La enfermería blanca está próxima a desalojarse aunque Bale se resiste
La enfermería poco a poco empieza a desalojarse. | Foto: Daniel Nieto (Vavel)

La enfermería blanca está próxima a desalojarse aunque Bale se resiste

Los jugadores del Real Madrid, que han estado recuperándose de sus respectivas lesiones para volver a los terrenos de juego, como Dani Carvajal, Mateo Kovacic y Keylor Navas ya dan sus primeros toques de balón. Por otra parte, Gareth Bale volvió a caer lesionado y tardará más tiempo en volver a estar disponible para Zinedine Zidane.

miguel-perez
Miguel Perez

Han sido tiempos difíciles para varios jugadores de la plantillla blanca en los que han estado en la sombra, sin ninguna otra opción que seguir en sus procesos de recuperación, sin poder ayudar a sus compañeros a conseguir la victoria en cada uno de los partidos que no han podido disputar, y lo que es peor, sin poder actuar en encuentros en los que el equipo blanco no ha sido capaz de conseguir los tres puntos ante distintos rivales tanto en Liga como en Champions.

Jugadores como Dani Carvajal, que ha sufrido un proceso vírico por pericarditis que le sigue manteniendo fuera de los terrenos de juego desde finales del pasado mes de septiembre, ya ha podido completar sesiones de entrenamiento junto con el resto de compañeros, lo que es una gran señal de cara al futuro de su absoluta recuperación, además todo parece indicar que Dani apunta para poder disputar de minutos ante el Atlético de Madrid en el derbi madrileño, la próxima jornada de liga en el estadio Wanda Metropolitano.

Por otra parte, Mateo Kovacic es otro de los futbolistas que aún se encuentran en la enfermería madridista, tras su rotura parcial del tendón largo del aductor derecho, ocurrida el 13 de septiembre ante el Apoel Nicosia en la primera jornada de la actual fase de grupos de la UEFA Champions League; además, la recuperación del croata es un eslabón fundamental para completar la fortaleza defensiva del conjunto de Zinedine Zidane, todo ello tras recordar su excelente inicio de temporada, sobre todo su especial actuación en la ida de la Supercopa de España al encargarse del marcaje de Leo Messi.

En cuanto a Keylor Navas, parece ser que tardará un poco más en volver a un estado de forma óptimo que le permita volver a ocuparse de proteger a portería madridista, tras su lesión en el aductor derecho que le impidió disputar los últimos cuatro partidos oficiales con el Real Madrid, de los cuales dos de ellos se saldaron con derrota madridista contra el Tottenham Hotspur en el estadio de Wembley (3-1) en Champions, y contra el Girona en Montilivi (2-1) en Liga, lo que abre el debate sobre si Kiko Casilla es realmente capaz de suplir con solvencia la actuación del costarricense en los encuentros de alto nivel. A pesar de esto, se estima bastante probable que los tres jugadores estén disponibles para el próximo encuentro liguero, ante el conjunto del Cholo Simeone.

Pero Bale parece resistirse a volver

En la otra cara de la moneda se encuentra el galés, Gareth Bale. El delantero madridista ha llegado a sufrir ya tres lesiones distintas en lo que va de temporada, lo que le ha mantenido fuera de los terrenos de juego durante prácticamente toda la temporada: Desde el 1 de octubre de este año ha sufrido una sobrecarga en los isquiotibiales del muslo izquierdo, dos días más tarde sufrió una rotura fibrilar en el sóleo de la pierna izquierda, pero eso no es todo, una última lesión cuando Gareth ni siquiera había vuelto a disponer de minutos, ha aparecido provocándole una rotura fibrilar en el tercio medio del músculo aductor largo de la pierna izquierda, lo que ha significado 'la gota que colma el vaso' para la afición madridista y sobre todo para el galés, que le ha caído como un jarro de agua fría y como  un elemento desmoralizador, en un largo proceso que parecía estar llegando a su fin.

Sin ninguna duda, es una situación en la que lo más que se necesita es paciencia y confianza, en un jugador que ya ha demostrado varias veces su valía y su determinación ante el equipo rival, un jugador que cuando juega a su máximo nivel resulta determinante para un equipo que aún está no sólo en fase de recuperación de efectivos, sino también en fase de recuperación de confianza en el juego.

VAVEL Logo