El debate: ¿tiene la Real opciones de levantar un título?
Fotomontaje: Santi Arxé (VAVEL)

En el horizonte de cualquier equipo que disputa tres competiciones en una misma temporada (sobre todo aquellos que sin poseer los despampanantes recursos de los más grandes) resuena uno de los dilemas inquietantes por excelencia: ¿se debe aspirar a ganar alguno de los títulos con sistemas eliminatorios? O por el contrario, ¿es mejor centrarse en el campeonato doméstico, para así tratar de asegurarse la clasificación nuevamente a una competición continental? 

La duda asoma cada año a los equipos que se pelean contra aquellas entidades más potentes, tal y como hizo la pasada campaña el Celta de Vigo, que de no ser por el desacierto de Guidetti, podría haber desterrado al Manchester United de la final europea en el "Teatro de los Sueños".  

La prioridad debe acentuarse en LaLiga (Alex López de Munain)

Esta temporada la Real compite en tres competiciones, y juega dos partidos por semana con una plantilla justa de un once titular definido, y cuatro jugadores como cambios fijos. En total, 16 futbolistas con nivel.

Ocho jugadores no tienen el nivel del resto y no tienen apenas protagonismo con Eusebio, como Toño Ramírez, Carlos Martínez​, que está lesionado pero aun así Odriozola y Gorosabel le tienen ganado el puesto, Raúl Navas que esta temporada tiene más competencia y Aritz Elustondo ha demostrado que está por delante del sevillano, Rubén Pardo que no cuenta para el técnico vallisoletano, Guridi que está lesionado y de momento no ha debutado esta temporada, Carlos Vela que se marcha en enero a la MLS a la nueva franquicia de Los Ángeles, Bautista que está relegado al banquillo por la importancia de Willian José en el esquema de Eusebio, y Agirretxe es caso aparte porque parece que no va a volver hasta el año 2018.

LaLiga es cosa de dos esta temporada; el Barcelona de Ernesto Valverde ha empezado como un tiro con 31 puntos de 33 posibles y un Messi espectacular con doce goles en diez jornadas. El Real Madrid es el segundo candidato a pelear por el campeonato nacional, a pesar de su comienzo dubitativo y la crisis de resultados y de juego, siempre es un equipo a tener en cuenta al tener una plantilla de quilates, con un Isco que maravilla al fútbol español y uno de los mejores jugadores del mundo, Cristiano Ronaldo.

El Valencia de Marcelino ha dado un paso adelante para confirmarse como uno de los mejores equipos del momento, pero su plantilla no es tan larga como la de los grandes y eso le pasara factura, al igual que al Atlético que peleará por el tercer puesto con el conjunto che. La Real deberá pelear con el Sevilla, Villarreal o Athletic por un puesto en la Europa League para la temporada que viene.

"La regularidad en liga es fundamental" 

La Copa y la Europa League son dos competiciones ilusionantes para esta temporada, el primer título por ser el más igualado y competitivo de todos los que la Real va a disputar, y el segundo por la trascendencia y el escaparate mediático que supone para los jugadores y el club el hacer un gran concurso en Europa. Sin embargo, no hay que olvidarse de LaLiga, la competición donde te juegas el pase europeo para la temporada que viene.

Es cierto que la Copa es una competición donde se puede llegar lejos, y es uno de los torneos más competidos en España, por el hecho de que los grandes clubes no lo priorizan. Eusebio sabe de la importancia de ganar un título porque le revalorizaría como entrenador y daría más reconocimiento a la plantilla. Sin embargo, el fin de semana toca LaLiga y es ahí donde el equipo se gana el pan de cada día, donde tienes que ser regular para clasificarte para la temporada que viene a Europa y no jugártela a una sola carta, para llegar a la final de la Copa del Rey y ganarla ante un rival de la entidad de Barcelona, Real Madrid o Atlético.

Si los cruces en el torneo del KO te deparan a equipos de tu mismo nivel o inferior, te ha tocado la lotería y puedes llegar hasta las eliminatorias finales, pero a la hora de la verdad a doble partido todo puede ocurrir, y en caso de alcanzar las semifinales o una final tan soñada por varios realistas debes ganarla para optar a una plaza europea. En la CopaFC Barcelona, Real Madrid, Atlético, Sevilla y Valencia son clubes con más experiencia y plantilla que la Real, y no hay que descartar al Villarreal y al Athletic Club de Bilbao como candidatos a ganarla, por lo tanto es complicado alzarse con el título copero.

