El gol en contra, sinónimo de venirse abajo para el Eibar
Bebé, en el Eibar - Athletic Club

El derbi vasco entre el SD Eibar y el Athletic Club disputado en Ipurua, se lo acabó llevando el Athletic del Cuco Ziganda, en un partido sin demasiada emoción y, por el contrario, muy trabado y sin muchas ocasiones. El encuentro empezó con un Eibar bastante intenso y revolucionado y gozando de alguna ocasión para adelantarse, pero poco a poco, los bilbaínos se fueron asentando y empezaron a dominar un poco más hasta que llegó el gol de Aritz Aduriz.

Este gol, que significaba el 0-1 a favor de los leones, fue un auténtico jarro de agua fría para el conjunto armero. El Eibar del inicio que quería tener el balón, era intenso e incluso en muchos tramos fue superior al Athletic, parecía que tras el gol se había disipado. Les costó mucho reactivarse tras el gol de los visitantes, y eso, muy posiblemente, fue lo que acabó decantando el encuentro a favor de los bilbaínos. Tras la primera mitad, Mendilibar decidió quitar del terreno de juego a Rubén Peña y darle entrada a Bebé. Esto fue un acierto ya que el portugués, revolucionó un poco el partido, siendo muy molesto para Eneko Bóveda, que sufría cada vez que el luso tenía el balón. La ocasión más clara para el Eibar llegó de su bota, Bebé centró por la izquierda para que Kike García rematara, pero Kepa realizó una buena parada en el minuto 70. En la siguiente acción, el guardameta de los leones volvería a evitar la igualada a otro remate de Kike García, esta vez de cabeza, en el minuto 73.

El primer encuentro de Liga para el Eibar, se saldó con victoria por 0-1 ante el Málaga, por lo tanto, este es el primer gol que reciben el LaLiga. En este primer partido en que reciben gol, se ha podido ver que al equipo le cuesta activarse tras un gol del rival. Falta por ver, si eso será la tónica habitual, el recibir gol y decaer moralmente, o si, por el contrario, ha sido en este partido en concreto. También cabe resaltar la dificultad para anotar goles del Eibar, ya que, en las dos primeras jornadas, sólo ha conseguido anotar un gol. Esto sorprende aún más si se ven los registros goleadores del equipo en la pretemporada, 19 goles en 10 partidos.

Ahora, aprovechando el parón de selecciones, Mendilibar tiene una semana para solucionar problemas y mejorar el equipo para, el sábado 9 de septiembre ante el Sevilla en el Sánchez Pizjuán, poder dar una buena imagen y rascar, al menos, un punto.

VAVEL Logo