Una Copa con nefasto trago

Alcorcón y Cultural Leonesa se enfrentaban en la segunda ronda de la Copa del Rey en un encuentro a partido único. Los alfareros en los últimos tiempos le han cogido el gusto al torneo del KO, copando portadas por sus avances. Sin ir más lejos la pasada temporada llegaron a cuartos de final. Mientras, la Cultural llegaba a la cita pletórica de moral, tras conseguir su segunda victoria (sendas remontadas en los instantes finales) al hilo en la competición doméstica.

Pese a declarar con rotundiad que la Liga es lo más importante, la Copa no se desprecia. Eso sí, ambos técnicos decidieron usar el fondo de armario y apostar por hombres que a lo largo de la campaña, no tendrán tanta presencia inicial. Cartas frescas entre semana. La rotación se antoja fundamental.

DE MÁS A MENOS

Arrancaron los de Velázquez con mucha intensidad y presión lanzada, sin embargo en una acción aislada a los 9 minutos, un maravilloso pase al espacio dejó en pañales a la zaga e Isaac Carcelén definió con solvencia en un disparo cruzado.

Se reaccionó de manera inmediata gracias a una internada por la derecha de Sangalli que la puso al borde del área pequeña, para que Dumitru la empalara a bocajarro y pusiera las tablas en el marcador con apenas 18 minutos de juego.

Pese al empate el Alcorcón no fue capaz de generar más peligro y la Cultural se sintió en su salsa, controlando el tempo del partido y poniendo a la defensa amarilla en serios apuros. En el minuto 38 llegó un serio aviso con un chut de Colinas -cuando se encontraba dentro del área sin ninguna oposición- que se fue muy alto. Hasta que cinco minutos después, en el énesimo desborde de Isaac Carcelén, éste se encargaba de firmar su doblete y de poner nuevamente por delante a los leoneses. 

Así se llegaba al descanso, con un Alcorcón sembrado de dudas y viendo como sus ideas iniciales se habían diluido como un azucarillo. 

LA EXPULSIÓN FUE DETERMINANTE

David Fernández sustituyó a un flojo Gonzalo, tratando de devolver la calma en la parcela defensiva. Y en la primera acometida de la segunda mitad, Jonathan Pereira definió de manera brillante un balón suelto dentro del área rival. 2-2. La grada se activaba de manera automática y comenzaba a rugir. Borja Lázaro perdonó de inmediato sobre la línea y poco después, David Fernández estrelló en la madera el cuero tras un remate de cabeza. Justo cuando mejor estaba el conjunto alfarero llegó lo que nadie se esperaba en esta locura. 

Apareció por la izquierda Buendía que se la dejó franca a Yelko Pino para que definiria cómodamente y volviera a adelantar por tercera vez a la Cultural. Del 3-2 al 2-3 en un abrir y cerrar de ojos. Lo que es el fútbol. 

Si el partido estaba rompiendo todos los esquemas, en el minuto 60 ya llegaría el caos absoluto. Polémica expulsión por una supuesta agresión de Borja Lázaro, sobre la cual el árbitro no tuvo reparos en mandarlo a vestuarios antes de tiempo. Con un hombre menos y el resultado en contra, el asunto sin ninguna duda estaba color de hormiga. Así, Emiliano Buendía seria el encargado de asestar la puntilla en el minuto 75 tras culminar una fantástica jugada colectiva. 

El último cuarto de hora pasó totalmente en vano con el encuentro sentenciado y con clara resignación en los rostros locales asumiendo la eliminación. 

Ahora solamente toca centrarse en la Liga. Tratar de desempeñar el mejor papel posible sin distracciones. Próximo compromiso este domingo, en La Romareda, ante el Real Zaragoza, sin dudas, un rival de altura.

VAVEL Logo