La duda de Paco acecha Mareo
Paco Herrera en un entrenamiento // Imagen: Onely Vega

Parece una locura, mirando la clasificación, que Paco Herrera esté en tela de juicio por un sector del sportinguismo. Sin embargo, parece que los resultados no encajan a la perfección con el juego que presenta el equipo jornada tras jornada. Si bien es cierto que el partido contra el Almería, por ejemplo, fue de dominio asturiano durante la primera parte, en los últimos 45 minutos esto se desvaneció. Parece que el conjunto rojiblanco no es capaz de mantener la intensidad durante un encuentro completo, y eso desespera a una afición temerosa de no conseguir el objetivo si se sigue por este camino. 

Las continuas variaciones en el once, con Stefan en el banquillo cuando a priori era uno de los titulares indiscutibles, hacen saltar las alarmas, sobre todo cuando el equipo no gana, y los goles son escasos. Muchos se preguntan si realmente está peor que Carlos Castro o Viguera, los últimos elegidos por el técnico para defender la elástica sportinguista. Un cuestionamiento que llega después de una tan dolorosa como merecida derrota en Reus, sin gol, sin pasión, sin sentimiento. El equipo no demostró nada, y el resultado pareció haberse quedado corto para los locales. 

Además, los cambios no funcionan. Cualquier sustitución que se produzca en los 90 minutos de juego parece no encajar en el campo. Quizás sea una falta de actitud por parte de los jugadores o que el propio técnico no es capaz de dar con esa 'famosa' tecla que hace que funcione también el equipo en la segunda parte. Lo cierto es que entre quien entre al campo no funciona, e importa poco que el fin de semana pasado haya hecho un partido impresionante. Algo falla, lo complicado es saber exactamente qué es lo que no funciona correctamente. 

Las próximas jornadas marcarán el destino de un Paco Herrera que, al menos por el momento, parece estar tranquilo. La cómoda cuarta posición es un seguro de vida para el técnico, que ve como los resultados llegan a pesar de todo. Sólo el tiempo dirá si sus experimentos tendrán el resultado que merece un equipo como el Real Sporting de Gijón: el ascenso a la máxima categoría del fútbol español. 

VAVEL Logo