Séptima victoria seguida de un Cádiz que no da opciones
Los jugadores cadistas se abrazan tras la consecución del primer gol del partido, obra de Salvi | Foto: LaLiga

Por primera vez en lo que va de liga, un equipo llegaba al Carranza con la idea de construir fútbol y no con la única misión de destruir la propuesta del Cádiz. El Barcelona “B” comenzó el encuentro dominando la posesión del esférico y obligó a los locales a correr detrás de la pelota, hasta que estos conseguían recuperar. Un guión esperado, debido al marcado estilo de juego que posee el club catalán. Pero como todos saben, tener la posesión del balón, no siempre es una garantía de éxito.

Salvi, la bala de la banda derecha, hizo el primero | Foto: LaLiga

Alineación con sorpresas

Llamaba la atención sobremanera la introducción en el once titular de Rubén Cruz, quien hacía ya varios partidos que no era tan siquiera convocado por el entrenador. Las filias de Cervera, que una vez más sorprendieron a gran parte de la afición, aunque esta no deja de creer en cada palabra que pronuncia y cada decisión que toma el técnico. Por otra parte, la baja de José Mari, provocaba un centro del campo formado por Garrido y Álex Fernández. Dani Romera fue el nueve titular, dejando en el banco a Carrillo y a David Barral.

Toma de contacto en el primer tiempo

Comenzaron los amarillos el partido sufriendo, ya que el filial barcelonés apretaba y asediaba el campo rival, con un Aleñá sobresaliente en los primeros veinte minutos de juego. Más adelante, los gaditanos tendrían algún acercamiento con peligro, gracias a un cabezazo de Dani Romera, y a sendos disparos de Álvaro García y Salvi, que serían detenidos por el meta Ortolá.

Tras el tanteo, se asestaron los golpes

La segunda mitad trajo al Carranza el vendaval amarillo. El Cádiz más cerveriano: Garrido robaba, Álex abría a banda, Álvaro llegaba hasta línea de fondo, Salvi remataba… Un espectáculo cuando todas las circunstancias se dan. Así llegó el primer tanto, en el minuto 50, que liberó y tranquilizó a los locales, y puso nerviosos a los visitantes. Solo unos pocos minutos después, Salvi sería derribado en el área por David Costas y el árbitro pitaría la pena máxima. Aunque mayor sería la pena que le entró a la grada al ver cómo su equipo erraba otro penalti más en casa. Esta vez, fue Álex Fernández quien fallaría, pero eso no empañaría el partidazo que se marcó el madrileño.

Carrillo, dos goles y sustituido por lesión

En el minuto 61, Carrillo entraba al césped por Rubén Cruz, siendo el primer cambio del partido. Su presencia serviría para sentenciar el encuentro y dar los tres puntos a los amarillos. Solo tres minutos después del cambio, le llegaría un balón de Dani Romera para quedarse solo ante Ortolá, al que batió por bajo al primer palo, haciendo el segundo gol de la noche. Esto hundió más la moral catalana y subiría la moral del Cádiz por las nubes. Tanto fue así, que en el 67, una entrada sobre Álvaro García dentro del área, significaría el segundo penalti a favor. El propio Carrillo fue quien se atrevió a cobrar el disparo desde los once metros, y en esta ocasión, el balón sí entró. El delantero murciano quería ser el protagonista absoluto del partido, y no fue para menos. Un doblete en tan solo seis minutos, que se convertiría en heroico cuando se tumbó sobre el verde, lesionado. Sin poder pisar del todo con su pie derecho, Carrillo se marchó de nuevo al banco, y Carranza lo despidió con una sonora ovación.

Carrillo, autor de dos goles en seis minutos, tuvo que ser sustituido por lesión | Foto: LaLiga

Entretanto, el Barcelona “B”, consiguió estirarse un poco, hasta llegar a maquillar el resultado. El gol del honor conseguido por Cardona en el 71, de nada serviría a los culés, que se marcharon de la Tacita observando cómo el Submarino Amarillo encadena su séptima victoria consecutiva.

VAVEL Logo