Partido extraño, victoria complicada
Foto: Realmadrid.com

Comenzaba la historia del Real Madrid en una nueva edición del Mundial de Clubes, en esta ocasión contra el Al Jazira, el equipo local. Como siempre, se espera superioridad del Madrid ante el rival de esta instancia de la competición y por supuesto la clasificación a la final del fin de semana. Hay que recordar que el conjunto merengue va como el vigente campeón y tenía la meta de defender el titulo conseguido en 2016.

Un inicio a toda marcha que chocó contra una pared

El Madrid formó con casi todo su equipo titular, con las ausencias de Carvajal, Ramos y Kroos quienes descasaron y fueron reemplazados por Achraf, Nacho y Kovacic. El inicio del equipo se vio reflejado en un cuarto de hora vertiginoso y sorpresivo, ya que con solo siete minutos de juego el Madrid ya tuvo dos llegadas claras desde el costado derecho en los que el gol no se materializó gracias a las grandes intervenciones del arquero rival Ali Khaseif.

Durante los primeros 20 minutos del encuentro, el portero salvó al menos cuatro acciones claras de gol. Entre ellos un disparo de fuera del área de Modric que pudo haber sido el 0-1. El dominio del balón, de los tiempos y el partido en general era del Real Madrid, pero en algunas jugadas aisladas se veía de manera clara la intención de Al Jazira de buscar el contrataque, aprovechando la velocidad de sus delanteros.

Foto: Realmadrid.com
Foto: Realmadrid.com

En esas jugadas se vieron malos retrocesos de los merengues, en parte a que sus líneas estaban constantemente adelantadas y los jugadores de Al Jazira pasaban con facilidad. En el minuto 23 hubo un gol de Benzema que fue anulado por un empujón de Cristiano a un defensor rival en el área.

Algunos minutos después se presentó la jugada polémica de la noche, tras un gol de Casemiro, el árbitro brasileño Sandro Ricci al parecer no estaba seguro con la jugada, pero decidió darle el gol, al menos momentáneamente al Real Madrid. Pero la situación pasó a decisión con ayuda VAR, que tras revisión, Ricci indicó que el gol era anulado por offside de Karim Benzema, quien no participó activamente en la jugada, pero según el brasileño afectó el actuar del defensor de Al Jazira.

Tras mucha confusión el partido se mantenía 0-0 y la situación previa pareció desastabilizó al Real Madrid, quien se vio inseguro y apurado. Les costaba la finalización y el ultimo pase, aunque merecia mucho más el gol que el rival, por lo mostrado durante el partido.

Pero en el minuto 41 cayó un balde de agua fría para los merengues, ya que Al Jazira confeccionó un contrataque nuevamente, esta vez que fue letal, porque el mal regreso de la defensa, la soledad de Navas y la frialdad y definición de Romarinho puso el 1-0 para el equipo local. Resultado sorpresivo teniendo en cuenta que el Madrid tuvo cinco tiros a puerta en el primer tiempo y no pudo concretar ninguno.

Dominio sin definición

Justo al inicio de la parte complementaria Al Jazira estuvo por dar una sorpresa más, con un gol, que fue finalmente anulado por fuera de juego. Esta acción prendió definitivamente las alertas de los merengues, quienes no podían permitir que los locales se adelantaran más en el marcador. La figura del partido hasta ese momento, el arquero Ali Khaseif tuvo que ser reemplazado y su suplente Khaled Al Senaani ingresó.

Con algunos minutos más de juego, el Madrid nuevamente se adueñó del partido y al 53’ por fin llegó el empate con un gol de Cristiano Ronaldo, tras una gran asistencia de Luka Modric. El portugués pateó fuertemente el balón de primera y el arquero recientemente ingresado, no pudo hacer nada al respecto para evitar su ingreso al arco.

Foto: Realmadrid.com
Foto: Realmadrid.com

El asedio de la ofensiva de los merengues continuó y Benzema tuvo dos remates que dieron contra los palos del arco de Al Jazira en dos ocasiones en menos de 5 minutos. Se realizaron las variantes y se retiraron Isco, Kovacic y Benzema, siendo reemplazados por Asensio, Lucas Vázquez y Gareth Bale, el galés regresó a las canchas de nuevo tras sus lesiones de las últimas semanas.

Así Bale tuvo un regreso soñado, ya que en el minuto 81, tras un pase hacia atrás de Lucas Vázquez, el galés disparó fuertemente dentro del área y logró el 1-2 definitivo. Así fue el final de un partido extraño en el que el Madrid sumó 36 remates contra solo seis de Al Jazira, además de 16 tiros de esquina para los españoles y ninguno para los locales, lo que no se reflejó en el marcador final. De esa manera el Real Madrid derrotó a Al Jazira y avanzó a la final del Mundial de Clubes, en la que se enfrentará, como era de esperarse, al campeón de la Copa Libertadores, Gremio.

VAVEL Logo