Por otra parte, la Europa League es una competición europea ilusionante para el equipo y la afición, no obstante hay equipos como el Lyon, Milan, Atalanta, Arsenal, Marsella, Zenit o Lazio. Son clubes con mayor experiencia y tienen  jugadores de primera clase mundial en sus filas. Además, los equipos que pueden pasar de la Champions a la Europa League (sin confirmar, faltan dos jornadas), como Napolés, Atlético de Madrid, Sporting de Lisboa, Spartak de Moscú, Leipzig o Dortmund son rivales de entidad para una Real que es novata en eliminatorias a doble partido en Europa y contra clubes con más potencial que suelen disputar con más asiduidad competiciones europeas.

En definitiva, conseguir un título es un objetivo surrealista con los grandes equipos del fútbol mundial, y la Real tendrá que ser regular en liga para ganarse un puesto en Europa de cara al curso que viene, y en el resto de competiciones alcanzar las fases finales para completar una notable temporada.

Los jugadores de la Real Sociedad celebran uno de los goles anotados ante el FK Vardar. Foto: Real Sociedad
Los jugadores de la Real Sociedad celebran uno de los goles anotados ante el FK Vardar. Foto: Real Sociedad

La Real, con opciones en torneos eliminatorios (Jon Viedma Carrera

Si algo ha caracterizado a la Real Sociedad en los últimos años es la irregularidad. Y aunque este aspecto ha mejorado en las dos últimas temporadas, el inicio de esta también ha corroborado esa falta de continuidad en los resultados.

Con cuatro victorias en sus primeros cuatro encuentros de esta campaña 2017/18, el optimismo invadía Donostia. Primeros en Liga y con una gran demostración ante el Rosenborg en Europa League (4-0), parecía que el equipo podía aspirar a todo. Pero pronto llegaron otras tantas derrotas consecutivas, que volvían a poner las cosas en su sitio para los realistas.

Por ello, la liga resulta inalcanzable para los de Eusebio Sacristán. En el torneo de la regularidad, el irregular rendimiento de los donostiarras no es buen arma. Es imposible seguir el ritmo de los de arriba, que vencen casi cada partido aunque no realicen un gran juego, algo que solo es posible debido a la inercia de los más grandes. Y la Real, aunque no guste oírlo, no lo es (todavía).

Sin embargo, esta Real sí que está llamada a hacer grandes cosas en las otros dos competiciones en las que las opciones de ganar el título pasan por clasificarse en rondas eliminatorias. En la Copa, todo dependerá de la suerte que tengan los de Eusebio en el sorteo de los cruces. Como ya se vio el año pasado, el Alavés llegó sin cruzarse con ningún equipo excesivamente complicado.

Los vitorianos llegaron a la final apeando al Gimnàstic de Tarragona, Deportivo de la Coruña, Alcorcón y Celta de Vigo, mientras en la otra parte del cuadro la Real se tuvo que enfrentar a equipos como el Villarreal y el FC Barcelona. Con un camino aparentemente más sencillo, la Real se puede plantar en la final, y en un partido único es capaz de ganar a cualquier equipo de la liga.

"La Real a partido único es capaz de ganar a cualquier equipo de la Liga"

El otro torneo de eliminatorias en el que el equipo txuri-urdin está inmerso es la Europa League. La segunda competición europea se antoja, lógicamente, más complicada que la Copa, pero nada es imposible. Sin ir más lejos, el año pasado el Ajax se presentó en la final ante el Manchester United.

El equipo holandés pasó rondas con un equipo muy joven, llegando incluso a jugar las semifinales con un once inicial de 20,4 años de media. Aunque muy talentoso, estos jugadores carecían de experiencia en competiciones de alto nivel y aun así llegaron lejos. En este aspecto, la Real tiene talento y a la vez experiencia.

No obstante, los realistas se enfrentan a un problema si se clasifican como segundos, ya que además de los campeones de grupo serán cabezas de serie los terceros clasificados en el grupo de Champions League. Y, de momento, en este puesto se encuentran conjuntos tan temerosos como Atlético de Madrid, Nápoles o Borussia Dortmund.

Por todo ello, las posibilidades de los donostiarras pasan mucho por la fortuna en los sorteos de los emparejamientos, pero en una eliminatoria este equipo es mucho más peligroso que en un torneo regular. Y es que esta Real es capaz de todo.

Los jugadores de la Real celebran la consecución de la Copa del Rey en 1987. Foto: Real Sociedad
Los jugadores de la Real celebran la consecución de la Copa del Rey en 1987. Foto: Real Sociedad
VAVEL Logo