Anuario VAVEL Real Sociedad 2017: Europa vuelve a Anoeta
Anuario VAVEL 2017: el regreso a Europa de la Real. Fotomontaje: Adrián Lázaro

El gol de Juanmi en Balaídos, el regreso de Agirretxe al equipo, el partido 500 de Xabi Prieto con la Real Sociedad, el último gol de Carlos Vela como jugador blanquiazul, las goleadas ante el Rosenborg y el Vardar y más y más hitos han protagonizado el 2017 para la Real Sociedad. El conjunto blanquiazul logró clasificarse para la segunda competición europea, volviendo a competiciones internacionales cuatro años después. Fue el premio a una magnífica temporada, en la que por momentos, el equipo hizo gala de un juego espectacular, uno de los más vistosos de todo el campeonato liguero.

En la segunda parte del año, el equipo comenzó por lo alto en todas las competiciones, aunque no fue capaz de mantenerse a la altura tras una serie de malos resultados, entre los que se incluye la eliminación copera. El equipo cierra el año en 1/16 de final de la Europa League y cerca de los puestos europeos en Liga.

Enero de gigantes

La Real cerró el año 2016 con una única derrota en los últimos diez encuentros del año. Con 29 puntos en Liga, la Real cerró el año en 5ª posición, pisándole los talones a un Villarreal con quien compartía la cuarta posición, con el Atlético de Madrid tras ellos. Precisamente fue el conjunto del alicantino Frán Escribá el primero en medirse ante los realistas en el partido inaugural del año 2017. En uno de los mejores partidos que cuajó el equipo en toda la campaña, la Real pasó por encima del Villarreal al que le endosó tres tantos en tan solo 70 minutos. El tanto de Trigueros dejó la serie de octavos abierta, a pesar de la diferencia que se vio entre ambos conjuntos.

Tres días más tarde, fueron los realistas los que se llevaron un tremebundo sopapo a manos del Sevilla, que dio todo un golpe de autoridad venciendo en un campo en el que únicamente había vencido el Real Madrid hasta la fecha. A pesar de ello, los de Eusebio se repusieron del duro traspiés para lograr un empate a uno ante el Villarreal que le otorgó el pase a los cuartos de final de la Copa del Rey por segunda vez en cuatro campañas. Oyarzabal fue el autor del tanto realista a los 15 minutos del primer tiempo.    

Los jugadores de la Real celebran el tanto del empate de Oyarzabal. Foto: PhotoSilver / VAVEL
Los jugadores de la Real celebran el tanto del empate de Oyarzabal. Foto: PhotoSilver / VAVEL

La Real dio la cara pero no pudo con el Barcelona

La Real cerró la primera vuelta con sendos triunfos ante Málaga (0-2) y Celta (1-0). Juanmi fue el verdugo de su ex-equipo al anotar el primer tanto del encuentro. Días más tarde, anotó otro tanto fundamental ante el Celta en la recta final del encuentro. 35 puntos para la Real que cerró la mejor primera vuelta desde el año del subcampeonato en 2003. Entre medias, el Barcelona se cruzó en el camino de los realistas en el torneo del K.O., en una eliminatoria en la que los realistas dieron guerra, más cuando lo tenían casi todo perdido en el Camp Nou. El seis a dos favorable a los de Luis Enrique fue un espejismo.   

Para cerrar el año, el conjunto realista cayó derrotado por tres a cero ante el Real Madrid,  que pasó por encima de los realistas gracias a la pegada de la que hizo gala, en un encuentro en el que los realistas fueron un "quiero y no puedo".  

Kovacic se dispone a batir a Rulli. Foto: Daniel Nieto / VAVEL
Kovacic se dispone a batir a Rulli. Foto: Daniel Nieto / VAVEL

Hasta el rabo todo es toro

El mes de febrero quedó empañado por los puntos que los realistas se dejaron a última hora. Villarreal y Eibar lograron puntuar en el tiempo de descuento en el feudo donostiarra, poniendo en cuestión la fortaleza del feudo donostiarra. El segundo mes del año comenzó con un trepidante derbi ante Osasuna en Anoeta, en el que los realistas vencieron por tres a dos tras adelantarse los navarros con un tanto de Kenan Kodro. Raúl Navas, Vela y Juanmi pusieron en ventaja a los realistas en un partido vibrante, en el que la lluvia y el frío hicieron gala en el estadio donostiarra para darle un toque de ambiente norteño al duelo. 

