Rodillo azulgrana
Foto: José María Colomo, VAVEL

Hay partidos que, se jueguen en la época que se jueguen, desprenden un halo de "final" desde el minuto uno al noventa. Para disfrutar de uno de esos eventos no hace falta irse muy lejos, ya que hablar del clásico del fútbol extremeño es hablar de uno de ellos. Un Extremadura - Mérida es "algo más" y en la tarde de ayer quedó nuevamente refrendado. Más de nueve mil personas decidieron obviar las inclemencias meteorológicas y asistir "in situ"  a un nuevo capítulo de este histórico serial de rivalidad.

Manolo Ruiz optaba por repetir el once que goleó al Badajoz con Willy en punta y las "balas" del equipo por detrás. Una jugada que volvió a salirle redonda. Presión, intensidad, actitud y minutos de muchísima calidad en 3/4 para borrar del mapa a un conjunto romano que vio superada su buena voluntad en todo momento. 

Y esa fue, precisamente, la radiografía del Mérida en la tarde de ayer. Un equipo voluntarioso y con ganas de agradar a sus numerosos incondicionales, pero con una serie de carencias magnificadas por un ciclón de intensidad local.

Sin respiro

Fiel a las expectativas creadas, el inicio del encuentro suponía el comienzo de una lucha encarnizada por lograr algo más que tres puntos. Así lo entendieron 22 futbolistas que, espoleados por un público "enchufadísimo", decidían aplazar los minutos de tanteo para ocasiones más convencionales.

 Foto: José María Colomo, VAVEL

Foto: José María Colomo, VAVEL

El Extremadura salía con una velocidad más que su rival y Willy,a los cinco minutos, avisaba con un cabezazo picado que salía rozando la meta de Felipe Ramos. El delantero de Torremejía se convertía en el protagonista de los instantes iniciales y, siete minutos después, a punto estaba de marcar tras una falta lateral botada por Kike Márquez.

El extremo gaditano pudo hacer el gol del encuentro tras una espectacular jugada personal en el minuto 19 , pero su disparo, finalmente, se marchaba por muy poco.

La fortuna daba la espalda durante el primer período a los hombres de Manolo Ruiz. Muy eficientes en todas sus líneas, aprovechaban la electricidad en la parcela ofensiva para llegar con claridad, asiduidad y solvencia. El Mérida, por su parte, trataba de compensar su inoperancia ofensiva, aguantando con uñas y dientes cada embestida local.

Pudo inaugurar el marcador Carlos Valverde tras una jugada embarullada en el minuto 40, pero la zaga romana despejaba "in extremis" cuando ya se cantaba el gol en la grada.

Superioridad local

La segunda mitad seguía los mismos derroteros que la primera y los de Almendralejo volvían a pisar el acelerador para tratar de ver reflejada su superioridad en el marcador. Un gol que llegaría en el minuto 51. Falta botada por Kike Márquez y Borja García, llegando con todo desde atrás, cabecea al fondo de la red. 1-0, primer gol de la tarde y estreno anotador del central cántabro que desata la locura en el graderío.

 Foto: José María Colomo, VAVEL
Foto: José María Colomo, VAVEL

El tanto "tocó" la fibra de un Mérida cuyas únicas opciones pasaban por estirar líneas y tratar de reaccionar. Y eso fue lo que intentó.  Una ocasión clara de Mustafá, que despeja en última instancia Manu García, sería la protagonista de los mejores momentos del conjunto romano en la tarde de ayer.

Sin embargo, cualquier posibilidad de empate emeritense se esfumó cuando volvió a aparecer Kike Márquez, el más listo de la clase. Minuto 65. El gaditano provoca inteligentemente una peligrosa falta lateral. Decide sacarla y, cuando lo "lógico" era colgar el balón, se inventa un espectacular disparo para sorprender a  Felipe Ramos. 2-0 y golazo del extremo para enmarcar su gran tarde.

Los tímidos intentos visitantes de reacción se iban diluyendo y, tras una contra, llegaba el tercer y último tanto. Minuto 77. Gran jugada entre Willy y Valverde y la espectacular asistencia de tacón de éste último la aprovecha Airam Cabrera para batir a Felipe Ramos. 3-0 y nuevo premio para el buen hacer azulgrana.

 Foto: José María Colomo, VAVEL

Foto: José María Colomo, VAVEL

Willy pudo hacer el cuarto tres minutos después en jugada personal, pero entre el meta romano y el poste desbarataban la ocasión. 

No habría tiempo para mucho más y con el Francisco de la Hera agradeciendo el esfuerzo de los suyos, finalizaba el encuentro. Esta vez los tres puntos del clásico de quedaron en casa y recompensaron la tremenda superioridad de un Extremadura que se sitúa segundo, a tan sólo un punto del Cartagena. Los de Nafti, por el contrario, descienden al puesto 12º y deberán mejorar en la parcela ofensiva si quieren optar a cotas más altas.

El espectáculo del grupo IV, por suerte, no para y los de Almendralejo viajarán el próximo domingo a Sevilla para enfrentarse al Betis B. Una nueva cita y una gran oportunidad de poner el broche de oro a esta "enorme" primera vuelta. 

Puntuaciones VAVEL

Kike Márquez

3 puntos

Borja García

2 puntos

Carlos Valverde

1 punto

 

VAVEL Logo