivo cumplido

Con la confianza que da tener el último partido en casa con tu gente y frente a un equipo que, aun saliendo a competir, no tenía nada que jugarse, el Alcorcón hizo los deberes y aprobó con nota el examen final ganando 3-0 al Lugo  y declarando el estado de felicidad en las gradas amarillas. Una temporada más, el Alcorcón de la mano de Julio Velázquez, volvería a competir en la categoría de plata del fútbol español.

Análisis de la plantilla 2017/2018

El conjunto madrileño arrancará la temporada con hasta 15 caras nuevas aún sin haber terminado el mercado estival. Gente con experiencia como Laure o Jonathan Pereira son los nuevos ídolos de la afición que intentarán poner al Alcorcón en lo más alto de la tabla. Julio Velázquez deberá manejar un nuevo vestuario que todavía pueblan jugadores de temporadas anteriores como Toribio, David Navarro o Bellvis.

En la portería hay nuevo inquilino

Tras la marcha de Dmitrovic, uno de los fijos de Velázquez, al Eibar, el Alcorcón movió ficha y se hizo con los servicios de un fiable guardameta como es Casto. El portero extremeño cuenta con experiencia en Primera División y aterriza procedente de la UD. Almería. El serbio Dmitrovic se marcha siendo uno de los baluartes de la salvación dejando paradas realmente vitales para la consecución del objetivo.

Como competencia en el puesto, Casto tendrá que enfrentarse a Dani Jiménez. El portero sevillano es uno de los que ha permanecido en la disciplina amarilla renovando este verano. La temporada pasada vivió a la sombra del portero serbio y tan sólo pudo jugar 123 minutos en la competición doméstica. Una situación que intentará revertir este curso poniéndole las cosas aún más difíciles al míster, que será el que tenga la decisión final.

Media docena de caras nuevas atrás

La muralla amarilla de esta nueva temporada estará poblada de caras nuevas en combinación con tres jugadores que cuentan ya con la confianza del entrenador pero que se tendrán que ganar el puesto: David Navarro, Rafa Páez y Carlos Bellvis. Los cimientos están puestos en una defensa que en Santo Domingo suele convertirse en infranqueable.

Jugadores como Felipe Alfonso, César Soriano o el propio Laure deberán acoplarse bien al esquema del equipo y adaptarse a las necesidades de una zaga que la temporada pasada terminó jugando con tres centrales y dos carrileros. La marcha de jugadores como Elgezabal, Fede Vega u Owona ha precipitado la llegada de hasta seis jugadores en una zona del campo en la que el equipo madrileño cuenta con nueve efectivos que lucharán por un puesto fijo en la zaga alfarera. Está por ver por quién opta el míster y quién consigue ganarse su confianza para echar el cerrojo atrás.

Toribio y siete más

El centro del campo, como toda la plantilla en general, es otra de las zonas del campo que más cambiada se ha visto. Toribio y Kadir son los únicos que ya conoce el entrenador, siendo el primero uno de los fijos en el esquema del pasado año. La marcha de Pablo Pérez al Sporting de Gijón o de Tropi al Lorca ha hecho que en las oficinas de Santo Domingo se firmen hasta seis nuevos jugadores para el centro del campo.

Las nuevas llegadas aportan experiencia, ganas y algo que debe tener todo buen centrocampista: buena salida de balón. Dorca desde el Elche y Nono, procedente del UCAM Murcia fueron los primeros fichajes de este nuevo curso, demostrando que reforzar el centro del campo era una de los aspectos más importantes de la directiva amarilla. Por otro lado, Borja Domínguez, Errasti y Sangalli buscarán sorprender al entrenador y conseguir su puesto en el once.

Toca suplir al máximo goleador de la historia alfarera

Tras la marcha de David Rodríguez a Osasuna a cambio de 350.000 euros, los nuevos delanteros Jonathan Pereira y Borja Lázaro, acompañados del ya veterano Álvaro Giménez tendrán la difícil tarea de suplir al máximo goleador de la historia del Alcorcón. Borja Lázaro llega tras jugar en un Huesca que hizo una clasificación histórica para la promoción de ascenso a Primera y Jonathan Pereira aportará la experiencia que le dan sus 30 años y sus más de 9 equipos en los que ha jugado en  competición profesional. En definitiva, esta será la nueva plantilla de la Agrupación Deportiva Alcorcón, que cuenta con 22 jugadores a falta de varias semanas para el cierre del mercado.