Fortaleza como visitante

Los donostiarras vencerían una semana más tarde al Espanyol con un golazo de Illarramendi para afianzarse en la 5ª posición, y a punto estuvieron de terminar la jornada en puestos Champions. De esta forma, la Real reafirmó su candidatura europea venciendo en un campo complicado, ante un conjunto que sumaba únicamente cinco derrotas en 21 encuentros. Dos semanas más tarde, la victoria en Gran Canaria ante el Las Palmas en un encuentro en el que Rulli mantuvo la portería a cero con mucho sufrimiento, dejaron a a la Real en una posición muy firme de cara al mes de marzo.

Los jugadores de la Real celebran el gol anotado ante el Las Palmas. Foto: LaLiga
Los jugadores de la Real celebran el gol anotado ante el Las Palmas. Foto: LaLiga

Sin embargo, la derrota ante el Villarreal en el último minuto del partido supuso un palo duro. Los realistas fueron superiores en tres cuartos del partido, pero no pudieron con el arreón final de los de Escribá. Ante la SD Eibar sucedió tres cuartos de lo mismo: Los donostiarras sufrieron muchísimo ante un combativo conjunto dirigido por Mendilibar, y en la última acción del partido, Pedro León batió a Rulli para otorgarle un punto al conjunto armero. La Real cerró el mes de febrero en 5ª posición, a un punto del Atlético de Madrid, con el Villarreal tres puntos por debajo en el 6º lugar. 

De aspirar a la Champions a ver peligrar la plaza europea

El inicio de marzo fue el esperado para un equipo que aspiraba a volver a meterse en puestos de Champions. El equipo de Eusebio ganó en el Benito Villamarín por 2-3 y se metía de lleno en la pelea por la cuarta plaza, la que accedía a la máxima competición europeo pasando por una fase previa. El cuarto clasificado, el Atlético de Madrid tan sólo estaba a un punto, la Real tenía un derbi la próxima jornada en Anoeta para seguir en la persecución al conjunto colchonero. Sin  embargo, falló el primer match ball para continuar a uno del equipo de Simeone y perdió 0-2 contra el Athletic.

En la siguiente jornada los realistas tenían una nueva oportunidad de reengancharse al Atlético de Madrid, pero desaprovecharon la ocasión y los rojiblancos se escapaban a siete puntos. Además, la derrota en Mendizorroza por la mínima también hizo que la Real perdiera el quinto puesto y cayera en la sexta posición en beneficio del Villarreal. El equipo de Valverde, los leones se colocaban a cuatro de los txuri urdin al acecho de la sexta plaza que tenía acceso a la Europa League disputando una eliminatoria previa de ida y vuelta.

El mes no pudo acabar peor con un empate en casa contra el Leganés, un equipo que se jugaba continuar un año más en Primera División. El Athletic le remontó cinco puntos a la Real en cuatro jornadas. Los realistas cayeron en picado en marzo, y de optar a luchar por la Champions League, pasaron a ver de cerca al séptimo que hasta ese momento no tenía asegurado una plaza europea para la próxima temporada. 

Peligra la plaza europea, a expensas de conocer el ganador de la Copa en mayo

Los realistas vieron peligrar la plaza europea en la jornada 31, a falta de siete jornadas para finalizar la temporada. Al perder 1-0 en el Vicente Calderón la Real cayó al séptimo puesto, un puesto que no aseguraba hasta conocer el ganador de la Copa del Rey, a finales de mayo, un billete para Europa. Si el Alavés conseguía el título copero los de Eusebio no se clasificaban para la Europa League, al acceder el equipo vitoriano al haber sido el campeón del torneo del KO, sin embargo si el Barcelona ganaba, en esa situación la Real debía de pasar dos eliminatorias previas para entrar en la fase de grupos.

