Doctor Simeone recupera la mejor versión de Vrsaljko y Carrasco

Se decía hace no tanto que el Atlético de Madrid estaba pasando por la peor racha desde que Diego Pablo Simeone llegó al banquillo rojiblanco. Además, la sanción respecto a los fichajes y los infinitos rumores sobre sus pupilos a lo largo de estos meses no ayudaron demasiado al natural de Buenos Aires. Pues bien, el Cholo lo ha vuelto a hacer. Ha callado a todos y cada uno de los que criticaban su método. Ha colocado a los colchoneros en el segundo puesto de la tabla tras la victoria frente al Deportivo Alavés. Ha vuelto al famoso unocerismo que tan buenos resultados ha dado. Y lo mejor de todo, se ha puesto el traje de doctor para recuperar las sensaciones más óptimas de Sime Vrsaljko y Yannick Carrasco.

Por segunda vez consecutiva, Simeone dio la oportunidad de reivindicarse al lateral croata desde el inicio, y como ya ocurrió en el Benito Villamarín, cumplió a la perfección. Se hizo dueño absoluto de su carril realizando unas incorporaciones fantásticas por la banda derecha durante todo el encuentro. El Estadio Metropolitano le aplaudió gracias a sus esfuerzos por intentar llegar al máximo de balones posibles. Otorgó ese plus tan necesario para conseguir no echar demasiado de menos a Juanfran Torres y ganarse un poquito más a la afición. Y en tareas defensivas, la principal prioridad de cualquier zaguero, también cuajó una buena actuación, parando a Rubén Duarte e Ibai Gómez y aportando su granito de arena para dejar la portería a cero. Sime Vrsaljko ha decidido quedarse y está demostrando porqué.

En cuanto a minutos, por el lado contrario, el belga apenas pudo disfrutar de veinticinco contra el Deportivo Alavés, pero fueron más que suficientes para verificar el gran estado de forma en el que se encuentra y las enormes ganas que posee de revertir la opinión de los aficionados. Hace menos de un mes, cuando peor se encontraba Yannick Carrasco, un servidor argumentó que él sería el mejor fichaje invernal para el Atlético de Madrid. Pues afortunadamente, ha llegado antes de Navidad. El bruselense cabalgó libremente por el extremo izquierdo como bien acostumbrado tiene al planeta del fútbol y destacó en las aportaciones ofensivas, corriendo hacia todo lo que estuvo a su alcance y volviendo a sonreír. Una vez más, Simeone se configura como el gran culpable de esta evolución gracias a su confianza depositada.

VAVEL Logo