Anuario VAVEL Girona FC 2017: la sala de máquinas
Fuente: Girona FC

El 2017, sin duda alguna, ha sido un año repleto de éxitos que ocupará un gran número de las páginas de historia del club. Los aficionados del Girona estas últimas temporadas han sufrido varios batacazos tremendos en forma de ascensos fallidos que fueron muy dolorosos de digerir. En total se han quedado con la miel en los labios en tres ocasiones: el 2013 perdiendo la final del 'playoff' frente al Almería, por partida doble el 2015 con el famoso gol del Lugo en el descuento del postrero partido y en la posterior eliminatoria ante el Zaragoza o el 2016 con la dura eliminación en la final del 'playoff'. Pero finalmente el objetivo se logró y el 2017 también deja a los aficionados con unos fantásticos capítulos en Primera División. 

Uno de los "culpables" del éxito es Pablo Machín que se caracteriza por un sistema de tres centrales con dos carrileros de largo recorrido. Pero en todos los sistemas la importancia del mediocampo es fundamental y en este Girona la calidad de la llamada sala de máquinas ha sido para quitarse el sombrero.

Análisis táctico

Pablo Machín y su cuerpo técnico llegaron a Montilivi a finales de la temporada 2013/14 para salvar un equipo que parecía condenado al infierno. Con el paso del tiempo su disposición táctica ha ido sufriendo mutaciones, no en el clásico dibujo de los carrileros pero sí en la distribución de sus piezas centrales. Normalmente el Girona afrontaba los partidos con tres mediocampistas y dos delanteros referencia que hacían gozar al espectador con un temible juego directo. Aunque en el inicio de la temporada 2016/17 y con una clara continuación ahora en Primera, la disposición táctica varió. Machín alineó un mediocampo más poblado con cuatro hombres y un solo punta. Fruto de dicho cambio, los de Montilivi obtuvieron una gran superioridad en la medular que permitía anular a la gran mayoría de sus rivales. Esa zona central atesora más rigor defensivo, más creación, más visión en los últimos metros y más desborde.

Análisis de todos los centrocampistas que han defendido la elástica del Girona durante el 2017:

Pere Pons: el pulmón de Sant Martí Vell fue imprescindible tanto en Segunda como ahora en Primera. Es el encargado del equilibrio defensivo y sus innumerables recuperaciones aportan al Girona la estabilidad necesaria en el juego. Además se caracteriza por sus buenas conducciones que de vez en cuando hace en los partidos para romper las líneas rivales.

Àlex Granell: es el maestro de la sala de máquinas y uno de los capitanes del equipo. Metafóricamente,  es el director de la orquesta cuya melodía depende de su inspiración. Fue clave en el ascenso y en Primera rara vez es suplente. Gran parte de la pizarra de Machín sale del guante de su zurda.

Rubén Alcaraz: mediocentro que es un "box to box" en toda regla. En Segunda no fue un titular indiscutible pero sí que tuvo un papel fundamental en el ascenso. Tiene mucha llegada y numerosos goles han llevado su firma. En la presente campaña continúa vinculado al club pero cedido en la UD Almería.

Juán Cámara: el verano de 2016 el FC Barcelona lo cedió al Girona pero su paso por la capital gerundense fue más bien testimonial. Únicamente jugó tres partidos de liga, de los cuales solo uno de titular.

Eloi Amagat: es uno de los capitanes del equipo y un icono para la afición. A la zona central del campo aporta su dilatada experiencia y es un buen distribuidor del juego. En la Liga 123 pudo aportar su importante granito de arena aunque en Primera aún no ha debutado ya que las lesiones le están lastrando en exceso.

Borja García: el madrileño es el encargado de poner la magia en los últimos metros. Se mueve por la media punta, posición desde la cual regala muchísimas asistencias y marca goles de bella factura con su potente disparo. Fue vital en la etapa del ascenso y ahora lo continua siendo en la liga de las estrellas.

Borja García aporta la calidad y la magia en tres cuartos de campo. | Foto: Ernesto Aradilla
Borja García aporta la calidad y la magia en tres cuartos de campo. | Foto: Ernesto Aradilla

Cristian Portu: llegó a Montilivi el verano de 2016 sin hacer mucho ruido para convertirse en uno de los ídolos de la hinchada. Su papel fue y continúa siendo clave ya que es uno de aquellos jugadores que enamora por su lucha, entrega o pasión por unos colores. Su aportación a base de goles o asistencias es muy meritoria.

Portu se ha convertido en un indiscutible en el esquema de Machín. | Foto: Ernesto Aradilla
Portu se ha convertido en un indiscutible en el esquema de Machín. | Foto: Ernesto Aradilla

David Timor: procedente del Leganés, llegó el último día del pasado mercado veraniego. Es un mediocentro defensivo aunque su polivalencia también le permite jugar de central. Cumple su segunda etapa en el Girona en la que está teniendo un papel secundario, pero aun así ha disputado 451 minutos en liga.

Aleix García: el de Ulldecona (Tarragona) es una de las perlas del Manchester City. Tiene un buen trato de balón que le permitió debutar con el club 'citizen'. Su rol en el Girona no es primordial pero cuenta con la confianza del técnico que le ha alineado en nueve ocasiones (cinco de titular).

Douglas Luiz: al igual que Aleix, él también ha aterrizado en tierras catalanas cedido por el Manchester City. Es un jugador de un gran potencial que posee unas cualidades técnicas admirables pero que hasta la fecha no se ha conseguido adaptar a LaLiga.

Farid Boulaya: junto a Eloi son los únicos jugadores que no han debutado en Primera División. Tiene unas cualidades parecidas a las de Borja García pero por desgracia no parece haberse ganado la confianza del entrenador Machín.

Timor cumple esta temporada su segunda etapa en el club tras su paso en la 2013-14. | Foto: Ernesto Aradilla
Timor cumple esta temporada su segunda etapa en el club tras su paso en la 2013-14. | Foto: Ernesto Aradilla
VAVEL Logo