A tenor de esa tesitura, los txuri-urdin querían recuperar los puestos europeos, una zona que había ocupado durante la mayor parte de la temporada, pero que en el mes de abril lo habían perdido. La victoria de la Real en Anoeta contra el Sporting, y la derrota del Athletic en El Madrigal hacía que los de Eusebio recuperaran la sexta posición y los bilbaínos bajaran hasta la octava, con el Eibar metiéndose entre los siete primeros de La Liga. 

Iñigo pugna por el esférico con Torres. Foto: PhotoSilver / VAVEL
Iñigo pugna por el esférico con Torres. Foto: PhotoSilver / VAVEL

En la pugna por los dos equipos históricos del País Vasco, la Real presionaba a los leones para ganar en la próxima jornada porque sino los realistas se escapaba a cinco puntos. La próxima visita era en el Camp Nou, y aunque la Real se puso 3-2 en la primera parte, con 45 minutos por delante para puntuar no consiguió mover el marcador y perdió, y el Athletic cumplió con su parte al ganar 5-1 al Las Palmas en San Mamés. El equipo rojiblanco volvió a cogerle la delantera a los realistas y se situaron en la sexta posición, pero a un sólo punto. La siguiente jornada tenían la oportunidad los de Eusebio de voltear la clasificación recibiendo al Deportivo en casa, y el Athletic jugando en Ipurua, pero ambos ganaron y siguieron por delante en la tabla.

Las jornadas 34 y 35 entraban en las últimas cuatro jornadas del campeonato, en el tramo final del curso. Esas dos jornadas la Real tenía la última bola de partido para coger ventaja para cerrar LaLiga en Balaídos con la clasificación a Europa asegurada. La Real ganó en Mestalla por la mínima (2-3) y los de Eusebio cumplieron con su papel, pero necesitaban un pinchazo del Athletic que no llegó, porque consiguieron los tres puntos al ganar al Betis en su estadio.

A finales de abril, a falta de tres jornadas para el final de LaLiga, la Real recibió al Granada, penúltimo clasificado, y el Athletic visitó Balaídos. Los realistas ganaron por 2-1 y obligaron a los rojiblancos a ganar si no querían bajar al séptimo puesto. Sin embargo, los de Ernesto Valverde golearon al Celta a domicilio y llegaron a principios de mayo con una renta de un punto que se convertía en una diferencia remontable para optar a la sexta plaza, con el fin de asegurarse un puesto en la siguiente edición de la Europa League, pasando previamente por una eliminatoria a doble partido en caso de que el Alavés ganara la Copa, si el conjunto azulgrana levantara el título la Real entraba directamente a la fase de grupos y el séptimo no se clasificaba a Europa League

Final de carrera agónica, pero dulce

Tras un muy buen mes de abril, la Real llegaba al mes final de la liga con las opciones intáctas para entrar en Europa sin previas. Sin embargo, la presión afectó a los equipos que estaban en la lucha, a todos, y casi ninguno sacó tres puntos en ninguna ocasión.

La Real comenzó el mes en Sevilla, jugando contra todo un equipo que se iba a clasificar a la Champions, y logró sacar un buen punto, pese a que jugó sin Willian José y casi veinte minutos con uno menos por la expulsión de Zurutuza, hombre clave del equipo. Vela fue el goleador. Esa sanción hacía temblar a los realistas, aunque Eusebio recuperó al ariete brasileño para jugar frente al Málaga en el último partido como locales. Zubeldia ocupó el lugar de Zurutuza, y a pesar de que el equipo jugó un buen partido, tuvo que ser Bautista quien salvara al equipo logrando el empate al final del partido. El otro goleador fue Prieto de penalti.

Dos puntos de seis posibles y faltaba visitar al siempre difícil Celta de Berizzo, en la despedida del entrenador argentino. Lo bueno era que ni Villarreal ni Athletic ganaban, pero la Real llegó a la última jornada sin depender de sí misma, aunque el Athletic jugaba en el Calderón, en la despedida del estadio. La Real salió en Vigo sin Navas, lesionado, y con Aritz en su lugar. El equipo cuajó un partido correcto, pero empezó perdiendo. Oyarzabal empató en el 82, gol que le daba la sexta plaza. Pero, Hjulsager marcó el 2-1 en el 89 dejando a la Real séptima pese a que el Athletic perdía 3-0. Sin embargo, la fe del equipo se plasmó en Juanmi, que remató a gol un córner botado por Canales en el 94 para enloquecer a los aficionados desplazados hasta Balaídos. La Real era sexta, era equipo de Europa League sin tener que jugar previas. Un premio que redondeó el pedazo de año que hizo el equipo.

