Semana gloriosa para Ibai
Ibai Gómez después del tercer gol alavesista. Fotografía: Deportivo Alavés

El vizcaíno cerró una semana mágica tanto en lo personal como en lo colectivo y gracias a él, el Deportivo Alavés sumó los mismos puntos que en tres meses de competición. Ibai fue el principal protagonista de la gloriosa resurrección del conjunto vitoriano en Girona y 5 días más tarde abrió la lata frente al Las Palmas.

Ni el mayor optimista imaginaría una victoria albiazul en Girona después del segundo tanto local. Después del gol de Juanpe, las opciones de sacar algo positivo de Montilivi se fueron al traste… por un momento. Abelardo movió el banquillo de una manera inteligente y en el campo emergió la figura de Ibai Gómez. Algo empezó a cambiar en el Glorioso y en un abrir y cerrar de ojos el de Santutxu había empatado el partido. Espera, ¿pero que pasó?

El vizcaíno cogió las riendas del equipo junto a Alfonso Pedraza y trás una bonita jugada Ibai marcaba el 2-1. Parecía un espejismo, que el intento moriría en la orilla. Afortunadamente, nada fue así y después de un claro derribo de Bono a Pedraza el colegiado pitó la pena máxima. El Glorioso estaba a tiempo para arreglar un partido desastroso, gracias a unas ráfagas de calidad de los extremos albiazules. Ibai, fiel a su cita, no falló desde los 11 metros e igualó la contienda. Lo mejor aún estaba por llegar. Tras la enésima lucha de Munir con los rivales y el carrerón de Ibai Gómez de área a área, el Glorioso con una pizca de suerte ganó el choque. Éxtasis.

El banquillo del Deportivo Alavés celebrando el último gol de Ibai. Fotografía: Deportivo Alavés

Datos muy significativos

Ibai, no solo se destapó como goleador, ya que, además, consiguió unos datos muy interesantes. Por un lado, gracias al hat-trick conseguido, fue el segundo jugador en toda la historia de LaLiga que logró meter 3 goles en los 20 minutos finales de un partido para que su equipo remontara 2 goles de desventaja y terminara llevándose la victoria. El primero fue Araujo, hace 68 años.

Del mismo modo, obtuvo el triplete de goles más rápido de un jugador del Alavés en toda su historia de LaLiga. El anterior récord pertenecía al delantero Manuel Olivares desde hacía 87 años (le hizo 3 goles en 34 minutos al Espanyol, el 21 de diciembre de 1930).

Posiblemente, ha sido una de las mejores semanas que habrá tenido durante su carrera futbolística y no es para menos. El Alavesismo está de enhorabuena, Ibai resurge y con él, el Deportivo Alavés. Que sigan las siguientes igual o mejor.

El extremo albiazul tirando la pena máxima. Fotografía: Deportivo Alavés

VAVEL Logo