El debate: ¿se ha perdido el efecto Calleja?
Fotomontaje: Javier Jábega (VAVEL)

Javi Calleja se hizo con el control del equipo a finales del mes de septiembre, tras ser destituido Fran Escribá. Lo cierto es que los resultados mejoraron considerablemente desde que él adquirió el cargo de entrenador del primer equipo, sin embargo, el Submarino Amarillo lleva cuatro derrotas en los últimos cinco partidos, y esta se ha consiguió frente a la Ponferradina, equipo de Segunda División, en la vuelta de los dieciseisavos de la Copa del Rey.

El hecho es que siempre que un entrenador nuevo llega al equipo los resultados suelen ser bastante buenos por ese “efecto” que se suele producir, al llegar alguien con aire fresco, la cuestión es, ¿se ha acabado el efecto Calleja tras los malos resultados?

El efecto Calleja permanece en el Submarino (Laura Peña Serrano – @_laurapserrano)

Ni todos los inicios son buenos ni todas las temporadas sonríen de la misma forma por igual. Esta es la situación en la que se encuentra el club castellonense y, al parecer, el Submarino se está hundiendo. Esta primera vuelta no está siendo la esperada por los groguets que se encuentran en sexta posición acumulando seis victorias y tan solo 21 puntos. 

El Villarreal CF decidió apostar por Javi Calleja tras la destitución de Fran Escribá. Calleja se ha formado como técnico en las categorías inferiores del Villarreal, llegando a conseguir, en los últimos años, que el Juvenil A se proclamase líder durante tres temporadas consecutivas. El técnico madrileño se encontraba en la dirección del Villarreal B cuando hizo las maletas y pasó a formar parte del primer equipo. Durante las seis jornadas que dirigió al filial consiguió salir invicto y acumular 14 puntos, mientras que el Villarreal sumaba tres derrotas, un empate y dos victorias. 

Calleja llegaba con un nuevo sistema de juego y nuevos retos para sus jugadores. El equipo supo reaccionar a tiempo y adaptarse al nuevo método para mejorar los resultados y posicionarse en puestos europeos. Cierto es que, en las últimas jornadas, el Villarreal ha sido víctima de remontadas inesperadas: 2-3 en casa contra el Sevilla FC y 3-1 frente al Leganés CF. No obstante, el efecto Calleja sigue intacto, el equipo no baja los brazos pese a que el número de victorias y derrotas este igualado. El esfuerzo y el sistema de juego siguen causando buenos resultados, la prueba de esto se encuentra en el enfrentamiento ante el FC Barcelona, el sistema Calleja fue inmejorable, consiguieron tener el partido en sus manos hasta el momento de la expulsión del canterano Daniel Raba, que provocó un desconcierto en el equipo y la ocasión fue aprovechada por los "culés" para sentenciar el partido.

Jornada 7 Villarreal 3-0 Eibar
Jornada 8 Girona 1-2 Villarreal
Jornada 9 Villarreal 4-0 UD Las Palmas
Jornada 10 Atleti 1-1 Villarreal
Jornada 11 Villarreal 2-0 Málaga
Jornada 12 Athletic 1-1 Villarreal
Jornada 13 Villarreal 2-3 Sevilla
Jornada 14 Leganés 3-1 Villarreal
Jornada 15 Villarreal 0-2 Barcelona

Calleja llegó en momentos difíciles para el Submarino que había comenzado la temporada con bajas importantes en su plantilla, que a día de hoy siguen sin poder contar con algunos de ellos: Bruno Soriano –que fue intervenido en el mes de julio por las molestias que arrastraba de la anterior temporada y que todavía no se ha incorporado a la plantilla–, Sergio Asenjo –que volvió a la convocatoria, nueve meses después, frente al Sevilla–, y Andrés Fernández –que se retiraba en Anoeta durante la segunda jornada–. Por su parte, jugadores de la talla de Samu Castillejo, Denís Cherysev, Leo Suárez, Pablo Fornals, Sansone y Bacca también han pasado por la enfermería en las últimas jornadas. Las lesiones de ambos delanteros han provocado que el conjunto amarillo contara con un única punta, Cédric Bakambu. Ante estas bajas, el técnico, que ya conocía a la cantera amarilla, ha apostado por los más jóvenes de la casa y le ha dado la oportunidad de debutar con el primer equipo a jugadores del Villarreal B y Villarreal C, entre ellos Ander Cantero, Daniel Raba, Ramiro Guerra y Chuca.

Por este tipo de acciones, y por conseguir la clasificación como líder de Europa League, se caracteriza Javi Calleja, un hombre de la casa acostumbrado a llevar al equipo a lo más alto. Continuará apostando por la cantera y el club seguirá confiando en él, en su filosofía de juego y en su forma de entender el fútbol.

El efecto Calleja se ha estancado (Juan Antonio Villaroya Domínguez)

Hace casi tres meses que el Villarreal destituyó a Fran Escribá, tras la derrota humillante en Getafe por 4-0, esta fue una decisión que prácticamente desde todo el entorno del Villarreal se venía pidiendo. El club decidió apostar por un técnico de la casa como es Javi Calleja y lo cierto es que fue algo aplaudido por la gran mayoría y la verdad es que en un principio todo iba sobre ruedas, el técnico amarillo introdujo un cambio de sistema con un solo pivote defensivo y un mediapunta que le vino muy bien a jugadores como Fornals, aunque penaliza a otros futbolistas desequilibrantes como puede ser Castillejo.

Pues bien, el primer mes y medio de la era Calleja se puede catalogar como notable, el Submarino encadenaba muy buenos resultados con un gran juego, algo que se echaba muy en falta con Fran Escribá. El problema ha venido en el último mes de competición en el que ha habido algunos problemas que el míster madrileño no ha sabido o no ha podido solucionar. Desde el empate cosechado en el Nuevo San Mamés en el que el Villarreal se dejó empatar en un partido que estaba muy encarrilado, el Submarino ha sido incapaz de gestionar el ir por delante en el marcador.

Este hecho se vio tanto en la derrota ante el Sevilla, como ante el Leganés, aunque ante los hispalenses fue algo que clamó al cielo, ya que en el encuentro ante el cuadro sevillista, el Submarino se adelantó 2-0, pero tras marcharse Rodrigo por una gastroenteritis combinado con una falta innecesaria de Ramiro que precedió al 2-1, el conjunto amarillo se vino abajo y al conjunto andaluz no le costó demasiado remontar el encuentro. La semana siguiente en Butarque ocurrió exactamente lo mismo, Raba adelantó al Villarreal en la segunda parte y el Submarino fue incapaz de saber gestionar la ventaja y acabó cayendo por 3-1.

Todo el mundo confía en Javi Calleja, pero el problema que se ha visto en el último mes se debe solucionar, porque de lo contrario es muy difícil lograr los objetivos colectivos, da la sensación que falta algo de experiencia sobre el terreno de juego, ya que parece que al Villarreal en los últimos partidos le ha asustado ganar y es una pena que los últimos resultados empañen el efecto Calleja’, que solamente el propio técnico es capaz de volver a darle sentido.

VAVEL Logo