Derrota de un Albacete que ve cómo se derrumba su fortín
Arroyo en el choque ante el Tenerife. / Foto: J. Mondéjar - VAVEL

El comienzo del partido se caracterizó por su intensidad, por las batallas que se estaban librando entre los jugadores sobre el césped. Los primeros minutos no tuvieron dueño, ninguno de los dos equipos pudo adueñarse fácilmente del dominio del balón, pues las continuas disputas lo dejaban en tierra de nadie.

Cuando el encuentro ganó en orden, parecía que el Tenerife estaba anulando muy bien a los jugadores del conjunto manchego, aunque estos tuvieron las primeras ocasiones del partido.

Tras un gol anulado a Saveljich por falta en ataque tras un tiro libre, Jérémie Bela en el minuto 15 realizaba una maniobra preciosa para zafarse de dos jugadores contrarios al mismo tiempo, y posteriormente, ejecutaba un gran disparo que hizo sudar al guardameta del Tenerife.

Tan sólo había pasado un minuto desde esa buena ocasión y el Tenerife gozaba de la primera para los suyos. Carlos Ruiz avisaba a Tomeu rematando una falta, aunque no llevó mucho peligro. Y nuevamente un minuto más tarde, Casadesús protagonizaba un contraataque espléndido que supieron frenar los de Enrique Martín.

Tras los primeros momentos emocionantes del partido, el Tenerife se hizo con el control del esférico. Mantenían la posesión y realizaban buenas combinaciones en el centro del campo, pero a pesar de crear sensación de peligro por rondar las inmediaciones del área blanca, no eran capaces de desarmar el sistema defensivo del Alba.

En el minuto 30, cuando menos protagonismo estaba teniendo el Albacete, Zozulia remataba de cabeza un balón centrado por Arroyo que volvía a provocar que Dani Hernández tuviera que lucirse.

Justo antes del pitido que indicaba el descanso, Néstor Susaeta, como no, a través de una falta, provocaba la última ocasión de la primera mitad.

Los primeros cuarenta y cinco minutos concluían sin un equipo mejor que el otro y sin ningún jugador a destacar, pues Zozulia y Longo fueron víctimas de un gran marcaje por parte de los defensas. El Tenerife había puesto las buenas combinaciones y el Albacete las ocasiones, aunque no demasiadas.

En el minuto 47, el rumbo del partido cambiaba hacia un destino impredecible para cualquiera. Jérémie Bela adelantaba al conjunto manchego tras un buen centro desde la banda derecha ejecutado por Néstor Susaeta. Bela, que quizá estaba siendo el mejor del Albacete por los numerosos detalles técnicos que estaba ofreciendo a la grada del Belmonte, otorgaba a los suyos el derecho a soñar con los tres puntos y a confiar en el fortín que supone dicho estadio.

Nadie pensaría que con lo bien que se defiende el Albacete como local, acabarían sucumbiendo ante el Tenerife.

En el minuto 56 llegaba la primera sorpresa, pues le era concedida la pena máxima al Tenerife. Pero Juan Carlos se encontró con un muro, con un auténtico para penaltis. Tomeu hacía aún más visibles los tres puntos.

Y esa ilusión por comenzar el año con el pie derecho aumentaba cuando en el minuto 58 el conjunto de Martí se quedaba con un hombre menos. Carlos Ruiz veía la doble amarilla convertida en roja. Y entonces se desató la locura.

Dos minutos más tarde, el Tenerife ponía las tablas en el marcador con un tanto de Juan Carlos tras un fallo garrafal de Erice. Pero el Alba tenía todo a su favor, estaban alentados por su público y jugaban con uno más.

Inmediatamente, los de Enrique Martín tomaron cartas en el asunto y se decidieron a dominar la posesión y a tener la iniciativa. Pero los minutos pasaban, y el Albacete no era capaz de llegar a la meta de Hernández.

Llegaron los cambios, Susaeta por César de la Hoz y Dani Rodríguez por Aridane. Pero ni esas sustituciones ofensivas causaban algún efecto. En el minuto 83, Bela ejecutó un tiro libre hacia el palo largo, con lo que se cantó el desempate en la grada.

Sin embargo, aunque el desempate llegó, fue para el Tenerife. Casadesús ponía de cabeza en el 86 el 1-2 para desesperación de la parroquia albaceteña. Y aunque Bíttolo la tuvo en el 89 para empatar, el partido ya era del Tenerife.

Finaliza así tanto la mala racha del Tenerife como la buena racha del Alba en el Carlos Belmonte, y con ella la ilusión de lograr la mejor primera vuelta en segunda de los últimos 15 años. El 2018 no ha recibido al Albacete con los brazos abiertos.

VAVEL Logo