El debate: ¿es Benzema el delantero que el Real Madrid necesita?
Fotomontaje: Santi Arxé (VAVEL)

Benzema, el eterno cuestionado. El delantero francés lleva muchas temporadas siendo el delantero centro titular del Real Madrid pero siempre crea división en la grada. Ha fallado goles claros pero siempre aporta algo más al juego, no es ese delantero al uso. Benzema, el rey de los intangibles, ha tenido que compartir delantera con jugadores de la talla de Raúl, Higuaín o Morata pero ocho años después es el único que ha sobrevivido a la exigencia del Santiago Bernabéu. ¿Es Benzema el delantero que el Real Madrid necesita?

La capacidad de aportar desde la sombra (Diego Campoy - @DCampoy10)

Prácticamente desde que se inventó este deporte, la función principal de un delantero, sea cual sea su equipo, ha sido marcar goles, y más, si milita en uno de los clubes más grandes de Europa. Es por ello que criticar a Karim Benzema desde la estadística es algo totalmente razonable, pero existen cuestiones tácticas que hacen del punta francés un jugador que, además de marcar una cifra considerable de goles cada año, aporta a sus compañeros más de lo que estos pueden recibir de cualquier mediocentro.

Si se analiza el juego del Real Madrid de Zinedine Zidane, se observa con claridad el hecho de que lo que les hace marcar la diferencia respecto al resto de gigantes europeos son las transiciones ataque-defensa, es decir, la facilidad de replegar ante un contraataque rival. Lo fácil sería atribuir el mérito de esto a jugadores cuya labor en el campo está relacionada directamente con esta faceta del juego, véase Raphael Varane y su explosiva arrancada o la más que conocida determinación de Sergio Ramos, pero lo cierto es que el culpable de ello no es otro que Karim Benzema.

Benzema golpeando el balón | Foto: Dani Nieto (VAVEL)
Benzema golpeando el balón | Foto: Dani Nieto (VAVEL)

Suena extraño que el jugador más adelantado de un equipo sea una de las claves defensivas del mismo, pero es así. Cuando Benzema está en el césped, el Real Madrid juega exactamente igual que sin él, pero 10 metros más adelantado. Esto conlleva a que cuando el rival roba el balón, debe recorrer muchos más metros para llegar a la portería blanca por el simple hecho de que han recuperado la posesión mucho más atrás de lo esperado, algo que con Mayoral, e incluso con Morata el año pasado, no ocurría.

Es entonces cuando entra en acción uno de los mayores beneficiados del juego de Karim, Carlos Henrique Casemiro. El pivote brasileño recupera más balones con Benzema como titular que con cualquier otro nueve (incluyendo a  la pareja Cristiano-Asensio), ya que, como se ha mencionado previamente, con el francés en el campo el equipo rival monta los contraataques en una posición mucho más atrasada de lo normal, por lo que un jugador que no es excesivamente rápido como Casemiro, tiene muchas más posibilidades de repliegue.

"Si se habla de beneficiados del juego de Benzema, es imposible obviar a su mejor socio, Cristiano Ronaldo"

Si se habla de beneficiados del juego de Benzema, es imposible obviar a su mejor socio, Cristiano Ronaldo. Lo único que se le puede echar en cara a Karim en estos últimos años es la falta de agresividad y verticalidad, algo que el portugués le aporta partido tras partido ya que es uno de los jugadores que más veces tira a puerta de toda Europa.

Y lo curioso de esta relación es que el favor es recíproco, puesto que al Cristiano de las últimas dos temporadas se le ha visto incómodo cuando el Real Madrid no tenía espacios en ataque y el rival se encerraba, pero son esos momentos en los que mejor se desenvuelve Benzema, y con su juego de espaldas a portería crea continuamente espacios para que Ronaldo pueda seguir desarrollando su juego con normalidad.

