Análisis del rival: FC Barcelona, un líder con necesidad de triunfo
El Barça, actual líder de La Liga Santander con 36 puntos | Foto: Noelia Déniz (VAVEL)

Los últimos coletazos del otoño no han sentado nada bien al Villarreal de Javier Calleja, que encadena tres derrotas consecutivas entre Liga y Europa League, pese a que esta última fuera intrascendente. Las lesiones y la falta de concentración han lastrado a un conjunto amarillo que iba lanzado desde le llegada del nuevo técnico. Su rival de mañana, el invicto y líder Barça, no es ni mucho menos el más apropiado para resucitar, y así consolidar su actual sexto puesto en la clasificación

El FC Barcelona es primero en la clasificación de La Liga, habiendo cosechado la friolera de 36 de 42 puntos posibles, y siendo actualmente uno de los dos únicos equipos de la competición que aún no conocen la derrota esta temporada (el otro es el Atlético). El balance de los de Valverde, de 11 victorias y tres empates en los 14 encuentros ligueros disputados, ha permitido dejar atrás al eterno rival, el Real Madrid (4º), al que aventajan en ocho puntos. Por otra parte, le saca cinco unidades a su principal perseguidor, el Valencia de Marcelino, y seis al Atlético de Madrid (3º). Los culés saldrán a por todas mañana en el viejo Madrigal para consolidar su liderato o incluso ampliar su ventaja con el resto de aspirantes al título. 

Adiós de Neymar y auge culé

Después de una temporada 2016-2017 decepcionante en la entidad azulgrana, y con la marcha de Luis Enrique ya asegurada desde comienzos de año, se prometía una remodelación técnica y de plantilla. Para ocupar el banquillo, el Barça se hizo con los servicios de Ernesto Valverde (Athletic Club), técnico que apuesta por un fútbol atractivo y que se hace fuerte desde una defensa sólida. En términos de altas y bajas, el equipo catalán incorpora a cinco futbolistas, de los cuales uno es luego cedido, y traspasa a cuatro. Al final, la revolución se quedó a medias y la base de la pasada campaña apenas varió. 

El culebrón del verano fue, sin duda, la venta de Neymar al PSG. El tridente MSN que deparó éxitos durante las temporadas 2014-2015 y 2015-2016 veía su fin, pues el astro brasileño declaró repetidas veces su deseo de salir de Can Barça y así poder pelear por el Balón de Oro, premio que mientras jugara para el equipo azulgrana no podría conseguir al tener a Lionel Messi como competidor. El ex jugador del Santos ficha por el PSG por la mareante cifra de 222 millones de euros. Además, en las posiciones de extremo, los azulgrana venden al canterano Cristian Tello al Real Betis, por 4 millones. Para suplir a ambos, el Barça incorpora a Ousmane Dembélé como fichaje estrella, al desembolsar 105 millones de euros al Borussia Dortmund, y también al ex Gerard Deulofeu, invirtiendo 12 millones en su traspaso desde el Everton inglés

Llega también la hora del adiós para el experimentado Jeremy Mathieu y el canterano Jordi Masip, marchándose a Sporting de Lisboa y Real Valladolid respectivamente (como libres). Para reforzar la defensa de cara a la temporada 2018-2019, ficha a Marlon desde el Fluminense, cediéndolo después al Niza, sin olvidar el regreso de Vermaelen tras su cesión a la Roma. Además, los de Valverde incorporan a Nelson Semedo (Benfica) y a Paulinho (Guangzhou Evergrande), por 30,5 y 40 millones de euros respectivamente.

Finalmente, el club blaugrana cede a Sergi Samper (Las Palmas), Munir (Alavés) y Douglas (Benfica), además del ya mencionado Marlon. Por tanto, completa una plantilla manteniendo la base del proyecto anterior, las vacas sagradas del vestuario y cinco nuevos futbolistas (aunque la lesión de Dembélé ha impedido que veamos al extremo francés demostrar su nivel). 

El nuevo Barça apuesta por la defensa

Si hubiera que señalar un punto flojo del Barcelona de estos últimos años, ese sería la defensa. La presencia de uno de los mejores centrales, como es Gerard Piqué, no ha sido suficiente para echar el cerrojo en el equipo catalán, que ha sufrido más de la cuenta en este aspecto. Sin olvidar el estilo de fútbol ofensivo y de posesión, la llegada de Valverde al banquillo ha otorgado una seguridad defensiva digna de elogio. Prueba de ello son los escasos siete goles en contra que ha recibido el Barça en los 14 partidos disputados en Liga, tres de ellos encajados en las últimas dos jornadas.

El habitual 4-3-3 de la era de Guardiola, Tito Vilanova, Tata Martino y Luis Enrique ha pasado a ser solo una opción, dentro de los varios esquemas que ha ido adoptando el nuevo Barça de Valverde. Desde ese sistema, pasando por el 4-4-2 en doble pivote, con Messi y Suárez de puntas, hasta un poco habitual 4-1-2-1-2 (o 4-4-2 en rombo, el mismo que usa Calleja en el Villarreal). Lo importante en el renovado conjunto azulgrana es hacerse fuerte desde la defensa, y partir de ahí mantener la posesión del esférico y alternar el ataque vertical con el fútbol por dentro. 