Análisis táctico

Probablemente en esta ocasión el Alcorcón pueda tener el viento de cara. La temporada pasada el equipo no se encontraba cómodo y la estructura táctica en cada encuentro se ajustaba imperiosamente a determinadas circunstancias, ya fuese el mero hecho de jugar como local o visitante, el de tener un número de bajas ciertamente sensible o bien, simplemente, tener la moral por los suelos y con ello, resguardarse constantemente en su propia coraza sin querer salir de ella. 

El Alcorcón quiere, desea y anhela tener libertad, lo cual conlleva a una mayor amplitud de ideas.

Dicen, que de lo que no hay, nada se puede sacar. Y eso no tiene por qué ser cierto. Quizá la plantilla que logró la salvación en la última jornada, no era, una de las mejores de la categoría. Ni táctica ni técnicamente. Pero sí, interiormente. Eso se demostró. Cuando te aferras a un estilo de juego en el cual renuncias al balón, das cancha a que el rival te pueda pintar un cuadro. Sabes que vas a sufrir. Y asimilar ese concepto semana tras semana no es tarea sencilla. El alma, la fe y una enorme solidaridad obraron un milagro en el tramo final.

Ahora las cosas se esperan diferentes. Nuevos tiempos, nuevas caras, renovadas ilusiones. Una plantilla totalmente actualizada en donde apenas quedan seis jugadores del curso pasado. Esta recomposición del puzzle no se ha realizado a la ligera, sino con determinación, con un exhaustivo análisis de la dirección deportiva y en especial del entrenador, Julio Velázquez. Ciertamente se ha filtrado, que sin él, varios de los jugadores que han aterrizado, no lo hubieran hecho, teniendo más propuestas de por medio y en este caso, escogiendo la amarilla. 

El esquema de juego principal será un 4-5-1, con dos extremos poderosos en el desborde, alternando las bandas y posicionándose también por dentro, para no ser tan previsibles. Además, un delantero centro referencia que sea capaz de arrastrar a los centrales en sus movimientos sin la pelota. 

La otra variante será un 5-3-2, en ocasiones camuflada en 5-4-1, con dos carrileros de largo alcance; que sean capaces de llegar a línea de fondo sin perder en gran medida la espalda, un delantero puro (hombre objetivo) y otro hombre que trabaje más de enganche o bien como segunda punta y pueda sorprender desde atrás.

No obstante estas formaciones pueden ser más confusas que de costumbre debido a las distintas configuraciones y necesidades que el técnico salmantino crea conveniente usar en los distintos tramos. Gusta el juego por las bandas, por ello el tener a hombres que tengan profundidad es esencial, ya sea mediante la incorporación de los laterales al doblar la banda, o con los extremos, que además sean capaces de hacer ayudas a los propios laterales en tareas defensivas.

Toribio, Álvaro Peña, Dorca, Errasti y Borja Domínguez. Aquí reside la base del equipo. O lo que es lo mismo, el horno. El cual si no cuece a la temperatura adecuada, no importa cuán buenos ingredientes le hayan sido añadidos al bizcocho, que no será lo mismo. 

El Alcorcón necesita sentirse cómodo en el centro del campo, recuperar la estabilidad y para ello se requiere de un jugador todoterreno, que sea capaz de salir con el balón jugado, romper líneas de presión con buenos pases y apoyar a los centrales en tareas defensivas. Jon Errasti tiene muchas papeletas en este sentido. 

La determinación arriba es fundamental. Si se ejerce una presión sobre la salida del balón del rival, los movimientos han de estar coordinados y bien estudiados. Cualquier paso en falso o inseguridad pueden provocar un descontrol que se puede pagar caro. 

Ya en otro ámbito, un aspecto del juego que hay que trabajar y mejorar de cara a esta temporada es la llamada táctica del fuera de juego. Se suele usar para adoptar un equipo más compacto y no dar profundidad a los delanteros rivales, especialmente cuando se tiene en cuenta que están técnicamente más dotados. El clásico fallo es querer realizar el fuera de juego cuando el esférico no está cubierto ni presionado correctamente sobre el jugador que lo posee. Aquí se antoja necesario presionar al poseedor del balón, permitiendo la salida de los defensas para consecutivamente anular a los jugadores contrarios más adelantados. 

Sin duda alcanzar la perfección en cada parcela no es netamente posible, no obstante, establecer una estrategia básica y saber responder a las muchas cuestiones que se pueden producir a lo largo de un partido, es algo que delimita la fina línea entre el éxito y el fracaso.

