Messi decide un partido sin ritmo
Sobrino tuvo la ocasión más clara de los albiazules  |  Fotografía: La Liga

Este sábado no era un día cualquiera en Vitoria. Era un día grande, de esos que muchos marcan en el calendario en rojo. Era el día que el fútbol volvía a su casa después de un verano en el que ver a otros por la televisión no era suficiente. Era el día en el que el Deportivo Alavés volvía a Mendizorrotza tres meses después de su último partido en casa. También tres meses después de la histórica final de la Copa del Rey que movilizó a miles de albiazules por las calles de Madrid. Tres meses después del final de una temporada histórica.

Mucho ha pasado en esos tres meses. Llegadas, salidas, muchos movimientos. Lo único que permanece igual es el rival con el que se veía las caras el cuadro vitoriano: el FC Barcelona, otro que había experimentado una montaña rusa de cambios en verano. El fútbol volvía y lo hacía por todo lo alto.

El partido, cosas del mes de agosto, no estuvo a la altura de las expectativas. Los más de 19.000 espectadores que se trasladaron a Mendizorrotza se encontraron un duelo más parecido a uno de temporada que a uno de competición. Y en esas decidió Messi. Dos goles del astro argentino daban los tres puntos a un FC Barcelona que lo intentó más.

Querían vestirse de gala los locales para empezar bien el curso. Luis Zubeldía, nuevo inquilino del banquillo albiazul, dio entrada a Tomás Pina y a Óscar Romero en el once inicial, siendo esas las únicas variaciones respecto a la derrota en Leganés. Con un centrocampista más el argentino buscaba más capacidad de presionar en el centro del campo. En detrimento de ambos, Burgui y Santos se quedaban en el banquillo. Pedraza seguía como primera opción en el lateral izquierdo, mientras que Sobrino se consolidaba como única referencia arriba. Valverde, por su parte, confiaba en una dupla ofensiva formada por Messi y Deulofeu, ante la ausencia por lesión de Suárez y la ausencia de Dembelé, último fichaje blaugrana. Iniesta volvía al once y Paulinho esperaba su oportunidad en el banquillo.

Pacheco contiente al Barça

La primera jugada de peligro fue albiazul. Internada de Romero desde la derecha que acaba en falta, que el propio paraguayo bota y que Ter Stegen tiene que enviar a saque de esquina. El colegiado vio falta albiazul dentro del área y dejó sin validez la jugada. Desde entonces, el Barça cogió la manija del partido, jugando con posesiones largas para intentar llegar a la meta de Pacheco. Deulofeu primero y Messi después probaron al extremeño desde fuera del área.

En el 12, una sobresaliente incorporación de Pedraza estuvo cerca de llevar el 1-0 al marcador. Su centro medido lo remató Sobrino en plancha, que lo mandó fuera por poco. El juez de línea decretó fuera de juego del manchego, en clara posición reglamentaria. El Alavés se mostraba cómodo con la dinámica del duelo, aunque con visibles problemas para circular el balón por el centro del campo. A la media hora de partido tuvo Sobrino otra clara oportunidad para poner a los babazorros por delante. Buen pase en profundidad que recibe y conduce bien el ariete, superando con claridad a Piqué, pero que define enviándola al cuerpo de Ter Stegen. El Barcelona ponía el juego, pero era el Alavés el que generaba las ocasiones de mayor peligro.

Cuando parecía que el partido iba a llegar sin sobresaltos al descanso, el colegiado decretó penalti a favor del Barcelona. Falta sacada desde la derecha, y el colegiado considera que Ely derriba a Piqué dentro del área. El contacto es evidente, pero no el suficiente para que el blaugrana caiga. Messi fue el encargado de disparar la pena máxima, pero Pacheco la detuvo de forma brillante. De esta forma, el extremeño se convierte en el segundo portero en haber detenido un penalti en Liga a Messi y Cristiano Ronaldo.

El partido llegaba al descanso con un tibio disparo de Deulofeu. 45 minutos en los que el Barcelona puso el juego, pero con un ritmo muy bajo. Los albiazules aguantaban, conscientes de que sus opciones de victoria seguían intactas.

Momento en el que Fernando Pacheco detiene el penalti  |  Fotografía: La Liga
Momento en el que Fernando Pacheco detiene el penalti | Fotografía: La Liga

Messi decide por partida doble

La segunda mitad comenzó como la primera, con una buena ocasión albiazul. Wakaso pone un excelente balón en largo a Ibai, que la cruza por raso para que Manu García se lance y remate, pero el vitoriano no llega por poco. Se lamentaba el capitán, consciente de la importancia de materializar las oportunidad en un duelo con las características de éste. Messi, poco después, contestaba con un disparo que se marchaba fuera por poco.

No falló el argentino en el 55, cuando controló un balón en el área, lo orientó y disparó. El balón golpeó en Alexis, cambiando la trayectoria del disparo y entrando en la portería de Pacheco. En un partido en el que la brillantez colectiva no aparece, la calidad del astro argentino volvía a ser determinante. Diez minutos después, y gracias a un error grotesco de Alexis en la salida del balón, Messi ponía el 0-2 y sentenciaba el partido.

Con el partido resuelto, tanto Valverde como Zubeldía aprovecharon los minutos finales para realizar varios cambios. El técnico local dio primero entrada a Burgui, para minutos después dar paso a Enzo y Christian Santos. El joven mediapunta dejó varios destellos de calidad con el balón en los pies en los minutos que estuvo sobre el campo. El técnico visitante daba paso a Denis Suárez y después a Paulinho, que debutaba con el Barcelona.

Sólo Messi, con un disparo al travesaño, alteró un tramo final del encuentro sin ocasiones. Un Barcelona que sigue sin dar con la tecla sacaba los tres puntos en la vuelta de Valverde a su casa. Suman seis los blaugranas y se asientan en el liderato. El Alavés, por su parte, sigue sin estrenar ni el casillero de puntos ni el de goles, pero dejó buenas sensaciones intermitentes contra un rival de más nivel. Sin embargo, siguen siendo evidentes algunas carencias como la dificultad en la salida del balón o los problemas ofensivos. Tiene tiempo Sergio Fernández hasta el 1 de septiembre para paliar esas carencias. Y también tiene tiempo Zubeldía, hasta el 10 de septiembre en Vigo, para ir dando con la tecla.

Manu jugó más adelantado en los minutos finales  |  Fotografía: La Liga
Manu jugó más adelantado en los minutos finales | Fotografía: La Liga

Resumen del partido (vídeo)

VAVEL Logo