Real decepción en Vallecas
Los jugadores rayistas saltan al campo con la afición de fondo. Foto: María Ollmo (VAVEL España)

Caras nuevas en ambos equipos, propias de un partido copero. El ambiente en Vallecas, el de las grandes ocasiones, ahí no hubo cambios. Mario, Velázquez y Akieme disputaban sus primeros minutos y como titulares. El partido en sí mismo fue una decepción total para toda la familia rayista. Tres goles en apenas veinte minutos acabaron con la andadura franjirroja en la Copa del Rey, mientras que el Tenerife tendrá que ganar otro partido antes de poder recibir a un Primera. Una vez más, los fallos en defensa volvieron a lastrar al Rayo Vallecano.

Y es que el Tenerife se adelantó a los tres minutos de partido tras un error garrafal de Amaya. La zaga tinerfeña envió un balón buscando a su delantero Juan Carlos que aparentemente no llevaba mucho peligro, pero el capitán rayista no se entendió con su portero, que debutaba oficialmente, y desvió hacia el área el balón. Juan Carlos solo tuvo que empujarla al fondo de la red. Tocaba no solo remar sino volver a la superficie terrestre tras el segundo gol del Tenerife.

Apenas cuatro minutos después, tras un posible fuera de juego de Montañés, llegó el segundo tanto de los isleños. Mario rechazó el primer disparo, pero sin embargo falló en el segundo de Juan Carlos, que otra vez anotaba para los suyos. A pesar de la gran cantidad de defensores rayistas, el balón se coló al fondo de la red.

En un visto y no visto el Rayo tenía pie y medio fuera del torneo copero, ese que no es prioridad pero que hace especial ilusión jugarlo. El hecho de no haber encuentro de vuelta encendía más si cabe las alarmas en la parroquia franjirroja.

El Rayo Vallecano perdió la eliminatoria en el minuto 19, cuando ya perdía por 0-3

Pronto –pero con razón- empezó a perder tiempo el equipo visitante. Su central  Aveldaño se llevó la primera amarilla del partido tras perder tiempo al sacar una falta en su campo. Quince minutos para olvidar y el Rayo por fin despertó, haciéndose con el control del balón.

La decepción local no cesó sino que fue en aumento cuando en el minuto veinte el Tenerife anotó el tercero. Un desajuste defensivo provocó que el delantero Brian se plantase solo delante de Mario, a quien superó con gran calidad. Justo antes el Chori había levantado el primer ¡uy! en la grada con una falta que a punto estuvo de sorprender a Carlos.

Al Rayo no le salía nada, ya que Lass falló un gol a bocajarro que se estrelló en el larguero. El guineano estaba a escasos dos metros de la línea de gol, pero no tuvo una buena definición. Unai López pudo abrir el marcador a la media hora de partido, pero su disparo tras una buena asistencia de Lass salió muy flojo.

Mario salvó el cuarto tras un mal despeje de Javi Guerra que casi se convierte en un autogol tras una peligrosa falta lateral. Los últimos minutos de la segunda parte fueron de idas y venidas, con el partido roto por el marcador, que no se movió más. Juan Carlos se ganó una amarilla por agarrar continuadamente a Fran, que sin embargo pudo seguir con una jugada que acabó una vez más frustrada. Así se llegó al descanso, con el marcador prácticamente sentenciado y el sueño copero del Rayo a punto de terminar.

Sin cambios en ningún equipo arrancó la segunda mitad, donde el Rayo tenía el control del balón pero no llegaba a portería. Amaya se ganó a la hora de partido la primera amarilla de los locales. Mal partido del capitán y el equipo parecía darse por vencido. Cinco minutos después se dio un enfrentamiento que no llego a mayores a raiz de una patada a destiempo de Chori. Al final, solamente el argentino se llevó la amonestación.

Ni los cinco euros que costaba la entrada para ver el partido permitió el lleno. La hora del partido (22) para un miércoles le pasó factura a la infancia de la Cañada Real

El colegiado navarro amonestó injustamente a Galán, ya que el lateral en ningún momento al rival. Nada iba bien para el equipo madrileño en la noche de miércoles.El partido fue muriendo lentamente sin apenas oportunidades en ambos bandos. Toda la emoción de un partido copero se difuminó al descanso y ni los cambios despertaron a un Rayo que no pudo plantar cara al Tenerife.  El Tenerife seguirá una ronda como minimo mas en la copa del rey, mientras que el Rayo podra centrar todos sus esfuerzos en la competición domestica.

VAVEL Logo