Once probable

Análsis de la estrella: Jon Errasti

En una plantilla tan equilibrada resulta complicado poner en liza a un jugador que de algún modo se le denomine la estrella del equipo. Además, queda claro que ese término no sería el correcto en un vestuario lleno de futbolistas que están dispuestos a partirse la cara en cada partido y en el que los pequeños detalles acaban marcando las diferencias.

Sin embargo, si de algo tiene que destacar esta temporada el conjunto alfarero es del músculo en su centro del campo. Y ahí, como centrocampista defensivo, merece la pena analizar a un hombre que acaba de aterrizar en la ciudad madrileña procedente de la segunda categoría del fútbol italiano. 

Nacido en Eibar, no fue precisamente con los armeros, sino con sus vecinos del País Vasco, la Real Sociedad, los que le dieron acceso al fútbol profesional en la temporada 2007-08 al debutar en Segunda División B. Con los 'txuri-urdines' permaneció hasta el verano de 2012, momento en el cual acabada su etapa filial, el equipo de su tierra puso los ojos en él y se lo llevó a coste cero.

A priori, Errasti no se imaginaba lo que estaría por llegar, dado que en el momento de firmar, el Eibar se encontraba en el mismo grupo de Segunda B que el filial realista. En esa misma temporada, la 2012-13, Jon fue la base del equipo desde el primer instante. Disputó más de 2.700 minutos en Liga para, a la postre, acabar en puestos de promoción y pelear un ascenso, que para más inri, llegó. En los playoffs, lo jugó absolutamente todo, erigiéndose en el muro armero.

El 28 de septiembre de 2013 Errasti debutó en la categoría de plata. Lo que no se iba a imaginar nadie del equipo, ni de la ciudad, era que la historia que estaba escribiendo iba a tocar el cielo con un nuevo ascenso -consecutivo-, esta vez a lo máximo, la Primera División, categoría de oro. 

Ya en primera, el Eibar fue durante la primera vuelta la revelación de la Liga. No obstante durante el segundo tramo de campaña perdió el fuelle y cayó en la depresión, finalizando en puestos de descenso. Un descenso que, no se produjo, dado que la LFP descendió al Elche por impagos y el Eibar, ocupó su lugar. Errasti disputó en la categoría de oro un total de 25 encuentros, 19 de ellos en el once inicial, con una notable presencia en el ámbito de contención y destrucción del juego. 

Sin embargo, debido a la gran competencia y overbooking en su puesto, el 31 de agosto de 2015, Errasti, por voluntad propia decidió hacer las maletas y poner rumbo al Spezia, de la Segunda División italiana. Al principio si bien es cierto no tuvo protagonismo en el equipo. No hacer la pretemporada le perjudicó y tuvo que trabajar para hacerse un hueco. En la jornada 24 el entrenador cambió el sistema y a partir de ese momento encontró su oportunidad. Tras dos temporadas en Italia, disputó un total de 47 encuentros (2 goles incluidos), llegando a luchar por un ascenso a la Serie A, que finalmente no se produjo. 

La experiencia acumulada en la región de Liguria, donde el fútbol destaca por ser más físico y directo, ha hecho de Errasti un jugador más completo y sereno. A sus 29 años acaba de firmar un contrato por dos temporadas con el Alcorcón y quién sabe lo que puede deparar el futuro. 

Su labor este curso reside en asentarse como una pieza fundamental del proyecto de Julio Velázquez. Ser el motor del centro de campo, llevar la manija y el tempo del encuentro, dar calma al equipo cuando más lo necesite. Con él por delante, seguro que los centrales pueden estar más cómodos a la hora de adelantar líneas y encontrar un primer apoyo en la salida del balón.

Análisis del entrenador: Julio Velázquez

Entrenador por vocación, se podría decir. Nacido un 5 de octubre de 1981 en Salamanca, Julio Velázquez amaba el fútbol, pero a diferencia del resto de chavales jóvenes él no estaba interesado en ser futbolista, sino en ser entrenador. Con tan solo 15 años inició su carrera en los banquillos, en este caso en las categorías inferiores del fútbol vallisoletano. A los 19, hizo subcampeón al juvenil del Polideportivo Ejido para posteriormente dirigir también al filial del Real Valladolid. 

En julio de 2011 recaló en el Villarreal, lo cual supuso un paso más notorio en su carrera. La progresión fue meteórica. Dado que al verano siguiente fue nombrado entrenador del primer equipo castellonense. El siguiente destino fue el Real Murcia, equipo con el que revolucionó la división de plata, llegando a disputar los playoffs.

