Zidane y su talismán después de los parones
'Zizou' dirige al equipo desde el banquillo de Santiago Bernabéu I Foto: Daniel Nieto (VAVEL)

Ir convocado con la selección nacional de fútbol del país siempre es un orgullo para todo futbolista, que ve recompensado el esfuerzo diario en su propio club. Supone un premio al buen trabajo y al éxito sobre el césped, que se magnifica todavía más en aquellas selecciones donde la competencia es muy alta. En otros conjuntos, acudir a las citas internacionales es algo habitual para algunos jugadores claves y que tienen el puesto asegurado hagan lo que hagan diariamente. 

Sin embargo, a las pausas en competición doméstica (la Liga Santander, en caso de España) se une la resaca por disputar esos encuentros representando al país. Es decir, hombres que llegan agotados por los kilómetros para desplazarse, o lesionados por algún trance del partido. El también denominado 'virus FIFA' que ataca a los clubes, mermando así sus efectivos a la hora de afrontar duelos ligueros. 

Pero si de algo puede estar agradecido el Real Madrid y Zidane es de poder contar con una amplia plantilla. Aunque la mayoría se marchen a las convocatorias nacionales, las posibilidades para dar descanso o sustituir las bajas por ese virus son una baza fundamental para un equipo que aspira a ganarlo todo. Además, el entrenador francés sabe gestionar muy bien las vueltas al trabajo. 

Cinco triunfos después de los parones

Duelo bastante exigente para el exfutbolista blanco en su primer año al frente del banquillo. Después de una breve pausa para compromisos internacionales de su plantilla, el Barça era un duro rival a batir. Más todavía con la necesidad del equipo, tercero en la tabla. Cristiano y Benzema silenciaron el Camp Nou, también el tanto de Piqué. Primera victoria de Zidane para inaugurar su talismán de 'post-parones'. 

La segunda vez que 'Zizou' tuvo que afrontar un duelo de Liga tras un parón por selecciones fue en septiembre de 2016. Era el comienzo de la selección española hacia la clasificación para el próximo Mundial de Rusia. Esa misma semana al Real Madrid le esperaba Osasuna en casa, el sábado 10. Sus futbolistas acudieron a la cita con hambre de goles. Golearon por 5-2, con protagonismo para los defensas, pues Danilo, Ramos y Pepe marcaron. 

Pepe y Danilo celebran sus goles ante Osasuna I Foto: Daniel Nieto (VAVEL)
Pepe y Danilo celebran sus goles ante Osasuna I Foto: Daniel Nieto (VAVEL)

Al mes siguiente llegó la tercera pausa liguera y los blancos lograron otro resultado abultado frente al Betis en el Benito Villamarín. Partido que recordaba al comentado contra los navarros porque volvieron a destacar en el aspecto goleador dos jugadores de atrás: Varane y Marcelo. Eso sí, el mejor del encuentro fue el malagueño Isco, con un doblete. Con aquel triunfo, el Madrid igualaba a puntos al líder. 

En tiempos de plenitud para la 'BBC' -indiscutible y en buena forma-, otra semana se detenía para dar cabida a los partidos internacionales. Los madridistas jugaron ante el Leganés en la primera semana de noviembre, con resultado final de 3-0 en el Bernabéu. La siguiente jornada se jugó el día 19, un parón largo pero sin efectos adversos para Zidane y los suyos. Repitieron ese marcador pero en casa del Atlético, con un hat-trick de Cristiano Ronaldo, intratable. 

No hubo más descansos en 2016, pues la Jornada 5 para los equipos nacionales fue en marzo de la pasada temporada. Realmente, por las fechas festivas de Semana Santa en España, podría no considerarse un parón como el resto. Fuese lo que fuese, el Real Madrid reanudó la faena con la efectividad intacta. Otra goleada por tres goles a cero, ante el Alavés. Benzemá, Nacho y de nuevo, Isco, mojaron. Quinta victoria consecutiva de Zidane en el contexto tratado.

Isco y Lucas Vázquez festejan la victoria ante el Alavés I Foto: Daniel Nieto (VAVEL)
Isco y Lucas Vázquez festejan la victoria ante el Alavés I Foto: Daniel Nieto (VAVEL)

Fin de racha frente al Levante

Así el conjunto blanco se alzó con el título liguero, sin más despistes de por medio. En verano se disputaron más encuentros internacionales pero con la nueva temporada ya en su Jornada 2, otra pausa acechaba. Pero esta vez, no le iría tan bien al técnico galo. La suerte se le acabaría, pues su equipo no pudo con el Levante en el Santiago Bernabéu. 

Aunque no fue por fútbol y ocasiones, pues simplemente el balón no quiso entrar en la portería rival. Cosas que suceden en este deporte, solo Lucas Vázquez fue capaz de mandar una pelota a la red. Zidane rotó, también para dar descanso como consecuencia del 'virus FIFA'. En un once con el gallego, Asensio y dos de los nuevos fichajes (Theo y Llorente), a los locales les faltó creatividad.

Sin Isco ni Modric es diferente, al menos uno de los dos debe estar sobre el verde. Se echó de menos la efectividad de Cristiano. La banda de Marcelo -que jugó adelantado junto a Theo-, no funcionó tanto como quizás esperaba 'Zizou'. Eso sí, la profundidad y potencia del ex del Alavés se notó de sobra.

El brasileño fue expulsado al final, pero lo peor fue la lesión de Benzema a la media hora de juego. Con Bale de punta, nada positivo. Era el momento para Borja Mayoral, pero se quedó en la grada. 

Benzemá en una de las pocas ocasiones que tuvo antes de lesionarse I Foto: Daniel Nieto (VAVEL)
Benzemá en una de las pocas ocasiones que tuvo antes de lesionarse I Foto: Daniel Nieto (VAVEL)

Ese empate frenó la racha, pero no quiere decir que el siguiente duelo ante el Getafe ocurra lo mismo. El equipo ya recuperó sensaciones goleadoras, aunque 'el Bicho' sigue sin estrenarse en esta Liga.

La anécdota es que tras este último parón, Zidane ha ganado más futbolistas que perdido. Regresan Benzema, Theo, Marcelo y Vallejo. En la enfermería han entrado recientemente Keylor Navas y Bale, el primero lesionado con Costa Rica mientras que el galés no está muy claro. De nuevo, unos se echan las culpas a otros. 

VAVEL Logo