Pocos, pero intensos meses los del guardameta catalán en el Rayo Vallecano
Alberto García con un joven aficionado rayista. Fotografía: María Olmo (VAVEL)

El portero fichaba por el equipo vallecano, más que fichado venía cedido de otro equipo madrileño como es el Getafe, por una temporada en el equipo que defiende la camiseta franjirroja.

El guardameta llegaba a Vallecas después de salir de Getafe con un ascenso a Primera División, ir a otro equipo madrileño, pero de una categoría inferior no suponía ir un paso hacia atrás, sino que ir a otro gran club, teniendo experiencia en esa categoría.

De esta manera llegaba un portero muy seguro bajo palos, aunque el Rayo Vallecano ya tenía muchos porteros, él poco a poco se hacia el titular del equipo. Desde el primer día, Míchel confió mucho con él.

Alberto es uno de aquellos que no tarda nada en adaptarse a cualquier equipo que vaya, a sus nuevos compañeros y al nuevo estilo de juego.  Es un futbolista con mucha habilidad con el balón a los pies para ser un portero.

Desde que empezó la temporada 2017-2018, las jornadas van pasando y el guardameta cada vez ha cogido más confianza y se ha hecho una pieza más que importante para el equipo y un referente para los rayistas. Siendo una importancia vital en muchos partidos para conseguir los tres puntos o para que no goleen a su equipo. Haciendo muchas paradas que valen victorias para ellos.

Hay que destacar el partido contra el Tenerife en el Heliodoro Rodríguez López que quedó con empate a dos. Muchas de las ocasiones para conseguir la victoria que tuvo el equipo local las evitó el guardameta gracias a buenas magistrales actuaciones, el cual, a tan sólo cuatro minutos el final no puedo evitar el gol que empataba el equipo local.

Todo que terminar el partido en empate, el guardameta ha hecho un partido extraordinario evitando que el equipo local encajara más goles y que se hicieran con la victoria. Por lo tanto, volver a Vallecas con un punto más fue gracias a sus intervenciones.

Otro partido, el cual se hizo muy importante el catalán, pero los tres puntos se iban a Vallecas fue el partido contra el Lugo, última jornada del año. En ese encuentro hay que decir que los locales tuvieron una ocasión desde los once metros, pero el balón se fue por encima del larguero, aunque el guardameta adivinó la dirección del disparó del delantero local.

En las últimas jornadas antes de terminarse el año, Alberto se ha hecho muy importante e indiscutible para el equipo. El Rayo está en la cuarta posición gracias a él a tan sólo un punto del segundo clasificado.

Sin quitar todas sus magnificas paradas y los ánimos que da a su equipo, nos ha sorprendido mucho a la afición que siente mucho la camiseta franjirroja. Des de que llegó a Vallecas, transmitió a la afición que iba a defender esos colores y los valores de un futbolista profesional. Por lo tanto, lo hemos visto llevar ya el brazalete de capitán.

Se ha podido ver en muchos partidos en el Estadio de Vallecas después de la conclusión de ellos, al propio futbolista mostrando su reconocimiento y cariño hacia la afición, pero también fuera de casa.

Por lo tanto, la llegada de Alberto García en tan pocos meses al club ha sido magnifica y acertada, así como hacerse un líder vallecano. 

VAVEL Logo