Anuario VAVEL FC Barcelona: Gerard Piqué, capitán sin brazalete
Gerard Piqué juega la pelota en el pasado clásico |Foto: Daniel Nieto, VAVEL.com

El 2017 empezó de la mejor manera posible para Gerard Piqué. Tras que la FIFA incomprensiblemente lo olvidara en su once ideal del año anterior, en 2017 no fue así. Gerard fue galardonado como uno de los 4 mejores defensas del año anterior, junto a Sergio Ramos, Marcelo y su ex compañero de equipo Dani Alves.

Piqué y Umtiti, se han consolidado como una de las mejores parejas de centrales del mundo.

Tras años compartiendo defensa con Mascherano, el 2017, se recordará como el año en el que Piqué encontró una nueva pareja de baile, Samuel Umtiti. El francés llegó en el verano de 2016 y tardó poco en hacerse hueco en la defensa azulgrana junto a Gerard Piqué. Tras un inicio de año algo dubitativo, en el que el Barça encajaba más goles de lo normal, esta pareja se ha ido asentando en el eje de la zaga, convirtiéndose así en imprescindible en los esquemas de los dos técnicos que han dirigido al Barça este año. Por lo tanto, en 2017, La pareja Gerard Piqué-Umtiti, se ha consolidado como una de las mejores del mundo. Ambos se complementan a la perfección y han demostrado estar a la altura en partidos de máximo nivel.

El mejor momento del año

Si le preguntamos a Gerard Piqué cual fue su mejor momento del 2017, probablemente nos respondería que la remontada contra el PSG. Un 8 de marzo, el FC Barcelona y Gerard Piqué, pasarían a los anales de la historia, tras hacer efectiva la mayor remontada de la historia de la Champions League. Tras el 4-0 de la ida, en un partido donde Gerard Piqué fue señalado por su mala actuación, el Barça se veía obligado a hacer un partido perfecto para conseguir clasificarse para los cuartos de final. En la vuelta, todo el equipo hizo un magistral partido y el gol de Sergi Roberto en el descuento desató la locura en el Camp Nou.  Al concluir el choque, el propio Gerard Piqué catalogó la gesta como histórica.

Consuelo copero

En una temporada bastante regular en lo personal, el central estuvo disponible en todas las grandes citas del conjunto culé. Luis Enrique, consciente de la importancia de Gerard en el XI blaugrana, dosificó al central en algunos partidos de la temporada, para contar con él en la parte álgida de las competición. Gerard Piqué, terminaría el curso sumando un título más a su ya bastante extenso palmarés. Con la consecución de la Copa, frente al Deportivo Alavés, Piqué sumó su título número 25 como jugador del Barça.

Otra dinámica

Después de unas vacaciones algo movidas con el ‘caso Neymar’, llegó el momento de volver a los entrenamientos y de explicarse sobre el tan famoso ‘se queda’. Aquí Gerard nos volvió a demostrar que es un capitán sin brazalete, un líder nato que daría todo por defender los colores del Barça. “Cuando publiqué el tuit sabía al 100% que Neymar se iba, pero era la manera de convencerlo. Era la última bala que me quedaba”, así dio la cara ante los medios Gerard Piqué.

Volviendo a lo futbolístico, el central comenzó la temporada un poco bajo de forma. La derrota frente al Real Madrid en la Súper Copa de España, dejó al central en el punto de mira y fue bastante cuestionado por sus actuaciones ante el eterno rival. Pero Piqué no es de los que se viene abajo en estas situaciones y en cuestión de 3 meses ha logrado revertir dicha situación. Después de dicho bajón, el defensa no ha dejado de coleccionar grandes exhibiciones, llevando así al Barça a revertir el mal estado de forma con el que terminó la temporada anterior.

Gerard Piqué, conduce la pelota. Foto: Ernesto Aradilla, VAVEL.com
Gerard Piqué, conduce la pelota. Foto: Ernesto Aradilla, VAVEL.com

Ernesto Valverde ha construido un coloso defensivo, que ha llevado al Barça a ser el equipo menos goleado tanto de Liga como de Champions, con un hombre fijo en la zaga: Gerard Piqué. Las lesiones tanto de Umtiti como de Mascherano han dejado a Vermaelen como único central para acompañar a Piqué en el último tramo del año. La pareja Piqué-Vermaelen, ha superado las expectativas y el Barça ha seguido a la misma línea en cuanto a resultados y solidez defensiva.

Este año cabe destacar que no ha sido el año más goleador de Gerard Piqué. El central solo ha visto puerta en dos ocasiones en todo el 2017, por los ocho tantos conseguidos en 2016. Dos tantos logrados en la recta final del año frente al Espanyol en Liga, y el Murcia, en Copa del Rey.

El final de año tenía algo reservado para Piqué

El 23 de diciembre, se daban cita en el Santiago Bernabéu, Real Madrid y Barça. Los de Valverde, en una segunda mitad espléndida, conquistaron más que tres puntos con su goleada al eterno rival en el Santiago Bernabéu (0-3), ofreciendo una exhibición de fútbol y solidez defensiva que nos teletransporta a los mejores años del conjunto culé. Ver a Piqué galopar por el Bernabéu en busca de un gol ya no se le hace extraño a nadie y es que el central catalán se ha consagrado como una de las bestias negras del Bernabéu, toda una pesadilla tanto en labores defensivas como cuando se suma al ataque. 

El duelo entre Messi y Cristiano siempre es el principal atractivo de estos partidos, pero pocos se fijan en el otro duelo los clásicos, el que disputan Gerard Piqué y el propio Cristiano. Esta vez, el zaguero volvió a salir victorioso en su duelo particular con el portugués, el central estuvo providencial cuando más se le necesitó y siguió demostrando que se encuentra en uno de los mejores momentos de su carrera. Un final de 2017 que deja a Piqué como lo que es, uno de los mejores centrales del mundo.

VAVEL Logo