Anuario VAVEL Athletic Club 2017: Mikel Rico, constancia y trabajo
Mikel Rico y Córdoba en el partido ante la Real Sociedad | Fotografía: UGS Vision

El 2017 ha sido un año de locura para Mikel Rico. Ha pasado del ostracismo más absoluto en los once primeros meses a ser el que acapare los focos durante diciembre. Ha eclipsado a sus compañeros sobre el césped con la receta de toda su carrera deportiva: constancia y trabajo. El de Basauri no es el que más pases buenos da durante un partido, ni el que más balones roba o el que más veces llega al área rival, pero sí es el que más empeño pone sobre el rectángulo verde. Su camiseta es, posiblemente, la que termina más sudada tras los noventa minutos y eso es algo que agradece una hinchada como la del Athletic. Su profesionalidad debería extenderse a todos los ámbitos de la vida, pues Mikel Rico es ese tipo de persona que da todo allá donde está.

Con Ziganda, Mikel Rico apenas ha disputado seis minutos menos que en todo el curso pasado con Valverde

Ha vivido la cara más oscura del fútbol. La que tiene que ver con el banquillo. Con vivir a la sombra de los compañeros. Con pasar desapercibido para el entrenador. Sin embargo, fue uno de los que menos se habló en verano. Su estancia en el equipo rojiblanco parecía asegurada y pocas portadas ocupó el 17 del Athletic, aunque tenía motivos para ello. A sus 33 años, la carrera futbolística del de Basauri está llegando a su fin, por lo que podía haber hecho las maletas y disfrutar de sus últimos partidos en otro equipo. Sintiéndose importante. Sintiéndose útil. Apostó por quedarse y ganó. Porque lo cierto es que el final de año para Rico está siendo la mejor noticia. Se ha hecho esperar, pero ha merecido la pena. Con Ziganda ha disputado 708 minutos en lo que va de curso, solo seis menos que en toda la temporada 2016/2017 con Valverde. Un dato demoledor.

Valverde y su pareja

Con la marcha de Txingurri muchas han sido las actuaciones que se han puesto al alza y otras tantas las que se han criticado. Posiblemente, en este último apartado se puede añadir la poca flexibilidad a la hora de cambiar sus hombres del centro del campo. La confianza del de Viandar de la Vera estaba depositada al cien por cien en la pareja formada por Beñat y San José. Si bien es cierto que las versiones de ambos fueron las mejores, no resulta sencillo comprender cómo Rico fue el tercer hombre menos utilizado del centro del campo, solo por delante de Eraso y Vesga, que paró su contador con el Athletic en enero cuando salió cedido al Sporting de Gijón.

La media de Mikel Rico con Valverde era de 13 minutos por partido

Y es que, el nivel de Iturraspe tampoco fue tan brillante como para que el de Abadiño duplicara en minutos al de Basauri. Resulta llamativo que Mikel Rico apenas jugara un encuentro como titular desde enero hasta mayo, cuando finalizó la liga 2016/2017. Fue ante el Alavés y, como todo había prever, no lo terminó. De hecho, no sumó nunca los noventa minutos en la segunda parte de la temporada con Valverde al frente del banquillo. Acumuló en ese periodo de tiempo once choques, todos ellos ligueros, y apenas logró sumar 142 minutos, lo que deja una media de 13 minutos por encuentro, algo bastante perjudicial para uno de los hombres que más intensidad, ganas e ímpetu pone en cualquier práctica deportiva.

Mikel Rico celebra su gol ante el Celta | Fotografía: LaLiga
Mikel Rico celebra su gol ante el Celta | Fotografía: LaLiga

Una opción

Como suele suceder habitualmente con la llegada de un nuevo entrenador a un banquillo, los marcadores se ponen a cero y empiezan de nuevo a contar. Nadie parte con ventaja, aunque eso en el Athletic siempre es más complicado. Jugadores como Laporte, Balenziaga, Muniain o Aduriz, entre otros, parecen tener el puesto asegurado al ser futbolistas, primero, de difícil recambio y, segundo, estandartes del conjunto rojiblanco. Sin embargo, la pareja Beñat-San José sí parecía ir diluyéndose poco a poco. Eso sí, en detrimento de la llegada de Vesga. El joven canterano se hizo con el puesto del 6 rojiblanco y acompañó al de Igorre durante toda la pretemporada y parte del inicio de competición oficial.

La media de minutos por partido en Liga de Rico con Ziganda es de 80

De nuevo, un descenso de rendimiento de Vesga devolvió la titularidad a un San José que, a su llegada, se encontró un Beñat muy mermado físicamente a causa de una pubalgia que le obligó a operarse una vez transcurrido el primer cuarto de la temporada. Se abría, ahora sí, una puerta de par en par para Mikel Rico. Y es que, con San José dejando dudas, Iturraspe entrando y saliendo a la enfermería y un equipo al que le faltaba trabajo, solo él era el que podía aportar algo diferente al centro del campo de San Mamés. Llegó noviembre y el 17 se calzó la camiseta de titular, una que no ha perdido hasta el punto de acumular ya seis encuentros ligueros, en los que baraja una media de 80 minutos por partido, y cinco de UEFA Europa League. Ha terminado la segunda parte de 2017 igualando la primera con once partidos y, eso sí, siendo el segundo centrocampista menos utilizado, solo por detrás de Aketxe.

Todo depende de Beñat

No obstante, la tendencia es positiva para un futbolista que habrá que ver cuánto se mantiene en el campo con la recuperación de un Beñat que ya está cogiendo el punto físico adecuado para volver a ser la batuta del Athletic. El de Igorre parece ser el centrocampista más titular de los cinco que baraja un Ziganda que, al contrario que Valverde, no parece confiar demasiado en un San José que está recibiendo voraces críticas por parte de los aficionados. Así pues, entre Vesga, que tampoco cuenta con la aprobación del míster, Iturraspe, que siempre anda renqueante y Mikel Rico, se barajará el compañero del ex del Real Betis.

VAVEL Logo