A mediados de junio de 2014 el Betis se hizo con sus servicios, aunque la mala imagen que dejó ese equipo sobre el césped, terminó con su sueño mucho antes de lo previsto.

Tras ese varapalo, estuvo un año sin entrenar hasta que decidió probar fortuna en su primera experiencia fuera de España, en el Os Belenenses portugués. Llegó a mediados de diciembre y acabó la temporada en una meritoria novena posición. Sin embargo, el 6 de octubre de 2016, tras nueve jornadas disputadas y encontrándose octavo en la tabla, decidió rescindir su contrato de mutuo acuerdo (se dice que por discrepancias respecto a la imposición de un futbolista). Apenas una semana después, pese a tener otras ofertas de Segunda División, firmaría por el Alcorcón, con el que actualmente posee un contrato en vigor hasta el 30 de junio de 2019. 

La pasada temporada se obró el milagro, y cierta parte de culpa la tiene Velázquez, que consiguió llenar de fe y optimismo al equipo cuando el descenso estaba prácticamente cantado. A pesar de su juventud, promete compromiso y pasión en su desempeño. Reitera lo duro que tiene que ser para los rivales visitar Santo Domingo.

Es lógico que a nadie le guste sufrir y que cada uno es consciente de las armas que tiene. En este caso el técnico salmantino ha podido atraer a los jugadores que él desde un primer momento quiso. Se trata de una plantilla renovada, a priori mucho más alegre y con mayor fluidez. Con un centro del campo bien agrupado, con laterales de recorrido, como le gustan a Julio. También, extremos habilidosos en el uno para uno, pese a la marcha de Iván Alejo (dentro de lo normal), el cual encandiló a la afición con su electricidad por banda.

Lo importante, recalca el técnico, es cumplir con los objetivos mínimos para subsistir. Vivir el momento, el día a día y trabajar muy duro sin hacer cábalas con poco sentido de cara al futuro. Rodearse de gente capaz y con entusiasmo para hacer piña en la convivencia diaria es fundamental para que no haya ninguna lucha de egos en el vestuario. El modelo de juego depende de las relaciones que se generen entre los jugadores.

El fútbol se ha transformado en un deporte sumamente específico y cada aspecto se trata con mucha más precisión y análisis que años atrás. El entrenador se lleva todas las miradas tanto en los buenos, como -mucho más aún- en los malos momentos. Es por ello que no hay que olvidar la importancia del cuerpo técnico, que funciona como la mano derecha del entrenador. Así pues, los que estarán al lado de Julio Velázquez esta temporada en este aspecto son:

Luis Díaz - 2º entrenador.

Miguel Pérez - Preparador físico.

Carlos Jabardo - Entrenador de porteros.

Alberto Baldominos - Asistente técnico.

Historia de Santo Domingo

Santo Domingo, el feudo de la Agrupación Deportiva Alcorcón cumplirá esta temporada su decimonoveno cumpleaños. Con capacidad para 5.100 es uno de los estadios más pequeños de la competición pero sin duda, también es de los más complicados de conquistar.

Inaugurado en 1999, el estadio de Santo Domingo debe su nombre al patrón de la ciudad de Alcorcón. Es de dominio municipal y su dirección pertenece a la alcaldía de la ciudad. El estadio albergó su primer partido el 19 de mayo de 1999 con un choque frente al Real Madrid de Vicente Del Bosque, Casillas, Redondo y compañía que acabó sin goles en el marcado.

Desde ese momento, solo en él, se celebran los partidos del Alcorcón tanto en su travesía en la Segunda División B como en la categoría de plata siendo el lugar idóneo para el encuentro de los aficionados alfareros. Cuenta con seis puertas de acceso para aficionados, una tienda oficial donde obtener artículos del club en días de partido y un bar para poder coger fuerzas y animar al equipo los 90 minutos. A ambos lados del terreno de juego existen otros dos campos de fútbol anexos que sirven de entrenamiento y partidos de Ligas menores.

Cuando Santo Domingo se quedó pequeño

En 2009, tras los buenos resultados del equipo, el Ayuntamiento aprobó la medida en la que se permitía la realización de unas obras para la ampliación del aforo del estadio. Con un coste de seis millones de euros, la construcción de una nueva grada aumentó la capacidad en 3.080 aficionados más. Los nuevos asientos quedaron inaugurados en un derbi frente al Leganés perteneciente a la jornada celebrada el día 30 de agosto de 2014,

Actualmente, existe una nueva medida aprobada en 2010 en la que se prevé una nueva ampliación que llevaría el estadio hasta unos 7.000 espectadores y un techo en la grada lateral. Hasta el momento, el proyecto se encuentra parado.

