La Copa sí que mola en Orriols
Morales celebrando el gol (Foto: levanteud.com)

El Levante ofreció una gran alegría a su afición, para olvidar lo ocurrido en el último encuentro liguero, logrando el billete para los octavos de final de La Copa al mantener la ventaja obtenida de la ida en Montilivi tras pasar por ciertos apuros, sobre todo, en una primera parte en la que el Girona se hizo con el dominio y se adelantó en el marcador quedándose a sólo un tanto de igualar la eliminatoria. Sin embargo, el Levante mantuvo la compostura y manejó a su antojo la situación alejando cualquier atisbo de remontada por parte del conjunto gerundense. 

Tanto Muñiz como Machín realizaron numerosos cambios en sus respectivos onces iniciales, con respecto a sus alineaciones habituales en el campeonato liguero, para darles la oportunidad a los que menos minutos han disputado hasta la fecha. Muñiz concedía sus primeros minutos en portería a Langerak, cancerbero australiano llegado este verano a las filas granotas que por fin contaba con la oportunidad de estrenarse bajo los palos de la meta levantinista. Por su parte, Machín, hacía debutar a un canterano, Maxi Villa cumplía su sueño de estrenarse como profesional con la camiseta del Girona.

Un comienzo más que accidentado

Sin que el balón se hubiese puesto aún en juego, el fantasma de las lesiones se apareció por Orriols. Realizando el calentamiento previo al partido, tanto Róber Pier como Doukouré, que iban a ser titulares en el once del Levante, se lesionaron y no pudieron saltar al verde para iniciar el encuentro. El primero sufrió una torcedura de tobillo, y el segundo, notó unas molestias musculares. Por lo tanto, Muñiz ya tenía que variar su estrategia, en cuanto a las piezas se refiere, antes de que el colegiado diera comienzo el partido. Campaña y El Hacen sustituyeron a los lesionados.

Muñiz y Machin (Foto: levanteud.com)
Muñiz y Machin (Foto: levanteud.com)

Dio comienzo la contienda y ninguno de los dos equipos lograba hacerse con el dominio del partido cometiendo muchas imprecisiones por parte de ambos bandos. El Levante tuvo la primera ocasión con un centro de Jason desde la banda izquierda al que no pudo llegar Nano Mesa. Con un centro también llegó la primera oportunidad del Girona pero en este caso el debutante Maxi Villa consiguió conectar el balón aéreo que le envió Marlos desde el flanco zurdo pero este se fue desviado de la portería levantina.

Durante el transcurso de la primera parte, el Girona se fue haciendo con la posesión del esférico aunque el Levante, de vez en cuando, se asomaba por el área visitante pero sólo lograba crear incertidumbre y sin crear apenas peligro.

El partido se interrumpió durante varios minutos para que atendieran al defensa catalán

Corría el minuto 24 de partido cuando la mala fortuna volvió a aparecer en el Ciutat de Valencia. Saltaron las alarmas cuando Boateng y Carles Planas sufrieron un choque cabeza con cabeza entre ambos, saliendo este último peor parado teniendo que ser sustituido.

Pasado el susto, Marlos, en una gran jugada driblando por el extremo diestro, realizó un magistral centro al segundo palo el cual logrando anticiparse a Samu García remató Mojica a las mallas de la meta granota consiguiendo adelantar a su equipo en el marcador y meter el miedo en el cuerpo a la parroquia local y poniéndole pimienta a la eliminatoria antes de llegar al descanso. 

La reacción granota para apagar el fuego

Se fue el Levante a los vestuarios con una sensación de angustia por el resultado y las malas sensaciones de la primera mitad. Pero más allá de amedrentarse, salió al césped en la reanudación con ganas de llevarse la eliminatoria desde el primer minuto.

Inicio, el conjunto granota, la segunda parte con mucha fuerza cosechando numerosas ocasiones para igualar en el electrónico. El Girona buscaba adueñarse de nuevo de la posesión pero no lo conseguía porque los locales no les daban la más mínima opción poniendo en la cancha una gran intensidad controlando las intentonas del cuadro catalán.

Jugadores del Levante y del Girona (Foto: levanteud.com)
Jugadores del Levante y del Girona (Foto: levanteud.com)

Morales apareció de nuevo para salvar al Levante

El fruto de tanto esfuerzo de los locales llegó con el tanto del empate. Una gran jugada en la que Morales encontró el hueco por el carril diestro y batir al meta visitante, y poner la puntilla a la eliminatoria. El Girona lo intentó en el tramo final tirando de orgullo pero el Levante tenía totalmente controlada la situación y no tuvo opción alguna.

El Levante estará en el bombo de los octavos de final y conocerá a su próximo rival en el sorteo que se llevará a cabo el martes 5 de diciembre a las 13:00 horas. Por su parte, el Girona, ya sólo tiene que pensar en La Liga en la que navega con paso firme para conseguir la permanencia en su primer año en la máxima categoría del fútbol español.

VAVEL Logo