Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: punto final al 'annus horribilis' rojiblanco
Anuario VAVEL Sporting de Gijón: punto final al 'annus horribilis' rojiblanco // Fotomontaje: VAVEL

Les guste o no a sus fieles seguidores, 2017 pasará a la centenaria historia del Sporting de Gijón como uno de sus 'annus horribilis'. Un año para olvidar. Un año en el que todo lo que podía salir mal, salió mal. El año que confirmó el descenso a Segunda División tras dos temporadas en la élite y que, además, ha dejado a los asturianos con un amargo sabor de boca navideño por la pésima primera vuelta que está cuajando el equipo. Tanto es así que Paco Herrera ni siquiera ha llegado a "comer el turrón". Mucho van a tener que mejorar los pupilos de Rubén Baraja en los próximos meses si el objetivo continúa siendo regresar a Primera por la vía rápida...

Lo que mal empieza... 

Una temporada "de chiste". Así de fácil se podría resumir la campaña del Sporting previa a su regreso a Segunda División. El gran inicio liguero logró ilusionar a la Mareona, pero, desgraciadamente, pronto se dio de bruces con la triste realidad. Y es que el equipo no funcionó primero bajo la tutela del Pitu Abelardo y tampoco lo hizo después con la llegada de Rubi.

El cuadro asturiano lo tenía todo de su mano para consolidarse en Primera: una plantilla joven y con hambre, un entrenador "de la casa" como el Pitu Abelardo y una espectacular masa social empujando por detrás. Apenas un año después, todo se ha desmoronado. Viene siendo costumbre en el último cuarto de siglo…

El primero en abandonar el barco, muy a su pesar, fue Abelardo. El héroe del ascenso de los guajes, que hoy triunfa de la mano del Deportivo Alavés, dejaba su puesto a Rubi, que actualmente lidera la tabla en Segunda con la Sociedad Deportiva Huesca, para intentar reconducir el rumbo del galeón rojiblanco. No obstante, ya era demasiado tarde. Una mejoría insuficiente, propiciada fundamentalmente por la incorporación de Mikel Vesga en la medular, fue lo único que los aficionados pudieron llevarse a la boca en los primeros compases de 2017. El descenso era ya entonces un secreto a voces.

Rubi dirige un entrenamiento durante su etapa en el Sporting // Imagen: Diego Blanco - VAVEL
Rubi dirige un entrenamiento durante su etapa en el Sporting // Imagen: Diego Blanco - VAVEL

El bajo nivel de los equipos en descenso alargó la agonía del Sporting

La agonía se alargó demasiado. Concretamente, hasta el mes de mayo. Aunque el Sporting se mostraba incapaz de sumar de tres en tres, sus rivales directos por la permanencia tampoco lo hacían. Todo un despropósito. ¿Había esperanza? Rotundamente no. Nunca la hubo. Si no eres capaz de sumar los puntos necesarios para permanecer en Primera en uno de los cursos donde la salvación ha estado más "barata", es que te has ganado a pulso el descenso de categoría. Nada más que añadir, señoría.

…mal acaba

Después de una temporada bochornosa, en la que el Sporting de Gijón descendió a Segunda División por méritos propios, los asturianos aspiran a regresar a la élite de buenas a primeras, como ya hiciera el Getafe la pasada campaña. Para lograr el objetivo, Miguel Torrecilla, sustituto de Nico Rodríguez en la dirección deportiva, ideó un nuevo proyecto, con un técnico experimentado como Paco Herrera a los mandos y una plantilla completamente renovada. ¿Quién se podría haber imaginado en verano que, solo unos meses más tarde, se estaría hablando de fracaso rotundo?

De nuevo, un brillante arranque liguero lograba ilusionar a la parroquia sportinguista. Solo era un espejismo marcado por la "pegada" de los hombres de ataque. La realidad es que el juego y, sobre todo, los constantes cambios en las alineaciones de Herrera nunca llegaron a convencer del todo a El Molinón.

De esta forma, el paso de las jornadas ha devuelto al Sporting a la cruda realidad que encarna la Segunda División. Una realidad triste, cruel y apática. Nada de “camino de rosas”. Más bien todo lo contrario. Tanto es así que, después de enlazar mes y medio sin conocer la victoria, Paco Herrera fue destituido. Su sustituto, un entrenador prácticamente novel como el Pipo Baraja. Resulta llamativo que en el mercado estival se apueste por la experiencia en los banquillos y en diciembre se decida cambiar completamente el rumbo. Unos bandazos que resultan verdaderamente difíciles de explicar. Simple y llanamente a la deriva.

Baraja aterriza en Gijón con ilusiones renovadas // Imagen: Diego Blanco - VAVEL
Baraja aterriza en Gijón con ilusiones renovadas // Imagen: Diego Blanco - VAVEL

¿Era Herrera el verdadero culpable del mal juego y, por consiguiente, de los malos resultados o era más bien algo achacable a los jugadores? Solo el tiempo dará y quitará razones. Fuera como fuese, la pelota está en el tejado de Baraja. Toca demostrar porque se merece el puesto y hacer jugar a una plantilla que, a priori, parece capacitada para hacer las cosas mucho mejor de lo que las está haciendo hasta ahora. Confiar en un 2018 exitoso resulta complicado a estas alturas, sin embargo el fútbol, como la vida, puede dar muchas vueltas.

Uno por uno: así ha sido el 2017 para el Sporting de Gijón

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: Abelardo y Rubi triunfan lejos de Gijón

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: Paco Herrera, la pesada losa del favorito pudo con él

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: el nuevo santo de El Molinón

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: Cuéllar, el seguro de vida de la pasada temporada

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: Óscar Whalley, lo que pudo haber sido y nunca fue

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: Dani Martín, futuro muy presente

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: Juan Quintero, juventud para la defensa

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: Alberto Lora, capitán olvidado

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: Juan Rodríguez, el trabajo tiene recompensa

Imagen: Real Sporting de Gijón

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: Xandao, falta rodaje y sobran lesiones

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: Roberto Canella, el eterno capitán

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: Federico Barba, un año de menos a más

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: Jordi Calavera, potencia por la diestra

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: Álex Pérez, rigor en la zaga

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: Isma López, el toro navarro

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: Jorge Meré, la mina de oro de Mareo

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: Nacho Cases, el terno guardián del centro del campo rojiblanco

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: Sergio Álvarez, one club player

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: Álex Bergantiños, un líder para el medio del campo

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: Nacho Méndez, la perla de Mareo

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: Álex López, talento desafortunado

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: Moi Gómez, un año irregular

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: Mikel Vesga, la sorpresa vasca

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: Rachid, la elegancia argelina

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: Pedro Díaz, a la espera de su oportunidad

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: Carlos Carmona, el genio mallorquín

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: Michael Santos, el líder charrúa

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: Pablo Pérez, lo mejor y lo peor del fútbol en un mismo año

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: Stefan Scepovic, seguir creciendo y soñando

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: Rubén García, el crack discreto

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: Carlos Castro, destinado al rojiblanco

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: Borja Viguera, de estrella a estrellado

Anuario VAVEL Sporting de Gijón 2017: Pablo Fernández, seguir creciendo

Anuario VAVEL Sporting de Gijón B 2017: del infierno al cielo en 365 días

VAVEL Logo