El día más dulce de toda su historia

Sin duda, el día que más recuerdan  los aficionados alfareros en su feudo fue el 4-0 a todo un Real Madrid, el conocido como partido del Alcorconazo. 10 de noviembre de 2009, el conjunto amarillo aún militaba en Segunda División B y en dieciseisavos de final se enfrentaron al equipo merengue en un partido que, pese a todo pronóstico, se llevó claramente el equipo local.

Con un estadio a rebosar, se vivió un sueño. Los aficionados se frotaban los ojos al ver como los Guti, Raúl y compañía no podían parar un vendaval de fútbol que arrasó a los blancos endosándoles cuatro goles a cargo de Borja y Ernesto. Con diez años de edad, el estadio ya había vivido uno de los partidos más recordados por todos los aficionados del fútbol español.

Curiosidades de Santo Domingo

Como puntos curiosos sobre el estadio de la Agrupación Deportiva Alcorcón cabe destacar que el nombre del estadio no es único en España y tiene un tocayo en El Ejido, Almería. En el Estadio Municipal de Santo Domingo es donde disputa sus partidos el conjunto de El Ejido 2012, equipo que compite en la Segunda División B del fútbol español.

Por otro lado, del estadio del Alcorcón se dice que es más pequeño que sus homólogos en la competición, que resulta que la pelota tiene menos recorrido y los jugadores se muestran incómodos cuando disputan los partidos sobre su césped. Sin embargo las medidas del campo son las mismas que las del Santiago Bernabéu o el Camp Nou, 105 de largo por 68 de ancho. En definitiva, un estadio al que le quedan muchas emociones por vivir, muchos goles por ver y quién sabe si vivir un ascenso a la máxima categoría del futbol español y convertirse en un estadio de Primera División.

Equipaciones de la temporada 2017/2018 y un repaso a las históricas

Este año, el Alcorcón ha decidido, al igual que como ha hecho con el equipo y toda su plantilla casi al completo, renovarse también en el aspecto de las equipaciones. Terminado el contrato con Errea, ha firmado con la marca Kelme, cambiando así el diseño italiano por el español. La nueva equipacion del Alcorcón cuenta con un amarillo que resalta más y destaca más la presencia del azul.

Históricamente, el Alcorcón ha vestido siempre los colores por una sencilla razón. El club alfarero nació en los años 70, época en la cual la selección brasileña de futbol maravillaba con su futbol al resto del mundo. Con la figura de Pelé a la cabeza, se ganó una fama mundial. Los fundadores del Alcorcón, maravillados con la selección de Brasil y con una idea ya perfilada de crear un equipo de futbol en la ciudad del sur de Madrid, decidieron que la equipacion que llevara debería ser muy semejante a la que llevaba la selección de Brasil, dada la afinidad que tenían con ella.

Por lo tanto, el Alcorcón empezó vistiendo camiseta amarilla clara y pantalones azules claros. Con el paso de los años, las insignias no cambiaron y continuó con camiseta amarilla y pantalón azul, pero el amarillo se volvió un poco más fuerte y no tan pálido como estaba, y el azul se volvió también aún más fuerte, tornándose en un azul oscuro.

No fue hasta 2009, un año antes de la temporada del ascenso a la categoría de plata del futbol español cuando el Alcorcón dejó atrás llevar el pantalón completo de color azul, llevando así todo amarillo, pero los detalles siempre en azul, intentando no cambiar los colores tan significativos del club,

Para esta temporada, Kelme ha diseñado una equipación con bastante más tonalidades y presencia del color azul. En el cuello se puede apreciar cómo rodea el color azul, al igual que la terminación de las mangas y los pantalones. La gran novedad y cuya posición salta a la vista es la presencia de una larga tira que baja desde la axila en línea recta hasta el final de la camiseta, volviendo así a unos estilos que ya se habían visto antiguamente, como por ejemplo en la temporada 2008/2009, en la primera fase de ascenso a Segunda División.

La segunda equipación es una de las que más ha gustado entre la afición alfarera, siendo completamente negra con las zonas remarcables de un color verde fosforito, lo que resalta aún más la tonalidad de la camiseta. Para la equipación de entrenamiento, sin embargo, predomina por completo el color azul, marcando en una "v" invertida el cambio al color amarillo a la altura del cuello.

VAVEL Logo