El revulsivo definitivo tiene nombre propio: Ángel Correa

No es ninguna casualidad que hace un mes, aquí en VAVEL, se explicase porqué Ángel Correa podría ser la mejor solución para no echar de menos a Antoine Griezmann cuando el francés no se encuentre disponible. Pues bien, exactamente cuarenta días más tarde, el natural de Rosario ha demostrado a toda la parroquia colchonera que está más que capacitado para sustituir a cualquiera de los hombres ofensivos gracias a la multidisciplinariedad que posee, la cual le ha llevado a ganarse el reconocimiento de perfecto revulsivo, el rol que mejor desarrolla.

Se antoja muy complicado realizar un análisis positivo después de una derrota tan simbólica como la de esta semana del Atlético de Madrid ante un Sevilla que supo jugar muy bien sus cartas en el Metropolitano para llevarse la primera ventaja. Pero teniendo a Ángel Correa es diferente. El argentino salió en el descanso para sustituir a un desaparecido Vitolo que no consiguió tener ninguna oportunidad reseñable en su carril durante el primer asalto. Y no tardó en destacar. Se adueñó de manera absoluta de la banda derecha y comenzaron a crearse oportunidades de peligro por dicho lugar. La velocidad del hombre en cuestión y el juego en equipo a través de paredes y pases al hueco fueron fundamentales para llegar a área rival, por lo que se convirtió en una de las principales referencias en ataque, con el permiso de Diego Costa, intratable una vez más.

Es completamente cierto que tan solo consiguió un gol a pesar de los catorce tiros del Atlético de Madrid, pero la sensación de superioridad ofensiva que logró el argentino es digna de destacar y reseñar. Sobre todo si se compara con la de un Yannick Carrasco que sigue sin encontrar su sitio a pesar de los notables minutos con los que está contando. Por eso Ángel Correa es diferente, capaz de jugar media hora de extremo diestro, diez minutos de enganche y los restantes de fiel compañero del astro brasileño en el área. Un auténtico diamante en bruto el que tiene Diego Pablo Simeone para pulir. Un revulsivo que puede considerarse definitivo para que los rojiblancos se acerquen a los objetivos marcados de manera más fácil.

VAVEL Logo