Los jugadores de la Real celebran el gol de Juanmi en Vigo. Foto: Real Sociedad
Los jugadores de la Real celebran el gol de Juanmi en Vigo. Foto: Real Sociedad

Un mes de renovaciones 

El mes de junio fue un mes agitado en las oficinas de la Real. Con la Liga terminada y la clasificación a Europa conseguida, tocaba retocar la plantilla. Aperribay y el resto de la dirección deportiva se pusieron manos a la obra para sellar cuanto antes las altas y bajas del equipo de cara a la siguiente temporada.

Pero no todo tenía que ver con fichajes. La primera gran noticia del verano llegó en forma de renovación. El 10 de junio, Odriozola, que venía de firmar una irrupción espectacular, firmó su nuevo contrato, que le vincula a la Real hasta 2022 con una cláusula de 40 millones de euros. De esta forma, la Real evitaba que una gran actuación en la Eurocopa sub-21 le pusiera en aprietos para mantener a su jugador.

Un día después, se oficializaba la salida en forma de sesión de Héctor Hernández al Alavés. El lateral no había tenido protagonismo y salía en busca de minutos. Los siguientes días fueron llegando distintas renovaciones en el Sanse, como las de Gorosabel, Guevara, Muguruza o Jauregi. Además, Lorenzo Juarrós, director deportivo, amplió su vinculación con la Real hasta 2019.

Pero antes de finalizar junio llegaría otra gran noticia. El 26 de junio se anunciaba lo que era un secreto a voces. Diego Llorente se convertía en el primer fichaje realista para las siguientes cinco temporadas por una cantidad de seis millones de euros. El jugador, que había destacado en Rayo y Málaga, terminaba así su vinculación con el Real Madrid, que se guarda una opción de recompra que podrá hacer efectiva una vez pasados tres años.

Arranca una nueva pretemporada

Una vez acabadas las vacaciones, julio trajo consigo los primeros entrenamientos de la temporada 2017/2018, y con ello las habituales caras nuevas en Zubieta, aunque algunas de ellas ya conocían la ciudad deportiva realista como la palma de su mano, teniendo en cuenta que esos "nuevos fichajes" realistas no eran otros que los canteranos del club, ya fueran del Sanse o del equipo C.

A estos jóvenes futbolistas procedentes de las categorías inferiores del club se le sumaron dos de los fichajes realizados este verano por el cuadro donostiarra; el madrileño Llorente, procedente del Real Madrid, via Málaga, y el belga Adnan Januzaj, procedente del Manchester United.

Los futbolistas que ascendieron del filial y el incorporado Llorente, fotografiándose con Eusebio. Foto: Giovanni Batista / VAVEL
Los futbolistas que ascendieron del filial y el incorporado Llorente, fotografiándose con Eusebio.
Foto: Giovanni Batista / VAVEL
Adnan Januzaj, en su presentación como jugador de la Real. Foto: Giovanni Batista / VAVEL
Adnan Januzaj, en su presentación como jugador de la Real. Foto: Giovanni Batista / VAVEL

No obstante, no todo fueron entrenamientos y fichajes, y es que durante el mes de julio la Real Sociedad disputó seis amistosos repartidos por Guipúzcoa, sur de Francia y Holanda, donde el cuadro txuri-urdin realizó su Stage de pretemporada.

Preparación y acción

El mes cumbre del verano con el equipo aún de stage en Holanda. Faltaba el último encuentro, que ganaron por 0-2 al Groningen. Después vendrían los amistosos en Inglaterra, Burgos y Palencia, todos ellos sin perder. El equipo mostró buenas sensaciones en varios partidos, a cachos. Se empezaba a vislumbrar la calidad de Adnan Januzaj, pero el equipo seguía sin poder contar con varios jugadores, entre ellos Iñigo. Eusebio tiró de canteranos para la pretemporada. Llegaba la liga, y el momento de demostrar.

