Carlos Bacca; la pieza que faltaba para formar el puzzle de una delantera ilusionante
Foto: villarrealcf.es

Pocos seguidores groguets, pocos y muy optimistas, podrían imaginar después de la marcha de Soldado al Fenerbache que el sustituto del mismo levantaría unas expectativas enormes desde el día de su llegada, y así ha parecido ser; razones desde luego no faltan. El 16 de agosto se hizo oficial su ´fichaje´ (cesión por 2,5 millones mas una opción de compra por 15), que sorprendió (e ilusionó) a propios y extraños.

A sus 31 años, el ariete colombiano ha demostrado que la edad no siempre atrofia el acierto cara a puerta; 34 goles en las dos temporadas que ha jugado en un AC Milán en reconstrucción dan fe de que, si todo va como se espera, el nueve amarillo dará mucho que hablar en la presente campaña. De hecho, no ha sentado muy bien entre la hinchada rossonera su inesperada marcha, ya que son conscientes de que podía seguir aportando muchos goles a su equipo.

Un currículum nada desdeñable en tierras españolas

Pese a las múltiples virtudes que se han podido apreciar del colombiano en sus dos temporadas en la Serie A y en los partidos con Colombia, sin duda alguna, el factor que más ilusiona a los simpatizantes de Los de La Plana es el gran desempeño del delantero en la Liga Santander, donde ya jugó dos temporadas ligado al Sevilla FC, en las que el bagaje, 49 goles y dos Europa League, se puede considerar realmente satisfactorio para él y para su ex conjunto.

Se antoja probable, por tanto, que no necesite adaptación al campeonato hispano, ya que aquel proceso lo vivió cuando aterrizó en la capital andaluza en verano de 2013, procedente del Brujas. No se trata de una promesa por explotar, ni de un talento a descubrir, sino de un jugador experimentado y contrastado, como lo fue en su día Soldado; cualquier futbolero que se precie sabe hoy día de qué es capaz Carlos Bacca, y quizá ese sea el principal factor que llevó a Roig a efectuar su adquisición.

Un perfil diferente de atacante

Si el nacido en Puerto Colombia se considera un gran fichaje de los castellonenses, no es sólo por sus múltiples virtudes, sino porque parece ser el tipo de futbolista del que Escribà no disponía aún en la zona de ataque. Carlos no tiene un guante en el pie, como Roberto Soriano, ni una velocidad extrema, como Bakambu, un control de balón excelente, como Unal, o un desborde impecable, como Sansone; Bacca es un jugador que, simple y llanamente, hace goles, muchos goles; y el tipo se los sabe fabricar muy bien; es realmente letal en el área contraria, y esa es la cualidad que esperan disfrutar en Vila-Real durante, al menos, esta temporada.

VAVEL Logo