Manu resucita al Alavés
El gol de Manu llevó el éxtasis a Mendizorrotza  |  Fotografía: La Liga

Mendizorrotza ha vuelto a demostrar que es terapéutica para el Deportivo Alavés. Los babazorros saben aprovechar el efecto que produce jugar en casa, lo que se traduce en sumar de tres en tres. Este domingo, contra el Sevilla, los de Abelardo han vuelto a demostrar que la salvación pasa por el Paseo de Cervantes. Como se suele decir, como en casa en ningún sitio.

Manu García, en la segunda mitad, puso el único gol del partido, que llevó el éxtasis a la grada. Eran conscientes los babazorros que una victoria no sólo les dejaría fuera del descenso, sino que les daría alas cara a una segunda vuelta en la que se van a jugar la permanencia. 

El Sevilla sigue en caída libre, y Montella todavía no sabe lo que es ganar en Liga. La psicología en el fútbol es clave, y a día de hoy la moral de los hispalenses está bajo mínimos. Su versión en Vitoria continúa muy alejada de su óptimo y de las expectativas depositadas en el colectivo.

Abelardo dio entraba a la pareja Laguardia-Ely, que volvieron a demostrar que, sanos, son la mejor opción para la zaga babazorra. Guidetti debutaba en Mendizorrotza acompañando a Munir en ataque. Montella alineaba a Mercado y Carole en los laterales, y era Geiss el que acompañaba a Pizarro en el centro del campo, con Banega con enganche con un Ben Yedder que estuvo sólo demasiado tiempo.

Ibai, con un estético taconazo, llevaba la primera ocasión de peligro a la meta defendida por Sergio Rico. El Sevilla buscaba tener el balón, pero la posesión se antojaba estéril, y las mejores ocasiones llegaban a cuentagotas desde fuera del área. Banega respondía al tiro de Ibai, pero Pacheco, que cumplía cien partidos con la casaca albiazul, mandaba el balón a córner. Con el paso de los minutos el Alavés se encontraba cada vez más cómodo con la bola, pero no llegaba a estar preciso en el último tercio. En el 22, sólo el defectuoso control impedía a Pedraza encarar la meta rival sin oposición. 

Pasaban los minutos y ninguno conseguía acercarse con peligro a la meta rival. Aparecían los primeros fantasmas del pasado, especialmente para los visitantes, que veían en este duelo una excelente oportunidad para cambiar su mala dinámica. El Alavés se acercaba, más directo, y Pedraza y Guidetti tenían dos buenas ocasiones desde el perfil izquierdo del ataque. Sin goles llegaba el partido al descanso.

El capitán decide

Los mismos 22 saltaban al campo en la segunda mitad, conscientes de que la balanza se podía decantar hacia cualquiera de los dos lados. Cuestión de calidad o de intensidad, el primer gol de partido llegaba en el minuto 52. Saque de esquina a favor del Alavés que la zaga local aleja hasta el borde del área. Munir controla y manda el balón al área. Manu se encarga de controlar con la izquierda y definir con la derecha, lejos del alcance de Rico. Una definición propia de un delantero que ponía al Alavés por delante.

Sarabia entraba por Geis en el Sevilla. Montella buscaba ya, casi a la desesperada, empatar un partido que no se le podía escapar a su equipo. Casi por inercia, el Sevilla tomaba la iniciativa del partido, pero sin alterar en exceso a la segura zaga local. Otra vez desde los extremos atacaba el Sevilla, pero se encontraba una y otra vez con el muro albiazul. Sólo Nolito, ayudado por un rebote, estuvo cerca de batir a Pacheco. Guidetti respondía con un disparo raso que se marchaba desviado. Buen debut del sueco, muy activo tanto en defensa como en ataque.

A quince minutos para el final Montella quemaba otra bala, y sustituía a Navas por Muriel. Abelardo daba entrada a Hernán por Guidetti. Debutaba también el paraguayo, y su rendimiento y rol han estado muy condicionados por las circunstancias. Una de esas circunstancias llegaba a menos de diez minutos para el final, cuando Duarte veía la segunda amarilla tras una dura entrada. La expulsión del andaluz deja al Alavés sin laterales zurdos para la visita del Leganés. El técnico albiazul metía músculo y velocidad con Wakaso y Sobrino, buscando mantener un resultado que era oro para su equipo.

El Sevilla buscaba, ya volcado, el empate, pero la superioridad numérica tampoco les dio el ansiado gol. Al final, victoria babazorra, que les permite dejar el descenso a dos puntos. Este miércoles, contra el Valencia en Copa del Rey, tendrán otro oportunidad para medir su resurrección. Los de Nervión también buscarán en la Copa en Madrid dejar atrás una pésima racha.

Guidetti debutó con el Alavés  |  Fotografía: La Liga
Guidetti debutó con el Alavés | Fotografía: La Liga
VAVEL Logo