Dos partidos exigentes aguardaban a los realistas, en un inicio liguero en el que los de Eusebio ya pensaban en el inicio de la Europa League en Septiembre. LaLiga Santander comenzó en Vigo para los realistas, con un once que tenía a los dos teóricos centrales suplentes, Navas y Aritz, el joven lateral Kevin y a Canales como novedades. Vela y Juanmi empezaban como suplentes al igual que De la Bella y Llorente. La Real venció por 2-3 en un gran partido que tuvo que remontar. Eusebio apostó por la victoria y salió bien. Willian José, Juanmi y Oyarzabal marcaron.

El estreno como locales fue una fiesta. Xabi Prieto celebró los 500 partidos con la Real con una victoria contundente por 3-0 ante el euro-Villarreal, que fue sometido a una severa lección de fútbol en Anoeta, la Real enamoró a Europa en ese partido. Marcaron Willian José, el propio Prieto, y Juanmi. Y el equipo realista encaraba septiembre con mucha confianza y desde el liderato.

Xabi Prieto celebra su gol al Villarreal el día que cumplió 500 partidos oficiales con el club. Foto: Real Sociedad
Xabi Prieto celebra su gol al Villarreal el día que cumplió 500 partidos oficiales con el club. Foto: Real Sociedad

Anarquía goleadora

El conjunto txuri-urdin encaró el mes de septiembre con tanta ambición que las expectativas generadas por el equipo en la afición, tras las victorias ante el Celta y Villareal, debido al estilo de juego y a la eficacia en materializar los goles, hacían que pensar en algo grande. Y este optimismo siguió creciendo al golear por 2-4 al Deportivo en A Coruña y en el estreno de la Real Sociedad en Europa League, tras debutar con goleada ante el Rosenborg en Anoeta (4-0).

A partir de estos dos encuentros, el conjunto guipuzcoano no conocería la victoria en los últimos 4 partidos del mes, finalizando septiembre con unas sensaciones totalmente diferentes con las que comenzó. Tras perder tres partidos consecutivos de Liga frente al Real Madrid, Levante y Valencia, y, por último, frente al Zenit en Europa League encadenando en los cuatro partidos tres goles en contra, empezó a crearse en los alrededores de Anoeta un ambiente de nerviosismo y poca confianza en Eusebio y en algún jugador, como Rulli o Rubén Pardo.

Después de comenzar el mes con unas expectativas altas y tras lograr tres puntos de 12 en Liga y una victoria de dos en Europa League, finalizaron el mes con una dinámica negativa y con dudas en cuanto al estilo de juego, ya que, se convirtieron en un equipo muy goleador (12) pero, a su vez, un conjunto al que le anotaban bastantes goles (14). 

Canales pugnando un balón con un rival. Foto: UEFA
Canales pugnando un balón con un rival. Foto: UEFA

Goles y más goles

Octubre llegaba como un mes tranquilo para el conjunto txuri-urdin, lo ideal para tratar de remontar una dinámica descendente de cuatro partidos consecutivos perdidos ante Real Madrid, Levante, Valencia y Zenit de San Petersburgo.

Llegaba el Betis a Anoeta, un rival duro, el cual estaba siendo la sensación del inicio liguero. Si a final de temporada diesen un premio al partido más loco del año, probablemente el encuentro disputado aquel día en San Sebastián lo hubiese ganado. Cuatro a cuatro finalizó un partido en el que las líneas ofensivas tuvieron todo el protagonismo.

Tras aquel partido, la Real necesitaba de un partido en el cual acabasen con la portería a cero para recuperar buenas sensaciones defensivas, y aquel encuentro fue el de Mendizorrotza frente al Alavés (0-2). No haber encajado ningún gol motivó de sobremanera a los txuri urdines de cara al partido de Skopje ante el Vardar. ¡Y de qué manera les motivó! La Real firmó la mayor goleada a domicilio de la historia de la UEFA Europa League, cerrando un 0-6 de libro.