Piqué, un habitual de la defensa azulgrana y líder del vestuario | Foto: Noelia Déniz (VAVEL)
Piqué, un habitual de la defensa azulgrana y líder del vestuario | Foto: Noelia Déniz (VAVEL)

La plantilla del FC Barcelona es más completa que nunca, y salvo el posible cambio de cromos entre Mascherano y otro central experimentado en invierno, ofrece alternativas de todo tipo y que dan salida a cualquier partido. Bajo los palos, Ter Stegen y Cillessen echan el cierre a la meta azulgrana, en especial el primero, que está cuajando una temporada espectacular, además del joven Ortolá, con ficha del Barça B. En el eje de la defensa, el líder Piqué está acompañado del imperial Samuel Umtiti (espectacular inicio liguero, pero se lesionó en el anterior encuentro), con Javier Macherano y Thomas Vermaelen como alternativas (este último será de la partida mañana, junto a Piqué). En los laterales, Jordi Alba es el único titular fijo, pues Sergi Roberto, Aleix Vidal y Semedo se alternan el carril derecho, con el zurdo Digne como última opción. 

Pasando al centro del campo, los inconmensurables Busquets e Iniesta prosiguen su leyenda como azulgranas, con Rakitic y el sorprendente Paulinho como acompañantes en las bandas (este último también de enganche). Denis Suárez y André Gomes sirven de alternativas para el eje del esquema culé, con el olvidado Arda Turan como opción póstuma. Dembélé y Rafinha se encuentran lesionados actualmente. Finalmente, las posiciones de ataque las ocupan Leo Messi (actual pichichi de La Liga, con 12 goles) y Luis Suárez, los dos supervivientes de la extinción de la MSN, que tras la marcha de Neymar deben buscar como socios de ataque a Deulofeu y Paco Alcácer. 

Dos lunares en un inicio espectacular

El Barça está cuajando una campaña 2017-2018 espectacular, manteniéndose vivo en las tres competiciones: Liga, Champions y Copa del Rey. Hasta la fecha, solo podemos encontrar dos lunares, que serían cuatro, ya que hablamos de la Supercopa de España (perdida ante el Real Madrid) y de los dos empates ante Valencia y Celta. Si bien es cierto que también empató ante el Atlético en el Wanda (1-1), es un partido de dificultad que no se puede contabilizar como una decepción. 

Tras caer en los partidos de Supercopa de España ante el Real Madrid (1-3 en el Camp Nou, 2-0 en el Bernabéu), la moral de la afición culé estaba por los suelos. Muchos ya veían otra temporada para el olvido del Barça, tras la marcha de Neymar, que pareció haber dejado muy resentido al equipo. Sin embargo, el comienzo liguero diluyó todas las dudas y mostró un equipo seguro y fiable. Los de Valverde vencieron por 2-0 al Real Betis en Can Barça, y engalanaron dicha victoria inaugural con dos triunfos ligueros consecutivos, ante Alavés (0-2) y Espanyol (5-0). El debut en Champions no pudo ser mejor, con una goleada a la Juventus (3-0), equipo que llegó a la pasada final de la Liga de Campeones. 

Después, llegarían otras tres victorias seguidas en Liga, frente a Getafe (1-2), Eibar (6-1) y Girona (0-3), antes de volver a vencer en la competición europea, ante el Sporting de Lisboa (0-1). El Barça superaría después a la UD Las Palmas (3-0), en un partido disputado a puerta cerrada tras los acontecimientos del pasado 1 de octubre, y antes de recibir a Olympiakos en el Camp Nou (3-1), empataría en su visita al Wanda Metropolitano, encuentro que comenzó ganando para terminar cediendo su primer empate en Liga. Encadenaría otro, esta vez en Champions, concretamente en Atenas (0-0), pero los cuatro triunfos consecutivos en Liga y la goleada al Murcia en Copa (0-3) volvieron a diluir las dudas. 

Finalmente, los azulgrana han cosechado tres empates en los últimos cinco partidos disputados. En el campeonato liguero, el Barça no pudo pasar del empate en su visita al segundo clasificado, el Valencia, rival contra el que perdía hasta el gol de Jordi Alba en el 82'. Una jornada después, en la visita del Celta al Camp Nou, tuvo que remontar el 0-1 inicial, para después ver como el conjunto celeste ponía las tablas (2-2), resultado que se mantuvo al final del encuentro. En la Champions, el Barça empató en su visita a la Juventus (0-0), en un partido en el que Ter Stegen evitó la primera derrota del Barça en la temporada oficial 2017-2018 (sin contar la Supercopa), para después ganar al Sporting de Lisboa en la sexta y última jornada (2-0). En el torneo del K.O, los de Valverde eliminaron al Real Murcia tras ganar por 5-0 en el Camp Nou (8-0 global), y se medirán al Celta en octavos.  

VAVEL Logo