El recambio no surtió efecto
El recambio no surtió efecto | Foto: Helios de La Rubia (Real Madrid C.F.)

Con las ausencias de Cristiano Ronaldo (sancionado), Sergio Ramos (expulsado), Rafael Varane y Jesús Vallejo (ambos por lesión), el Real Madrid CF tuvo que variar su equipo en defensa y no surtió efecto en el empate 2-2 ante el Valencia en el Santiago Bernabéu.

El equipo inicial salió a la cancha con Dani Carvajal y Marcelo como habituales laterales y con la pareja de centrales formada por Nacho y un retrasado Casemiro. Más adelante, Toni Kroos jugó como centrocampista y Luka Modric e Isco fueron quienes se encargaron del armado de juego.

Este cambio táctico pensado por Zinedine Zidane no rindió como lo había planificado el francés ya que, de atrás para adelante, el equipo merengue no tuvo estabilidad.

Para empezar a desglosar lo ocurrido, lo que mayor observación tuvo fue el rendimiento del brasileño Casemiro como pareja defensiva de Nacho. Ambos, tuvieron que sufrir la lucha con el centrodelantero italiano Simone Zaza y no tuvieron su mejor partido ya que el italiano ganó en casi todos los pelotazos que recibió de sus compañeros.

Casemiro luchó cuerpo a cuerpo contra Zaza | Foto: Helios de La Rubia (Real Madrid C.F.)
Casemiro luchó cuerpo a cuerpo contra Zaza | Foto: Helios de La Rubia (Real Madrid C.F.)

Sumado a esto, Kroos estuvo más relegado a su versión defensiva ya que el Madrid se vio abatido por el Valencia. Recién en el segundo tiempo, cuando Zidane sacó en cancha a Mateo Kovacic, el alemán se vio un poco más liberado y pudo agarrar la pelota para manejarla más adelante.

Sin embargo, este cambio también perjudicó en ataque ya que Isco, apagado en los primeros 45 minutos de juego, fue quien se sentó en el banco por el croata. De esta manera, el español no pudo revertir su rendimento en el primer tiempo y el propio Real Madrid no pudo mejorar.

Con este reemplazo madridista, el Valencia pudo tomar aire en el mediocampo porque tenían a uno menos para marcar y se dio cuenta que los blancos se retrasaron más ya que Kovacic no avanzaba tanto.

En el final del encuentro y con un el marcador 1-2 abajo, tanto la defensa como todo el equipo se vio empujado para la remontada y Valencia aprovechó las contras para golpear y complicar aún más al Madrid.

Nacho también sufrió con el italiano | Foto: Víctor Carretero (Real Madrid C.F.)
Nacho también sufrió con el italiano | Foto: Víctor Carretero (Real Madrid C.F.)

La defensa, el punto débil

A pesar de las bajas que no pudo sortear el conjunto manejado por Zinedine Zidane, el Real Madrid sufrió en defensa, punto débil con el que el Valencia jugó y aprovechó desde el primer minuto, atacando la espalda de Kroos y enviando pelotazos a Zaza para jugar la "segunda pelota", esa que llegaba cuando el italiano se las bajaba a los mediocampos que pasaban al ataque.

VAVEL Logo