Toda esa motivación se esfumó con un empate bastante injusto logrado en Anoeta ante un Espanyol que solo lanzó dos veces a portería. La batuta del partido estuvo todo el rato del lado realista, pero no fue suficiente para materializar un gol más que los pericos. Después del pequeño bache que supuso el conjunto catalán, la Real visitaba Lleida, un partido a priori muy fácil para los de Eusebio. 0-1 se volvieron a San Sebastián, lo cual siginificaba que el equipo txuri urdin regresaba con los deberes hechos (luego ya sabemos lo que sucedió en la vuelta, que desastre…).

Por último, la Real visitaría el Coliseum Alfonso-Pérez para enfrentarse al Getafe. Un buen inicio contrastó con un final de partido en el que el conjunto azulón arrolló a la Real logrando una merecida remontada que acabó con 2-1.

En este mes podríamos destacar las buenas actuaciones de Diego Llorente e la zaga defensiva realista, cumpliendo con creces las expectativas que su fichaje generó. Y por otra parte la inestimable colaboración ofensiva de Mikel Oyarzabal, el cual firmó uno d sus mejores meses como txuri urdin.

Willian José en el Real Sociedad - Betis. Foto: Real Sociedad
Willian José en el Real Sociedad - Betis. Foto: Real Sociedad

Desastre en copa

Noviembre fue el mes negro de la temporada; un punto de inflexión. El equipo empezó la Liga por todo lo alto; las primeras seis jornadas fueron de órdago. Pero llegado noviembre, el conjunto blanquiazul únicamente logró sumar una victoria​; contra el Eibar (3-1). Tal vez el competir en tres competiciones diferentes desgastó en exceso al equipo hasta el punto de desequilibrarlo. Jugar en Europa requiere estar en la mejor forma en toda su plenitud y el equipo donostiarra, hasta el momento, ha sabido dar la talla quedando segundos en la clasificación de grupos.

Por el contrario, en Copa del Rey fueron descalificados por un contrincante que milita en Segunda División B, el Club Lleida Esportiu​. Fue un golpe muy duro que azotó en críticas a Eusebio Sacristán. La salida del torneo copero y su mala racha en capa caída en la competición liguera sacudió como un latigazo al míster vallisotelano, aunque los jugadores en ningún momento pusieron en duda el estilo implantado por el lasecano.  

Los jugadores de la Real tras el encuentro copero. Foto: Real Sociedad
Los jugadores de la Real tras el encuentro copero. Foto: Real Sociedad

La despedida más dulce

Diciembre llegó con pocas esperanzas de ver luz en Anoeta. La derrota (0-2) contra el Málaga, colista en la competición liguera, confirmaba el mal momento por el que pasaba la Real. Pero diciembre, que es el mes de la Navidad y época de esperanza y alegría, trajo los primeros rayos de luz sobre el nuboso cielo de Anoeta. El cuadro realista consiguió salir de esa mala racha por la que había perdido su séptima posición en la Liga Santander. Parece que los regalos navideños se anticiparon y cayó el primero: el empate frente al Athletic​.

El Athletic venía mejorando resultados tras un comienzo de temporada pésimo; todo lo contrario le ocurrió a la Real Sociedad, que se presentó en el derbi vasco en su peor momento. El empate subió los ánimos del club y le sirvió para recuperar su estilo.

Y así llegó el segundo regalo, se recuperó la estabilidad perdida y se demostró el pasado sábado contra el Sevilla con una victoria de 3-1​. Una victoria que supo a miel para terminar el año con buen sabor. El último mes del año 2017 ha sido también el último de Carlos Vela en el equipo vasco​. El mexicano se despidió en su último partido, contra el Sevilla, marcando el 3-1 en el minuto 90. Un final de ensueño con el que todo jugador sueña

Carlos Vela celebra su último gol con la camiseta de la Real. Foto: Real Sociedad
Carlos Vela celebra su último gol con la camiseta de la Real. Foto: Real Sociedad

 

Anuario VAVEL Real Sociedad 2017: jugador a jugador

Rulli
Toño
Carlos M
Llorente
Iñigo M.
Elustondo
Odriozola
Kevin R.
R. Navas
De la Bella
Illarramendi
Zubeldia
Xabi Prieto
R. Pardo
Canales
Zurutuza
Juanmi
Januzaj
Agirretxe
Carlos Vela
Willian José
Oyarzabal
Bautista
 
VAVEL Logo