Análisis: la ley de la mínima, 23 goles para 36 puntos
Bernardo celebrando su tanto ante el Sevilla Atl // Fuente: LFP

Es difícil determinar si es virtud o defecto. El cuadro dirigido por Francisco se está valiendo de resultados ajustados para sumar de tres en tres, o lo que es lo mismo, está teniendo serios problemas para cerrar encuentros que tiene encarrillados. De las once victorias logradas hasta el momento, nueve han sido por la mínima diferencia, y en solamente dos, frente al Córdoba y frente a la Cultural, ambas en el Ángel Carro, se llevó el triunfo de forma holgada. Las estadísticas evidencian una pasmosa igualdad en una categoría en la que el Lugo suele dominar, en la que no gana sin sufrimiento, pero en la que por lo general, se acaba llevando el premio gordo.

En las 22 jornadas que van de liga, la escuadra albivermella acumula tres empates y ocho derrotas, de las cuales cinco han sido por tan solo un gol de diferencia. La única goleada encajada se produjo en el confuso lance frente al Huesca, donde el cuadro lucense pecó de inocente y sufrió la pegada del líder. Desde su ascenso a la categoría de plata, el Lugo no logró concluir la temporada con números positivos en el apartado goleador, la pasada campaña fue la que más cerca estuvo de hacerlo, pero un flojo tramo final dejó la cuenta en -3 goles. Este año, a pesar de haber sumado tres derrotas en sus últimos cuatro encuentros, se mantiene con una diferencia de +1. Este grupo tiene ganas de batir nuevos records.

Mario Barco peleando un balón frente a la Cultural // Fuente: LFP
Mario Barco peleando un balón frente a la Cultural // Fuente: LFP

Victorias ajustadas

Tras Huesca y Cádiz, con 12 victorias cada uno, el Lugo es el equipo de la Liga 123 que más triunfos acumula. Nueve de ellos han sido por un solo tanto de diferencia, siendo el 1-0, frente a Tenerife, Nástic y Osasuna; y el 0-1, frente a Albacete, Alcorcón y Reus, los resultados más repetidos. El 2-1 frente al Zaragoza, y el 1-2, frente a Barcelona B y Lorca cierran el apartado de victorias sufridas. Los otros dos encuentros los ganó con cierta tranquilidad, pero la justa: el 2-0 frente al Córdoba fue más intenso que el 3-1 frente a la Cultural, donde el equipo leonés maquilló el resultado de un partido en el que se vio claramente superado.

Derrotas peleadas

No solo son sufridas las victorias, sino que en las malas, el cuadro albivermello también arrima el hombro. De las ocho derrotas encajadas, cinco han sido por la mínima: el 0-1 del Cádiz, el 3-2 en Oviedo, el 0-1 del Numancia, el 1-2 del Rayo, y el reciente 1-0 en Almería. Contrastan con estos datos las derrotas en el Molinón, por 2-0, en Granada, con el mismo resultado, y el tan hablado 3-0 frente al Huesca, el único partido en el que el Lugo fue claramente sometido. 

El CD Lugo en un saque de esquina frente al Reus // Fuente: LFP
El CD Lugo en un saque de esquina frente al Reus // Fuente: LFP

Siempre en quiebra

En el balance efectuado cada fin de temporada en la casa rojiblanca a lo largo de los últimos cinco años siempre se dio la mejor de las noticias: la permanencia. Sin embargo, hay un apartado un tanto alarmante que invita a la reflexión: el Lugo nunca ha convertido más goles de los que ha encajado en la categoría de plata. Siempre ha sumado puntos suficientes para garantizar su presencia en Segunda División, pero nunca ha quedado en positivo, siempre ha salido perdiendo. De la mano de Luis César la pasada campaña se estuvo a punto de cumplir la gesta, pero unos partidos finales desacertados decantaron el average al lado oscuro una vez más. El resultado final de -3 fue insuficiente, pero se confirma como la mejor temporada histórica del Lugo en ese apartado. El año del ascenso se obtuvo un promedio final de -6, aceptable para un novato como el Lugo, poco preocupado por estos números, ya que solo se centra en tener bien cargado su casillero. La diferencia goleadora temporada a temporada desde el ascenso en 2012 fue la siguiente:

Temporada 2012/13: 46 goles a favor por 54 goles en contra, con una diferencia de -6.

Temporada 2013/14: 41 goles a favor por 48 en contra, con una diferencia de -7.

Temporada 2014/2015: 48 goles a favor por 56 en contra, con una diferencia de -8.

Temporada 2015/2016: 44 goles a favor por 50 en contra, con una diferencia de -6.

Temporada 2016/17: 49 goles a favor por 52 en contra, con una diferencia de -3.

En la 2016/17 el Lugo batió su récord anotador, se acercó a la barrera de los 50 goles (49). El cuadro lucense nunca ha superado tal cifra y se situó entre los 41 y 49 goles año tras año. La temporada en la que el conjunto albivermello concedió más goles a sus rivales fue en la 2014/15, con 56 goles encajados. Son muchas las conclusiones que se pueden   extraer de los números del equipo en su trayectoria en la categoría de plata, lo único que está claro es que los pupilos de Francisco tienen un amplio número de retos y un largo camino por recorrer.

Fede Vico y Mario Barco frente al Rayo Vallecano // Fuente: LFP
Fede Vico y Mario Barco frente al Rayo Vallecano // Fuente: LFP

La clave: las segundas partes

Como toda película de acción, el Lugo está dejando la parte interesante de su discurso para el final. De los 22 partidos disputados hasta el momento, siete se han resuelto a última hora, otros diez, en el segundo acto, y tan solo dos en la primera mitad. Hay que añadir a este recuento el empate a nada de la primera jornada ante el Reus, y las derrotas ante Granada y Huesca, ambas iniciadas en los primeros 45 minutos y sentenciadas en el segundo periodo.

En cuanto a victorias, el cuadro rojiblanco decidió cuatro de estas en los minutos finales, otras cinco en la segunda mitad y tan solo dos en la primera (al Nástic con gol de Campillo y al Reus con la diana de Herrera). Frente a Zaragoza y Barcelona B, fue Iriome el encargado de aplicar el correctivo a última hora, Ignasi Miquel hizo lo propio en Santo Domingo frente al Alcorcón, y el (2-0) ante el Córdoba se fraguó en los últimos diez minutos.

En el apartado de derrotas, tres de ellas se dieron en los minutos finales (frente a Cádiz, Numancia y Almería), otras tres en el segundo acto (Oviedo, Sporting y Rayo) y, las dos restantes (Granada y Huesca), comenzaron en la primera mitad y encontraron su final en la segunda. Los empates ante Sevilla Atl. y Valladolid también tuvieron su desenlace en los segundos 45 minutos. 

VAVEL Logo