Bien es cierto que el Benzema de este año no está al nivel del mejor Karim, pero sin lugar a duda es el más indispensable. Desde su llegada en 2009, siempre ha tenido a alguien que pudiera suplirle en caso de que las cosas fueran mal (Raúl, Higuaín, Adebayor, Chicharito, Morata en dos ocasiones…), pero este es el primer año en el que el recambio de Benzema está a años luz de él en muchos atributos, y es que Borja Mayoral todavía es un jugador muy joven y con mucho por aprender. Por esto y por todos los motivos anteriores, Benzema es el ‘9’ que necesita el Real Madrid para seguir reinando en el viejo continente durante muchos años más.

La era de Benzema debe terminar (Laura Barrera - @laubf)

Karim Benzema llegó al Real Madrid en 2009 como la nueva y joven promesa del futbol francés, con solo 21 años ya había sorprendido a los aficionados del Olympique Lyon con 66 goles.

La verdad es que, a lo largo de sus nueve temporadas vestido de blanco, Karim ha mostrado una inmensa inestabilidad. Su primera temporada fue de adaptación, ya que solo anotó nueve goles, pero en la siguiente mejoró con 26 y en 2011/12 brilló con 32 tantos. Esa ha sido su mejor campaña y desde aquel entonces sus números se mantuvieron en un promedio de 22 anotaciones por año.

La segunda mejor temporada del francés fue en 2015/16, año en el que fue importante en especial para abrir los marcadores de los partidos, anotó 29 goles en total, pero desde ese año sus números cayeron estrepitosamente, porque en el siguiente año alcanzó los 19 tantos y en la actualidad solo tiene dos goles en 12 partidos en la temporada 2017/18.

Benzema golpeando el césped del Bernabéu | Foto: Daniel Blanco (VAVEL)
Benzema golpeando el césped del Bernabéu | Foto: Daniel Blanco (VAVEL)

En todo su paso por el Madrid ha anotado 182 goles, 123 en liga, 15 en Copa del Rey, dos en Supercopa de España, 39 en Champions League y tres en Mundial de Clubes.

Un promedio de 20 goles en nueve temporadas no es malo, pero tampoco es extraordinario y la historia de un club como el Real Madrid exige excelencia por parte de sus jugadores, en especial de su delantero. La llegada de Benzema al club merengue coincidió con la Cristiano Ronaldo, el que ha sido responsable de la mayor parte de goles del equipo desde 2009.

"No es regular o consistente, por lo que no es confiable"

Gracias a los goles y protagonismo del portugués y a lo conseguido en los últimos nueve años por parte del club, el desempeño de Benzema no ha estado necesariamente siempre bajo la lupa. Siempre se habló que su trabajo era más silencioso, que su juego se concentraba más en la búsqueda de espacios, colaboración con sus compañeros, arrastre de marcas, labores que no son necesariamente propias de un delantero centro.

Un club debe poder confiar en su delantero, en que este marcará goles, porque ese es su trabajo. Zinedine Zidane dijo recientemente: “Me importa un jugador que se asocie con los demás (…) Pueden opinar que el 9 está para meter gol y ya está. Para mí no”.

Y entonces vale la pena preguntarle al entrenador, ¿si no crees que la responsabilidad de tu 9 es la de hacer goles, para que lo consideras tu único delantero centro? Zidane comete el error en solo disponer de Karim para cubrir esa función dentro del campo, porque con lo poco demostrado en las últimas dos temporadas, Benzema no da garantías.

Ya suma más de 20 tiros al arco en la temporada y solo ha anotado dos veces, una contra el Barcelona en la Supercopa de España y el otro frente al Getafe. Ante el Valencia tuvo ocho tiros claros de gol y no concretó ninguno.

En el partido con el Tottenham tuvo uno de los errores más clamorosos, con un balón que estaba muy cerca de ser gol, pero que el francés falló. No es un goleador decisivo, no ha anotado en ninguna de las tres finales de Champions League, ni en la final de la Copa del Rey en 2014, tampoco en las tres Supercopas de Europa.

Rara vez sus goles han sido determinantes y sus estadísticas empeoran cada vez más. No es regular o consistente, por lo que no es confiable. Si bien ha tenido una historia positiva en el club, tal vez ya es hora de pensar que la era de Benzema terminó.

VAVEL Logo